15 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Que se mueran todos los abuelos”

29 de julio de 2020
Por Fernando Escobar Giraldo
Por Fernando Escobar Giraldo
29 de julio de 2020

Las cifras horrorizan. El estado de Florida, con unos 22 millones de habitantes, y donde residimos más de 300,000 colombianos, ostenta algunos poco deseados records en cuanto a contagios y muertes por el mal de moda, el coronavirus.

El más impactante es que el 83 por ciento de los fallecidos en este estado norteamericano, son personas mayores de 65 años, de acuerdo con cifras reveladas el pasado fin de semana por el Departamento de Salud de Florida. Muchos floridanos han tenido que llorar a padres y abuelos.

Y aquí va otro dato tenebroso, una de cada cuatro personas mayores de 85 años en Florida, diagnosticadas con el virus, ha muerto. De todos los muertos en el estado, alrededor de 6,000 hasta el pasado Domingo, el 22 por ciento son de origen hispano. Y para no aburrirlos con números, les doy el último, 43 por ciento de las muertes de personas mayores de 65 años se han producido en los asilos de ancianos, donde los protocolos no se han seguido al pie de la letra.

La información acerca de los asilos se mantuvo escondida hasta hace una semana. ¿Por qué? nadie da explicaciones, pero indudablemente tiene que ver con el dinero que dichos centros reciben del gobierno.

La gran ironía y contraste, es que los jóvenes en Florida, se las han arreglado para violar hasta los toques de queda mandatorios, y realizar parrandas con asistencia masiva, como retando al virus para que penetre en sus pulmones, sin medir que entre los contagiados por ellos, pueden estar sus propios padres o abuelos, como de hecho se han documentado varios casos.

Y créanlo o no, hay gente feliz con estos resultados. Un señor llamado Dan Patrick, un republicano recalcitrante, quien es actualmente vicegobernador del estado de Texas, sugirió que “los abuelos deben dejarse morir para no sacrificar el futuro económico de sus nietos”.

El mórbido argumento de este señor se ha convertido en motivo de debate nacional porque, curiosamente, hay quienes han salido a defender esa idiotez de que los ancianos deben morir para que los muchachos sigan haciendo de las suyas. El mismo Patrick tiene 69 años, es cristiano y ha escrito varios libros religiosos. Irónico ¿ verdad? No me he preocupado por averiguar si es o no abuelo. Y si lo es … pobres nietos.

Y aunque parezca absurdo, la orden de una jueza en Texas, nacida en nuestro país, Colombia, muy joven, de apenas 29 años de edad, llamada Lina María Hidalgo, obliga a los mayores de 10 años, residentes del condado Harris en Texas, donde vive Patrick, a que utilicen máscaras en lugares públicos. Es decir, la jueza le tapó la la jeta al vicegobernador.

Me muero de ganas de ver al viejo Patrick con máscara, no dudo que medio país se burlará de él.  Soy abuelo y me niego a cumplir con la petición ilógica, disparatada, irracional, desatinada, demencial, incongruente, incomprensible, extravagante, estrafalaria, de este personaje indigno de una posición como la que ocupa.

Si los abuelos muriesen …

¿quién cuidaría, consentiría y alcahuetearía  a los nietos?

¿quién daría consejos en la familia?

¿quién ayudaría a hacer las tareas?

¿quién contaría historias?

¿quienes serían los veteranos?

¿quienes construirían una herencia?

¿quienes darían dinero a los nietos a escondidas?

¿quienes brindarían tanta ternura?

¿quienes pedirían bisnietos?

¿quienes darían los abrazos más reconfortantes que existen?

No, señor Patrick y quienes piensan como usted, todo lo contrario, los abuelos … deberíamos ser eternos.