15 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Científicos de Taiwán descubren proteína contra la COVID-19

1 de agosto de 2020
1 de agosto de 2020

Noticias de Taiwán. Un equipo de investigadores de la Academia Sínica anunció el descubrimiento de que una proteína que lograron aislar de la planta conocida como frijol egipcio, o chaucha japonesa (Lablab purpureus), una hierba medicinal conocida durante siglos, puede restringir las infecciones del coronavirus causante de la COVID-19, el SARS-CoV-2, así como las del virus de la influenza, en experimentos de laboratorio.

Los científicos Taiwaneses difundieron este descubrimiento en un estudio titulado Una proteína que enlaza carbohidratos de los frijoles egipcios comestibles bloquea efectivamente las infecciones de los virus de la gripe y el SARS-CoV-2, que fue publicado en la revista Cell Reports la semana pasada.

Los investigadores han estado trabajando desde 2016 para identificar cuál ingrediente crítico de la planta de frijol egipcio tiene un efecto contra los virus y descubrieron que es una proteína extraída de las habas de la planta, la lectina que interactúa con el receptor flt3 (FRIL, siglas en inglés), reveló el director de la División de Biología Química del Centro de Investigación Genómica de la Academia Sínica, Alex Ma.

“Estudios anteriores sugirieron que la FRIL podría fomentar el crecimiento de células madre. Nos sorprende descubrir que también podría restringir el crecimiento del virus”, declaró Ma, quien agregó que es la primera vez en el mundo en que se confirma el efecto de dicha proteína contra los virus.

PROTEÍNA FRENA INFECCIONES

En experimentos de laboratorio, casi el 70 por ciento de los ratones que recibieron la FRIL sobrevivieron a la cepa mortal del virus de la gripe H1N1, mientras que aquellos sin dicha protección murieron en ocho días, aseveró Ma.
La proteína también es efectiva para frenar las infecciones de 11 cepas de influenza, agregó el director.

Desde abril, los investigadores también aplicaron la FRIL en células infectadas por la cepa de coronavirus hCoV-19 / Taiwán / NTU04 / 2020, proporcionada por la Universidad Nacional de Taiwán y los Centros para el Control de las Enfermedades, y la proteína neutralizó efectivamente el virus, afirmó Ma.

No obstante, el director advirtió que aún no han concluido los experimentos donde se aplica la FRIL en los ratones a fin de tratar las infecciones por coronavirus, y que, a pesar de los resultados tan alentadores, queda aún un largo camino por recorrer antes de que los hallazgos puedan usarse en las prácticas clínicas.

En una noticia relacionada, un tratamiento con anticuerpos monoclonales (mAb), desarrollado por los Institutos Nacionales de Investigación sobre la Salud (NHRI, siglas en inglés) de Taiwán, reduce notablemente los niveles del SARS-CoV-2 en animales infectados.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas del sistema inmunitario creadas en laboratorio. Están hechas por células inmunes idénticas que son clones de una célula madre única. Al igual que los propios anticuerpos del cuerpo, los mAb reconocen objetivos específicos.

Liao Ching-len, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Vacunología del NHRI, informó el 29 de julio que en pruebas recientes en hámsteres infectados con COVID-19, los que recibieron dos tipos de anticuerpos fabricados en laboratorio, conocidos como mAb-X y mAb-Y, mostraron niveles del virus en sus pulmones hasta 100 veces más bajos que los del grupo de control.

Los hámsteres que recibieron el tratamiento también mantuvieron su peso corporal original y sus niveles de actividad, mientras que aquellos que no, perdieron peso y se volvieron menos activos, explicó Liao.
La ventaja de este tipo de terapia, explicó Liao, es que estos anticuerpos reconocen una parte del virus que rara vez muta, lo que significa que pueden mantener su eficacia incluso cuando el virus sufre otras mutaciones regulares. (GRS).