27 de mayo de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se pronuncian Sibarca y Asobares, capítulo Eje Cafetero Los empresarios del entretenimiento nocturno reclaman apoyo del gobierno

19 de mayo de 2020
19 de mayo de 2020


Preocupado por la difícil situación que vienen atravesando los empresarios del entretenimiento nocturno en Manizales como consecuencia del confinamiento obligado ordenado por el Gobierno Nacional para tratar de mitigar el contagio con el coronavirus se mostró el presidente de la Asociación de Bares y Cafés, Carlos Eduardo Vásquez. El líder de este gremio expuso en diálogo con Eje 21 la situación que atraviesan los empresarios de la vida nocturna debido al cierre de sus negocios. Dijo que en Manizales funcionan cerca de dos mil establecimiento dedicados al esparcimiento nocturno que generan más de diez mil empleos.

¿En Manizales cuantas personas viven de la vida nocturna?

Mas de diez mil personas derivan su sustento del trabajo en bares, cafés, discotecas, restaurante y amanecederos. Por lo regular los empleados de este tipo de negocios pertenecen a familias de escasos recursos económicos. De este número de personas hacen parte trabajadoras sexuales en los amanecederos, cantineros, meseros, administradores, músicos y celadores. También estudiantes universitarios que aprovechan para ganarse unos pesos.

Hablemos del caso que a ustedes les preocupa, el cierre de los negocios. ¿Las pérdidas han sido altas debido a esto?

Estimamos que las pérdidas están por el orden de los diez mil millones de pesos mensuales por costos fijos. Se siguen pagando arriendos, algunos empresarios les están cancelando el salario a sus empleados, pagan facturas de servicios públicos y los impuestos municipales. Dos meses con los establecimientos cerrados representa un hueco grande en materia económica. Los empresarios tienen créditos bancarios, y si no les entra plata no pueden cumplir.

¿Qué propuestas les han hecho ustedes a las autoridades para para que les ayuden en estas dificultades que están viviendo?

Propuestas concretas no hemos hecho porque las autoridades han sido sordas a nuestros planteamientos. No hemos tenido comunicación con la alcaldía de Manizales. Nosotros proponemos que nos subsidien para el pago de los arrendamientos, como lo está haciendo el Gobierno Nacional con el pago de salarios.

¿Ustedes han sido beneficiados con ese subsidio del gobierno para el pago de nómina?

No porque las exigencias del gobierno para este subsidio no las cumplen muchos de los negocios de la noche, como el pago de todo lo de ley. En estos negocios se contrata por tiempos limitados y por esta razón no se llevan las planillas que el gobierno exige para tener acceso a ese subsidio.

¿Y han accedido a los préstamos bancarios con el respaldo del fondo de Garantías?

Tampoco. Los bancos no le están prestando a los propietarios de estos negocios porque consideran que es uno de los sectores productivos que más debilitados quedan con lo que está pasando. Esa es una queja que se escucha a diario entre los propietarios.

Negocio desocupado en Manizales

¿En Manizales se han cerrado ya de manera definitiva negocios de este tipo?

Desafortunadamente sí. Hay propietarios que han tenido que cerrar debido a que no han resistido un cierre tan largo. Además porque en Manizales los arrendamientos de locales para estos negocios son muy elevados. Sobre todo porque muchos de ellos funcionan en la llamada Zona Rosa. Tenemos conocimiento de unos quince negocios que han cerrado y entregado los locales.

¿Han sido conscientes los propietarios de locales para que durante estos dos meses en que los negocios han estado cerrados se considere un descuento en los cánones de arrendamiento?

Definitivamente no. Son muy escasos los propietarios que han atendido la petición de los empresarios en el sentido de considerar una rebaja en el costo del arrendamiento. Si no hay una ayuda del gobierno para este caso específico muchos negocios se cerrarán porque asumir una deuda de quince o veinte millones de pesos es difícil. Y eso es lo que proponen los arrendadores, que les paguen después.

La opinión publica dice que uno de los sectores de la economía que más se va a demorar para salir de la crisis que deja este confinamiento es el del esparcimiento nocturno. ¿Cree usted que eso va a ser así?

En eso tiene razón la gente. La recuperación de este sector de la economía va a ser muy lento. Las personas que frecuentan la vida nocturna van a sentir temor en el corto tiempo de visitar estos negocios por el peligro al contagio, y también porque el gobierno va a demorar para autorizar que más de veinte o treinta personas se reúnan en un sitio cerrado.

Ustedes se venían quejando de una mala situación financiera en los negocios nocturnos desde antes de que apareciera esto del coronavirus. ¿Por qué razón?

Eso fue consecuencia de que al inicio de esta administración la policía decidió hacer operativos de seguridad en horas de la noche para hacer requisas y pedir documentos. Llegaban a las once de la noche y hacían prender las luces. La gente se molestaba y después se iba. Esto tuvo una incidencia alta en las ventas.

