28 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La corrupción en Manizales un secreto a voces

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
25 de febrero de 2020
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
25 de febrero de 2020

«Somos el mejor vividero de Colombia”, esa es una de las frases más usadas por la mayoría de personas en Manizales y una de las verdades casi irrefutables que se han posicionado en toda la sociedad. Aunque son innegables las grandes características que tenemos como territorio, poco creo que seamos el mejor vividero, lo que pasa es que ese ‘orgullo’ manizaleño, en muchas ocasiones no nos permite ver la realidad de lo que somos y nos hace negarnos situaciones evidentes, simplemente para no quitarnos ese remoquete de “mejor vividero”.

Cuando vemos que tenemos uno de los índices más altos de suicidio en Colombia, además de un desempleo juvenil desbordado y una corrupción que nos debe alarmar e indignar a todos, la realidad nos despierta de ese sueño en el que vivimos.

Yo me siento feliz en esta ciudad, la amo profundamente y me levanto todos los días para ayudar a transformarla y para trabajar por ella. Sabemos que tiene grandes virtudes y que su gente es extraordinaria, trabajadora y amable. Sin embargo, no nos podemos negar algunas de nuestras circunstancias como sociedad.

El día sábado, estuvo en el concejo la nueva contralora de Manizales Jenny Constanza Osorio. La funcionaria presentó a la corporación su informe de empalme y en un aparte estaban los documentos que dejó la excontralora Ana Cristina Jaramillo, para los años 2016-2019. La verdad es que al leer este documento, la impotencia y la rabia son los primeros sentimientos que afloran, porque aunque los datos más dicientes sobre “Procesos de Responsabilidad Activos”, están todos en presunción y no necesariamente son dineros perdidos, las cifras son alarmantes y preocupantes.

En resumidas cuentas durante los cuatro años de la vigencia anterior, se hicieron hallazgos en contratos que suman alrededor de 89 mil millones de pesos, las entidades más cuestionadas y donde se instauraron la mayoría de procesos fueron: el Instituto de Cultura y Turismo, People Contact, Cable Áereo y ERUM (Empresa de Renovación Urbana), y es sobre esta última organización a la que me quiero referir.

A mi juicio, la ERUM debe desaparecer, primero porque es un foco de burocracia, además tiene serios cuestionamientos en términos de corrupción y no ha cumplido con su objeto misional que es la renovación urbana, el mejor ejemplo de ello es observar el “Macro-Desastre” San José (del cual ya he escrito en el pasado y conozco a profundidad, ya que fue mi tema de investigación de maestría), del cual podemos concluir es el peor desplazamiento intraurbano en la historia de la ciudad.

Lo anterior no es lo único que nos puede sorprender de esta institución, para el hospital de mascotas, según informe de la Personería, la ERUM firma un convenio interadministrativo con la Secretaria de Medio Ambiente, con el objeto de realizar los estudios y diseños para hacer dicho hospital, este por un valor de 189 millones de pesos aproximadamente, la celebración de este convenio fue el 31 de octubre de 2018, lo sorprendente es que quince días después, la ERUM saca el mismo contrato y se lo otorga a Quasar Ingenieros Consultores S.A.S., pero por un valor de 101.740.000 pesos. Es decir por pasar un documento de un lado a otro y demorarse quince días, la ERUM cobra 88 millones de pesos, todo un despropósito.

Para cerrar con broche de oro, el pasado 22 de agosto de 2019 un ciudadano habitante de la comuna San José, pone una solicitud ante la ERUM y la Personería, en la que indica que el estado de las casas que se han comprado en el barrio Sierra Morena y que todavía no se les ha hecho el proceso adecuado de demolición y retiro de escombros, son causa de riesgo en términos de seguridad, derrumbes e incendios. Sin embargo, la ERUM no hizo nada al respecto y seis meses después la ciudad tiene que lamentar la tragedia que vivimos en este barrio.

En resumidas cuentas y someramente estos son algunos de los casos de corrupción más graves y lamentables que vivimos. Acá no me refiero a la problemática del programa “A mi aula en bici”, que en columnas pasadas ya he tocado, y otros casos como el primer estudio sobre el hospital de mascotas, que costó 150 millones de pesos y que se pensó en predios del barrio La Asunción, pero que también resultó engavetado, aunque el detrimento patrimonial sigue.

Quien quiera tener estos documentos, solo debe dejarme su correo electrónico y se los haré llegar, además si quieren ver el video completo sobre los temas de corrupción en Manizales, pueden acceder a este link.

https://www.facebook.com/Julianelpolit/videos/1461064050726708/

***

El día de hoy a las 7 pm tendré un en vivo a través de mi Facebook con Alejandro Peláez, secretario de Deporte de Manizales, quien nos contará los retos que tiene para los juegos nacionales del 2023 y sobre las actividades y los escenarios deportivos para los manizaleños.