19 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

José Clareth Bonilla Cadavid La Abuela de Caldas cumple hoy 481 años

14 de agosto de 2020
14 de agosto de 2020

 

Por: José Clareth Bonilla Cadavid.

Recordemos que Robledo en su Descripción de los pueblos de la provincia de Anserma de 1543: habla sobre el territorio nombrado, “…la cual se dice Anserma; porque cuando la primera vez entramos en ella con el capitán Bevalcázar, entramos sin lenguas y con muy grande falta de sal, e cuando se tomaba algún indio, le preguntabamos por señas por sal, a la cual ellos en su lengua nombraba “ancer y  por  este   vocablo  de   ancer,   como  no aprendimos otro, la llamamos Ancerma, que su natural nombre de la provincia es Humbra. El vocablo «ancer» que nos relata Robledo es de la lengua UMBRA.

Anserma  con  todo  su  legado  de  memoria  Histórica,  nos  da testimonio de cómo la existencia de la construcción social de los territorios perdura por los tiempos, los espíritus de los antepasados custodian  los  amaneceres y  atardeceres y  en  la  noche  son  los oráculos de nuestros sueños, por eso, los pueblos que admiramos y recordamos con nuestros ancestros, son custodios de su legado que la encontramos en su intangible presencia, o de su modelo de ocupación del territorio.

El territorio de los Ansermas, ha sido uno de los más estudiados del departamento,  son  muchos  los  cronistas,  historiadores  e intelectuales quienes han relatado, indagado y descrito su historia, desde Juan de Castellanos, el Joven Cieza de León.

Ya a comienzos del Siglo XX, existen historiales como los del Dr. Emilio Robledo (investigador y Médico fundador de la SMP de Manizales) y la de Edgardo Salazar Santacoloma, Ansermeño de pura  cepa,  un  gran  Humanista  y  hombre  de  letras,  a  quien  el Concejo Municipal de Anserma en el año 1939 le encarga la confección de un libro para celebrar el IV Centenario de Anserma, libro que se editó   en la Imprenta Departamental en 350 páginas, titulado  «IV  centenario  de  la  fundación  de  Santa  Ana  de  los Caballeros de Anserma»

Edgardo Salazar Santacoloma, gran humanista e intelectual destacado, publicó varios libros y artículos en revistas y periódicos de Manizales como La Patria y de la capital de la República. En la biblioteca Arturo y Roberto Restrepo existe una placa puesta en su honor por la Academia Caldense de Historia.

Otro de los documentos históricos es el realizado por los hermanos Arturo y Roberto Restrepo quienes en el año de 1957, presentan el libro «Anserma (Caldas)» auspiciado por el Pbro. César Agudelo O. Monografía recoge los historiales  de  Anserma, además de destacar los personajes y hechos más importantes en ese momento de la ciudad de Anserma.

El  poeta  Arturo  Restrepo  es  autor  del  himno  de  Anserma,  a propósito, en una de sus estrofas resalta: » Aquí Ocuzca el gran guerrero murió en épocas lejanas, /porque al tirano no quiso rendir sumiso las armas». Esta mención del Cacique Ocuzca, llamado también «Señor de los Ansermas», es un canto al valor y temeridad, como bien Salazar Santacoloma en su libro «Ocuzca, se presenta como un desafío a la muerte y a la vida sedentaria«, su temeridad y aborrecimiento a los conquistadores, es la expresión más clara de la resistencia de los Ansermas, al proceso de la Colonización.

Debemos reconocer que  es  mucha  la  documentación histórica  y literaria de los Ansermas. Los alcances de este artículo limitan la mención de la mayoría de los investigadores e historiales. No obstante, es bueno recordar trabajos del Centro de Historia de Anserma y los excelentes trabajos de Gustavo Loaiza Loaiza, Profesor emérito del Colegio de Occidente, que en su libro «Cantares de  mi  tierra»  Narradores  y  Poetas  Ansermeños,  publicado  en Anserma en el año 2001, nos habla: «Volver sobre nuestros orígenes y raíces, revisar nuestro pasado en busca de imágenes y percepciones, hechos, protagonistas y lugares es la mejor manera de fortalecer nuestra personalidad como pueblo y lograr nuestra verdadera identidad».