Asobares ha propuesto que en Bogotá se establezca la ciudad de las 24 horas como una forma de reactivar la vida nocturna. ¿Ustedes como gremio han pedido que esta medida se implemente en Manizales?

Claro que sí. En el gremio somos conscientes de que una forma de ayudar a la reactivación económica de los negocios de esparcimiento es permitir que no cierren en la noche. Manizales tiene una buena oferta de entretención nocturna. Aquí llega mucho turista que quiere disfrutar la noche, pero el cierre temprano de establecimientos no se los permite. Entonces se van para otras ciudades.

¿Qué es eso de resignificación y dignificación de la noche como espacio cultural que Asobares propone y ustedes apoyan?

Es darle una significación diferente a la actividad nocturna. Siempre la noche ha sido tomada simplemente como una oportunidad para tomar trago o para otro tipo de diversiones. En Manizales a las diez de la noche ya la gente no encuentra un restaurante. La vida nocturna es tomada como una oportunidad para el vicio. Hay que darle a esta actividad otro significado. Hasta los taxistas se beneficiarían resignificando la actividad nocturna.

¿Existe un dialogo fluido entre el gremio de la vida nocturna y las autoridades de Manizales para llegar a acuerdos que los beneficien a ustedes?

Recién llegada esta administración tratamos de establecer un dialogo con el alcalde para acordar mecanismos para la seguridad al interior de los negocios. Eso fue debido a los operativos de seguridad que nos estaban perjudicando. Pero este alcalde no nos quiso escuchar.

Asobares está proponiendo a nivel nacional institucionalizar un espacio que se llame Un café con el alcalde como mecanismo para ayudar a la reactivación del sector. Ustedes están de acuerdo con esta idea. 

Consideramos importante institucionalizar un espacio que permita el dialogo. Crear una mesa donde se reúnan autoridades y representantes de este gremio es una oportunidad para analizar los problemas. Pereira y Risaralda nos llevan ventaja en esto, y por esta razón el flujo turístico en esas ciudades es mayor al de Manizales. La gente encuentra donde vivir el esparcimiento nocturno.

A ustedes los invitaron a aportar ideas para el Plan de Desarrollo del departamento. ¿Qué propusieron en concreto?

Que en el Plan de Desarrollo se estimule el incremento del turismo en la ciudad para que los empresarios de la noche vean retribuidos sus esfuerzos en la apertura de espacios para que los turistas disfruten su permanencia. Y que se flexibilicen las normas para que se permita el incremento en la inversión con miras a ofrecerle a los turistas mejores espacios de entretenimiento.

¿Han ayudado los empresarios del esparcimiento a la gente que se ha quedado sin empleo como consecuencia del cierre de sus establecimientos?

Es un compromiso de los propietarios de los establecimientos ayudarles en cuanto esté a su alcance a quienes les han prestado sus servicios. Nosotros repartimos 1.600 kilos de carne de cerdo como una forma de mitigar las necesidades de sus familias. Fueron donados por Asobares, de Bogotá, gracias a gestiones realizadas ante la empresa Porkolombia.

¿Han obtenido apoyo de entidades para atender a la gente que trabaja con ustedes?

Algunas empresas nos han hecho llegar auxilios. Cuando se inició la pandemia se creó un grupo que se llamó el Movimiento de la noche que recogió víveres para entregar almuerzos a la gente que trabaja en el sector. Aguardiente Antioqueño hizo una donación de 400 mercados y Licores de Caldas nos entregó bonos de 50 mil pesos.

¿Cuál es la situación de las trabajadoras sexuales que trabajan en los amanecederos? ¿Cómo están enfrentando ellas esta crisis?

Los propietarios de estos negocios vienen colaborándoles porque son conscientes de las dificultades que viven. Algunos les pagan las facturas de servicios públicos. Otros les llevan mercados. Para ellas es una situación dura porque viven al día y al no tener ingresos pueden pasar hambre. Por el contacto intimo que deben tener con el cliente, estas personas van a sufrir las consecuencias porque estos negocios serán los últimos en reactivarse y porque ellas no tienen protocolos de bioseguridad para atender a los clientes.

Tenemos entendido que la situación de los amanecederos es crítica. ¿Por qué?

Porque a ellos les ordenaron cerrar a las cuatro de la mañana, es decir, solo trabajan hora y media, porque las discotecas las cierran a las tres. Este tiempo no es el suficiente para que ellos obtengan resultados económicos. Antes cerraban a las seis. Ese recorte en el horario los perjudica. En Manizales hay quince negocios de este tipo. Si no se les autoriza el horario que traían van a desparecer, con el consiguiente perjuicio para las personas que viven de trabajar en estos negocios.