6 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cohesión social en tiempos de Corona Virus

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
21 de abril de 2020
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
21 de abril de 2020

La polarización no para y menos en ápoca de crisis, por el contrario, es justamente en esos momentos donde la visceralidad y la subjetividad salen a flote, máxime cuando se tienen las redes sociales que hacen eco de todo comentario, vídeo o audio que salga, sin importar su veracidad, lenguaje o calidad. Por estos días facebook y twitter son implacables con la mayoría de gobernantes, sin importar su ascendencia partidista o ideología política. Hoy es el momento donde los contradictores políticos aprovechan, algunos con mayor responsabilidad y argumentos que otros, para criticar y juzgar cualquier medida que se tome de las administraciones locales o nacionales y para instigar a gran parte de la sociedad a que siga los mismos pasos.

La cuarentena ha dejado lamentables momentos, el más grave de todos es la corrupción que no para y que se sigue robando las oportunidades y en muchos casos la vida de las personas. También la deplorable situación de salud que tenemos en el país y la poca seguridad social que el Estado colombiano ha construido en los últimos cuarenta años y los desatinos descontextualizados al suponer que un panadero o pastelero gane en Colombia un promedio de dos millones de pesos mensuales, seguro eso pasa solo en un mundo paralelo de quien lo dijo.

Pero en estas circunstancias no es momento de juzgamientos, por supuesto que es necesario hacer el control político a las decisiones que se toman desde lo público y hay que tener todas las alertas prendidas para estar pendiente del uso y contratación de los recursos públicos, pero también estoy seguro que es el momento de la unión y el trabajo en equipo. Esta es la oportunidad para construir entre todos, donde los liderazgos de los gobernantes permitan crear objetivos comunes que nos ayuden primero a superar con la menor cantidad de consecuencias negativas esta pandemia, pero también a construir cohesión social y empatía por el otro, además de generar confianza en la ciudadanía y darles la tranquilidad de que seremos capaces de superar estas situaciones y ojalá salir fortalecidos para asumir la incertidumbre del mundo después de la pandemia. Como dice Yuval Harari, (2014), en su libro Sapiens. De animales a dioses: “Homo sapiens es ante todo un animal social. La cooperación social es nuestra clave para la supervivencia y la reproducción”.

No se puede negar que en medio de todo, algunas decisiones han sido acertadas, sobre todo en términos de aislamiento social y confinamiento que ha permitido que tengamos un número de contagios menor en comparación con otros países en el mundo y específicamente en el continente. En lo local pasa algo parecido, Manizales tiene uno de los índices de contagios menores en ciudades capitales de Colombia y eso genera un poco de tranquilidad. Por supuesto que se debe mejorar en lo concerniente a las ayudas y logísticas sociales, pensando primero en quienes más lo necesitan, pero también generando opciones para la demás población y ayudas para los independientes, empresarios, emprendedores, que son quienes sostienen en mayor proporción los empleos en Manizales.

Acá es donde queremos trabajar y ayudar. Queremos ser parte de la construcción de esa cohesión social, por eso de nuestra parte ponemos toda la voluntad para que juntos hagamos y propongamos las mejores soluciones posibles. Ponemos a disposición de la ciudadanía y de la administración municipal nuestra experiencia, conocimiento, y trabajo para lo que podamos servir.

***

El día de ayer se retomaron clases en las instituciones educativas de básica y media, la idea es trabajar desde la virtualidad, pero sabemos que muchas de las familias que están a nuestro alrededor no tienen los medios de conectividad y tampoco tecnológicos, por eso, debemos hacer dos llamados, el primero al Estado para realizar una movilización de recursos públicos adicionales para evitar el rezago de los estudiantes sin posibilidades de conectividad y, el segundo llamado a la sociedad civil, si usted tiene un computador, una tablet o un celular que no tenga en funcionamiento y conoce a un estudiante o familia que lo necesite, por favor préstelo; y lo mismo, si tiene libros de texto de diferentes grados y los puede donar hágalo, eso también genera empatía y cohesión social.

 

@julianelpolit

[email protected]