15 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Olfato. Presidente Duque cambia información por asesorías

3 de julio de 2020

Una nueva determinación del gobierno de Iván Duque: acabar con la Secretaría de prensa y crear una Consejería Presidencial para la Información y prensa.

Habría que explicarle al presidente cuál es la función de un trabajo periodístico y que mire que no es un simple oficio como lo propuso un tal Carlos Gaviria, abogadillo de pésima recordación para el gremio.

La presidencia no pude, de un momento a otro, acabar con la noble labor del cuartillero, del gacetillero o del carga ladrillos como se denominaban en una época a los nobles periodistas que todo el día redactaban noticias y llenaban informativos en prensa, radio y televisión.

¿PARA QUÉ UN ASESOR MÁS?

El nuevo consejero –que se le acercará al mandatario para hablar mal o bien de los periodistas—es Carlos Alberto Cortés, quien ha liderado las comunicaciones de la Casa de Nariño y apoyó la campaña presidencial.

En su hoja de vida, que ya está publicada en el portal de aspirantes de la Presidencia, reporta que es bachiller académico y que ha trabajado como contratista en la entidad.

También tiene experiencia como contratista en Do Consulting S.A.S., gerente de comunicaciones en Fiducoldex y asesor de prensa de la Fiduprevisora.

En conclusión, es un bachiller que se conoce al dedillo la Ley 80, pero que nunca ha redactado un sobre.

SOBRE SUS FUNCIONES

Las tareas son las mismas de una Jefatura de prensa, dirección de Información o Secretaría, pero ahora se le aplica el título rimbombante.

Sus funciones como consejero presidencial serán las siguientes:

1. Asesorar, en coordinación con la Consejería Presidencial para las Comunicaciones, al presidente de la República en las relaciones con medios de comunicación nacionales y regionales, y en la implementación de las herramientas técnicas requeridas.

2. Liderar la implementación de las herramientas técnicas requeridas para la divulgación y emisión, de las actividades públicas del presidente de la República y altos funcionarios de la Presidencia de la República.

3. Organizar, en coordinación con el Despacho del Jefe Gabinete y Casa Militar, los eventos públicos del presidente de la República.

NO DEBERÍA DE PROPONER, SIMPLEMENTE HACER

4. Proponer actividades, planes y programas para el relacionamiento del presidente de la República y la Presidencia de la República con los medios de comunicación nacionales y regionales.

5. Dirigir y coordinar la producción de contenidos escritos y audiovisuales de los canales de comunicación propios de la Presidencia de la República, en desarrollo de la estrategia de divulgación que se haya adoptado.

6. Coordinar y convocar a los medios de comunicación a los eventos en los que participe el presidente de la República, así como su acompañamiento en los viajes que se determinen de acuerdo con la estrategia de divulgación.

REALIZAR SEGUIMIENTOS

7. Dirigir y coordinar la agenda de medios del presidente de la República para sus intervenciones en los canales de comunicación con impacto regional y nacional.

8. Realizar el seguimiento de la información emitida por las agencias de noticias y los diferentes medios de comunicación.

9. Las demás que le correspondan de acuerdo con la naturaleza de la dependencia y las que sean asignadas por el presidente de la República y el Jefe de Gabinete.

SUFRIMIENTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Ahora cuando un periodista quiera una información, debe esperar a que el asesor analice si se encuadra dentro de sus funciones, consulte con el presidente y demoren lo más posible la entrega de los datos.

El invento de los Altos Consejeros presidenciales de Comunicaciones no es nuevo. En el gobierno del barítono presidente César Gaviria nombraron al economista Camilo Granada Barrera en el cargo.

SE QUEDARON EN EL TWITTER

Los consejeros se quedaron en el manejo del Twitter del jefe y emulan a Donald Trump y andan pendientes, segundo a segundo de lo que dice la oposición. Es como el chismorreo que tenían las viejas que se paraban en las ventanas para mirar qué hacían las vecinas.

Esto es con noticias, con información, no con consejerías que no van para ningún lado.

TRABAJOS A MEDIO HACER

Las pocas oficinas de prensa que sobreviven tienen a inexpertos comunicadores que envían boletines en pdf y fotos sin especificar quiénes son los personajes y a los periodistas de los medios les toca convertir los comunicados, volver a titular, gastar tiempo averiguando quiénes son los protagonistas y remendar el daño inicial.