6 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Salvar la salud: San Isidro y Assbasalud

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
16 de junio de 2020
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
16 de junio de 2020

El neoliberalismo destruyó lo público, lo llevó a rincones insalvables bajo los argumentos de ineficiencia, ineficacia y corrupción. Pero cuando se mira en detalle lo privado, a eso que le rinden culto, es igual o más perverso que lo mismo público, si sobre salud hablamos.

El Covid-19, como ya lo hemos manifestado en anteriores columnas, dejó en evidencia no solo la crisis de lo público (empleo, educación, seguridad social desde el Estado), sino la crisis de la salud, esa que hoy no tiene cómo atender a la mayoría de los enfermos, que no tiene la capacidad logística para atender la cantidad de pacientes, sobre todo viejos, que hacen filas desde la madrugada para reclamar un medicamento, y esa incapacidad para cumplir estas actividades básicas son por culpa de la corrupción, la ineficacia e ineficiencia desde lo privado, pero que la ortodoxia económica sigue defendiendo por sobre todas las cosas.

La crisis de la salud no es coyuntural, solo que el coronavirus ha mostrado con mayor claridad sus problemas estructurales. Las entidades públicas de salud de Manizales no son ajenas a esta crisis, la cual describiré en tres puntos básicos para entender la cruda realidad que hoy padecen.

Primero, la salud como negocio, y ningún negocio puede dar pérdida, en esta razón lo importante es cuánto se paga, sin importar que quien necesite el servicio no tenga como hacerlo. La salud como negocio no ve seres humanos con necesidades, lo que ve son clientes a los cuales atiende según sus capacidades económicas.

Segundo, el desinterés por lo público. Desde hace 40 años han creado toda una estrategia empezando por el discurso para desacreditar lo público y creando toda clase de artimañas para que dé pérdidas y de esa manera tener justificación para venderlo, situación que no fue ajena con la salud, que cuando pasa a manos de privados, genera gran cantidad de dividendos para los dueños sacrificando la calidad de su servicio. Pero ahora que todavía hay instituciones de salud pública las tenemos que salvar, proteger y convertir en un modelo a seguir.

Tercero, la corrupción, y no necesariamente se tiene que hablar de robos o malversación de recursos, acá nos debemos referir también a las instituciones públicas, en este caso San Isidro y Assbasalud como fortines politiqueros en época electoral. A esto sumado el desinterés y poco sentido de pertenencia de algunos médicos y personal en general que sacan excusas para no trabajar y dejar a la deriva a la institución. Por supuesto que este panorama es poco alentador, pero estamos convencidos de que con voluntad política y con el talento humano que tienen estas dos instituciones, parte de la salud pública en Manizales se puede salvar. El Covid-19 puede ser una oportunidad para reivindicar lo público y trabajar de la mano con entidades privadas que han aportado históricamente en este sentido en el municipio.

Informe de sesiones

Además del tema de la salud, la semana pasada desde el Concejo de Manizales se habló del Programa de Alimentación Escolar, PAE, en tiempos de Coronavirus; también con la Secretaría de Educación se abordó la educación rural donde salió nuevamente la necesidad de la cobertura de internet y de los dispositivos para hacer uso de la educación mediada por la tecnología.

Por último, se escuchó el informe del Fondo de Mitigación de Emergencias Territoriales, FOMET, creado para atender parte de la emergencia a causa del Covid-19 y el cual tiene un fondo de 15.500 millones de pesos aproximadamente y tiene como propósito llegar al doble de este presupuesto.

Esta semana en el Concejo tendremos debates muy interesantes, empezando por el del martes 16 de junio en el cual se abordará la ciclo banda preferencial sobre la Avenida Santander, seguido por el debate a la Asociación del Cable Aéreo el miércoles, posteriormente el jueves se escucharán a las universidades públicas y privadas sobre las acciones para contrarrestar las acciones del Covid-19, y el viernes el Instituto de Cultura y Turismo dará a conocer su apoyo a los grupos artísticos y culturales en esta pandemia. Las sesiones serán a las 9:00 a.m. a través del Facebook Live del Concejo de Manizales.

@julianelpolit

[email protected]