6 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La democracia en crisis

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
26 de mayo de 2020
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
26 de mayo de 2020

Las consecuencias que ha dejado el coronavirus se pueden medir en muertos, contagiados, desempleados, empresas en quiebra, noticias falsas y hoy propongo otra, la crisis de la democracia. Pero sería muy injusto y poco real decir que la democracia entró en crisis justamente por el coronavirus, lo que más bien se podría suponer, es que la democracia ya tenía profundos problemas que esta pandemia ha agudizado.

Intentaré mostrar desde la situación que hoy se vive en Manizales, tomándola como ejemplo y desde un análisis muy personal, por qué creo que la virtualidad y el teletrabajo al que nos ha sometido el coronavirus ha afectado la democracia en nuestro municipio.

Ya en dos oportunidades, en votaciones del Concejo municipal se ha negado la posibilidad de que sus corporados puedan asistir al recinto para sesionar desde allí. En ambas ocasiones se han votado propuestas y la votación ha quedado empatada, según el reglamento si una votación queda así, “el presidente del Concejo ordenará la repetición y en caso de persistir el empate se entenderá como negado lo que se discute”, esto está en el artículo 100. Justamente esto es lo que ha ocurrido en dos de las sesiones del Concejo. Por supuesto que hemos asumido con respeto la voz de la mayoría, es decir de la “democracia”, pero también nos ha dejado varias reflexiones.

En este momento se debate el proyecto de acuerdo más importante para el futuro próximo de nuestro municipio, el plan de desarrollo. La semana pasada fue aprobado en comisión primera y esta semana se hará el segundo debate en plenaria. Indiscutiblemente se han dado todas las garantías, se ha cumplido con lo ordenado por la ley y por los decretos de emergencia que han salido en las últimas semanas, pero hay problemas técnicos y situaciones tecnológicas que se salen de las manos y que nadie las puede controlar.

Debo decir que a mí me hace falta la discusión cara a cara y la posibilidad de una buena disputa con argumentos en el recinto del Concejo. La posibilidad de mirar a los ojos a los interlocutores y sentir que sus palabras y que la proxemia que las acompaña son sinceras, situación que la tecnología y las vídeo-llamadas imposibilitan.

La máquina le está ganando a la democracia y aunque los argumentos contrarios digan que hoy la participación ciudadana ha sido más amplia y que las sesiones virtuales las han visto más personas, creo que la democracia real dista mucho de eso y si no, que las próximas elecciones se hagan por Facebook, Twitter o Instagram.

Acá no hay culpables, pero estar en lo más álgido del debate y de la discusión y que por unos cuantos segundos se vaya la señal, la imagen y el audio de la vídeo-llamada se distorsione, hacen que en muchos casos las ideas queden a medias. Todos queremos que esto pase pronto para poder retomar muchas actividades como deben ser, -por supuesto con la dosis de cambio que el futuro amerita-, y lograr darle de nuevo el sentido que la democracia requiere y que las discusiones del municipio así lo necesita.

Mientras tanto, seguiré haciendo la proposición en las sesiones del Concejo para que estas puedan ser presenciales, con los protocolos y medidas necesarias para salvaguardar la salud y la vida, y poder hacer lo que miles de colombianos están haciendo todos los días en esta situación, salir a ganarse el sustento para sostener a sus familias, porque además, ni los concejales ni lo diputados o congresistas somos especiales, no debemos tener condiciones distintas a las de cualquier ciudadano, más aún si sabemos que el coronavirus y sus consecuencias nos acompañarán en el corto y mediano plazo. Ojalá que para el segundo periodo de sesiones ordinarias que inicia el 1 de junio se pueda hacer desde el recinto del Concejo.

@julianelpolit

[email protected]