Dentro de este propósito y como expresión de nuestra fuerza ancestral, Anserma Caldas lidera con sus historiadores, como lo es Carlos Arturo Ospina autor de dos volúmenes: La Anserma histórica y La vida patriarcal, Libros escritos con rigurosidad Académica.

Gracias al empeño de Carlos Arturo, Darío Usma, Gustavo Loaiza y los más destacados historiadores de Caldas, como Albeiro Valencia, Fabio Vélez Correa, Jorge Eliécer Zapata Bonilla, Dorian   Hoyos Parra, Óscar Gaviria; Alfredo Cardona Tobón y otros, el día 16 de Agosto   de   2002,   se   fundó   en   Anserma,   en   ceremonia   de inauguración de la Academia Caldense de Historia evento que se hace en Anserma en «homenaje al primer núcleo urbano levantado, en territorio Caldens, cuya fecha es relatada por el Conquistador Robledo y los cronistas de Indias.

Este hecho histórico, parte en dos la documentación histórica de Anserma, entre sus objetivos podemos enunciar: «su área de estudio es el Departamento de Caldas y aquellos espacios que tengan que ver con su devenir y su identidad regional«, propósitos que hacen mucho más rigurosa la hermenéutica e indagación de los hechos históricos, además de su reconstrucción y preservación de los mismos a través de los tiempos.

Después de la fundación de la Academia de Historia de Caldas, los estudios históricos sobre Anserma se han multiplicado y  constituyen su patrimonio, dentro de las exigencias académicas y hermenéuticas del nuevo siglo de las Ciencias Sociales; el trabajo de Albeiro Valencia Llano, Fabio Vélez Correa, Gonzalo Duque Escobar; Darío Usma, el centro de Historia de Anserma; Jorge Eduardo Carvajal, Óscar Peláez y otros, trascienden las fronteras en los últimos cinco años.  Los  Académicos  Ansermeños  han  escrito  y  documentado libros  como: «Apuntes  sobre  la  historia  de  Anserma  Caldas  470 años« de Óscar Peláez, todo un documento histórico y fotográfico, de investigación y compilación sobre la Anserma actual, igualmente los libros de los académicos, Jorge Eduardo Carvajal Ospina, emérito profesor y autor «La Colina de Robledo y su Arquitectura; Darío Usma Porras y su libro, «Lo Típico en la Colonización Antioqueña«.

———-

Víctor Hugo Vallejo en un artículo publicado en Eje21, sobre «Los Ansermas» encontré a una cita del libro “Los Ansermas”. Se trata de un libro incunable, (solo existe en amazonas un ejemplar de segunda y una edición editada Calós Arturo Ospina el año pasado), un texto escrito por Inés Lucia Abad Salazar, antropólogo e historiador, se trata de un texto sobre “Los Ansermas” en 1955, que se quedó en los estantes de unos pocos, muy a pesar de más de 60 años, guarda su vigencia histórica.

“No obstante estos hechos comprobables en las páginas de las antiguas crónicas y en los documentos que reposan en los archivos colombianos, son escasas, hasta el presente, las investigaciones antropológicas en el área que for en el hábitat de los pueblos designados con el nombre gerico de los Ansermas. Con excepción de algunos estudios de divulgación y de los esporádicos trabajos científicos realizados por los técnicos del Instituto Etnológico Nacional y por algunos investigadores extranjeros, ese sector del país permanece prácticamente inexplorado y espera la atención de historiadores y antropólogos que pongan en evidencia el papel que le corresponde  enel  proceso cultural de pre–  conquista  durante  el transcurso de los tiempos coloniales”. (Página 13). Citado por Victor Hugo Vallejo”.

El texto amerita un estudio e investigación   epistemológica sobre «Los Ansermas» y su modelo de ocupación del territorio, costumbres previa al desalojo  y saqueo  de  los    “conquistadores”,  antes,  dentro  y después de su llegada.

Hay que identificar cómo eran sus formas simbólicas, el arte, el lenguaje, la magia o rituales, la estructura social y laforma como vivían  y el uso del territorio y su gobernabilidad. Para los Ansermeños propios y visitantes reconozcan el patrimonio tangible e intangible de los Ansermas. Construir un museo y fundar la “Cátedra Anserma” sobre el patrimonio y ocupación de «los Ansermas.»

(15 de Agosto 1539 – 15 de Agosto 2020)