6 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Viernes Cultural Luis Vidales Jaramillo

31 de julio de 2020
31 de julio de 2020

Luis Vidales, nació en Calarcá, departamento del Quindío, un 26 de julio de 1900 y murió en Bogotá el 14 de junio de 1990. En estos días de ferias del libro y encuentros de poetas, cómo vendría de bien que se recordara su nombre y su obra y se le señalara como a uno de los más sobresalientes del género en Colombia. Y se hiciera la reproducción de sus poemarios, al menos de los dos más conocidos y divulgados, Suenan Timbres, editado en 1926 , y La Obreríada, editada en el año de 1978 por la Casa de las Américas de La Habana. Los nadaístas han consagrado como su patrono a Fernando González, por sus osadías literarias y su pensamiento. Y jamás, que se sepa, han aludido al verdadero poeta vanguardista, que ha roto con los moldes tradicionales de la poesía. Irreverente, iconoclasta, provocador, humorista y revolucionario, el poeta calarqueño Luis Vidales. Cuya vida, de militante desembozado del Partido Comunista colombiano, bien merecería una novela. De Calarcá pasó a vivir a Honda, luego a Bogotá, luego a Europa y después a Chile. En Europa, anduvo a como diplomático, poeta revolucionario, ensayista, conferencista y activista, lo que le mereció el Premio Lenin de La Paz. Vidales fue fundador del Partido Comunista colombiano y consideraba como una presea el hecho de que hubiera sido detenido en 37 oportunidades por defender su ideario. Pero dejemos que hablen sus versos por él.

ELIGE TU LIBERTAD

Hay varias libertades en la tierra.
La libertad del rico hace llorar al pobre.
Hay dos mesas, dos camas que en nada se parecen,
y el aire en los cuartos de las casas
proviene de dos mundos.
Si hablas de libertad
dime a cuál te refieres.
Es nociva al poderoso
la libertad de los de abajo.
Ella quema y no cicatriza.
La prensa es libre de convertir las letras en empresa.
El político es libre de entregarse a los de arriba.
Muchas son las libertades en el mundo.
El rico tiene derecho a defender su democracia.
El obrero la suya
hasta que la imponga en su sacratísima limpieza.
La libertad que oyes por la radio
no es la tuya.
La de la televisión viene enlatada.
El poeta es libre de elegir la libertad que más le guste.
Hay la del oprobio y hay la pura.
Hay la libertad de engrillar.
La libertad de acabar la libertad.
La libertad de alzar la bandera del triunfo al viento de la gloria.
Son muchas las libertades de la tierra.

ORACIÓN DE LOS BOSTEZADORES

Dedicado a Leo Le Gris-Bostezador

Señor.
Estamos cansados de tus días
y tus noches.
Tu luz es demasiado barata
y se va con lamentable frecuencia.
Los mundos nocturnales
producen un pésimo alumbrado
y en nuestros pueblos
nos hemos visto precisados a sembrarle
a la noche
un cosmos de globitas eléctricas.
Señor.
Nos aburren tus auroras
y nos tienen fastidiados
tus escandalosos crepúsculos.
¿Por qué un mismo espectáculo todos
los días
desde que le diste cuerda al mundo?
Señor.
Deja que ahora
el mundo gire al revés
para que las tardes sean por la mañana
y las mañanas sean por la tarde.
O por lo menos
Señor
si no puedes complacernos
entonces
Señor
te suplicamos todos los bostezadores
que transfieras tus crepúsculos
para las 12 del día.
Amén.