27 de mayo de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Viernes Cultural Hernán Cubillos

22 de mayo de 2020
22 de mayo de 2020
Original poeta caldense es Hernán Cubillos. Sobre su vida personal, es poco lo que se conoce, porque aun cuando su obra fue muy bien recibida por la crítica, Cubillos manejó un bajo perfil que era reflejo de su personalidad. Hombre sencillo, del pueblo, se podría decir, sus amigos lo recuerdan como un eficiente funcionario de la sección de contabilidad de los empresarios Gómez Arrubla y después del sector oficial como empleado de la Contraloría General del Departamento. Contertulio de los principales poetas de su generación como Javier Arias Ramírez y Fernando Mejía, entre otros, de quienes recibió frases consagratorias de su poesía, su vida transcurría entre la actividad física y las letras. Caminante infatigable y atleta de carreteras, hoy presentamos dos de sus sonetos, que lo exponen como emparentado con la poesía del cartagenero Luis Carlos, el Tuerto López. «En su poesía juegan un papel primordial la filosofía realista y la ironía despojada de todo arabesco», escribió sobre su obra el Poeta salamineño Fernando Mejía Mejía. Por su parte su amigo y también poeta, Germán Zuluaga Uribe, se refirió a Cubillos y a su obra en los siguientes versos: «…Mira la vida con los ojos claros/ y sabios del que pone sus reparos/ a lo postizo y a los falsos brillos/ y así va caminando indiferente/ y divertido en medio de la gente/ el caballero Don Hernán Cubillos». Cubillos publicó «Espejismos» y «Aguafuertes de Trópico».  Nació en Manizales, hasta donde sabemos, y murió en la misma ciudad hace unos seis años. Hoy lo recordamos.

EL SICARIO

Artesano del luto y la mortaja,
bestia alquilada, brazo victimario
con que la muerte sin cesar trabaja
en holocausto consuetudinario.
Sepulturero ciego, que desgaja
la vida en su misión de mercenario
y que la faz del mundo desencaja
con el terror como argumento diario.
En sus manos la sangre que destila
da la semblanza de un moderno Atila
consumando una atávica venganza
contra la humanidad que va de bruces,
poblando de ataúdes y de cruces, 
una tierra en total desesperanza.

PAISAJE OPACO

Bella ciudad de nubes diademada
cuna de nuestro sino y nuestra casa
y en donde diariamente todo pasa
y al tratar de indagar…no pasa nada.
Para su mal fortuna gobernada
por política opaca, que hoy reemplaza
la limpia compostura de una raza
otrora de virtudes coronada.
Perla de un Ruiz, que helado y altanero
parece en el paisaje mañanero
glaciar en tierra y nube suspendido;
que casi siempre presintiendo ruina
se pone un denso velo de neblina
para no ver su pueblo tan jodido.