6 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La amenaza del Covid 19 El rol de la nutrición para reponer fuerzas y energía

25 de junio de 2020
25 de junio de 2020

Millones de personas alrededor del mundo han sido impactadas por la COVID-19. Sabemos que el virus afecta a las personas de diversas maneras, pero una cosa es segura: el camino hacia la recuperación requiere fuerza y ​​energía. Las enfermedades a menudo nos dejan sintiéndonos débiles, pero con una nutrición adecuada puedes encaminarte para finalmente sentirte mejor, más fuerte y con más energía.

El impacto de la inactividad de los músculos

Si bien los efectos de la COVID-19 son muy variados, los casos leves a severos pueden dejar a las personas inactivas o en cama durante días o semanas. Esto puede tener un impacto muy fuerte en la masa muscular. Investigaciones han demostrado que, en adultos mayores sanos, solo 10 días de inactividad pueden conducir a una pérdida del 10% de la masa magra total de la pierna[1].

En este sentido, el Dr. Oscar Quintero, Director Médico en Abbott, explica que “la pérdida de masa muscular puede ser aún más grande en adultos mayores que se están recuperando de alguna enfermedad. Si bien no siempre es evidente de inmediato, esta disminución puede ser un obstáculo para la salud general”. De hecho, cuando se combate contra una enfermedad, perder músculo puede ser uno de los resultados más negativos que impactan en la salud, provocando discapacidades físicas y mala calidad de vida[2]. Sin embargo, la combinación correcta de movimiento y una dieta saludable puede ayudar a mantener la masa muscular y ayudar con la recuperación.

Priorizar la nutrición para recuperar la salud

Junto con la actividad física, una buena nutrición proporciona los nutrientes necesarios para apoyar la salud inmunológica y ayudar a prevenir o revertir la pérdida muscular. Incluso cuando se lucha contra el resfriado común, alguien podría evitar comidas nutritivas y optar por algo ligero y fácil, como galletas o sopa. Pero para recuperarse adecuadamente de una enfermedad, como COVID-19, es necesario incorporar una amplia nutrición para promover la salud y recuperar la fuerza. Los nutrientes que apoyan el sistema inmune incluyen proteínas, zinc y vitaminas A, C, D y E. Las proteínas también son clave para reconstruir el músculo que respalda su fuerza, energía y salud en general.

Un síntoma de COVID-19 puede ser la pérdida del gusto, y con cualquier enfermedad, a menudo también hay una pérdida de apetito. Esto puede dificultar que se obtengan los nutrientes que necesita para apoyar la recuperación. Por ello, los suplementos nutricionales pueden ayudar, ya que son ricos en nutrientes y fáciles de tomar, por lo que las personas pueden obtener los nutrientes importantes, independientemente del tamaño de su apetito. Para promover la salud muscular; investigaciones además demuestran que un compuesto poco conocido, el HMB, también puede ser beneficioso. Así mismo, estudios han explorado el papel del HMB en las enfermedades crónicas y agudas, las hospitalizaciones y la pérdida muscular relacionada con la edad, y descubrieron que ofrecía una mejoría al:

  • Reducir la inflamación y mejora de la función pulmonar en pacientes con EPOC en la UCI.[3]
  • Preservar la masa muscular en personas que están inmóviles.[4],[5]
  • Mejorar la fuerza muscular con ejercicio[6] y función muscular en poblaciones mayores.[7]

Si bien el HMB se produce naturalmente en alimentos como el aguacate y la toronja, es difícil obtener suficiente HMB solo de las fuentes de alimentos.[8] Por lo tanto, puede ser beneficioso buscar un suplemento nutricional que incluya HMB.

Cuando se recupera de COVID-19, o de cualquier enfermedad, es importante priorizar la nutrición para recuperar la buena salud. La actividad física combinada con la nutrición adecuada puede promover el sistema inmunológico y la salud muscular para ayudar a los adultos en su camino hacia la recuperación.

[1] Kortebein P et al. JAMA. 2007;297;1772-1774.

[2] Landi F. et al. Eur Geriatric Med: 2016;7(3):197-200.

[3] Hsieh, et al. Asia Pac J Clin Nutr 2006;15:544–50

[4] Deutz NEP et al (2013) Clinical Nutr. 32 (5) 704–712

[5] Hsieh, et al. Asia Pac J Clin Nutr 2010;19:200-208

[6] Vukovich et al J. Nutr. 2001;131:2049-2052

[7] Stout J et al (2013) Exp. Gerontol. 48; 1303-1310

[8] Zhang Z, et al. FASEB J. 1994;8:A464.