11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Descubrió a Egan Bernal Gianni Savio, el gran descubridor de talentos ciclistas sudamericanos

2 de febrero de 2020
2 de febrero de 2020

David Ramiro

Villicum, 2 feb (EFE).- Gianni Savio es uno de los grandes protagonistas de la Vuelta a San Juan. Es el jefe del equipo Androni Giocattoli-Sider, una de las escuadras más combativas de la carrera, pero también es un descubridor de talentos del ciclismo sudamericano, entre ellos el colombiano Egan Bernal, el último ganador del Tour de Francia.

Savio siente «una maldita pasión por el ciclismo», como se encarga de recordar cuando se le pregunta por su afición por el deporte de las dos ruedas.

Comenzó su idilio con el ciclismo y el continente sudamericano en 1989, cuando acudió al Tour de las Américas. Allí vio a un joven venezolano que le impresionó, lo fichó y se lo llevó a Europa. En 1990 ganó una etapa del Giro de Italia. Era Leonardo Sierra.

Otros fichajes de Gianni Savio fueron los colombianos Nelson ‘Cacaito’ Rodríguez, que llegó a ganar una etapa del Tour de Francia en 1994; Freddy González, dos veces campeón de la montaña en el Giro de Italia; y Hernán Darío Muñoz y José Serpa, ambos vencedores del reconocido Tour de Langkawi en Malasia.

El venezolano José Rujano, que a sus 37 años sigue compitiendo y en la última Vuelta a San Juan lo ha hecho en las filas de su selección nacional, también ha pasado por las manos de Gianni Savio.

«José Rujano tiene un verdadero talento. Lo llevé a Italia, lo hice progresar poco a poco, pero en el Giro fue tercero. Iba fuerte al cronometro, en la bici tenía un cuerpo único, pero su tiempo pasó. Con la cabeza que tiene ahora hubiera sido un campeón, pero su momento no lo aprovechó», subraya Savio sobre el tercer clasificado en el Giro de Italia 2005.

De los más de quinientos ciclistas que ha tenido en sus equipos, «el mejor, sin duda», ha sido Egan Bernal, vencedor del Tour de Francia en 2019.

«Soy amigo de Héctor Urrego, director de ciclismo en la Cadena RCN. Le suelo pedir consejo sobre corredores y luego hablo yo con ellos durante las competiciones. A Egan me lo propuso un manager, que me habló de un ciclista campeón, porque yo quería un escalador. Cuando lo miré por primera vez vi a un niño, pero me enviaron los valores de sus test y vi que era distinto», confiesa.

«Lo habían propuesto a otros equipos World Tour, pero no se decidían, así que cuando vi los exámenes, y sobre todo después de hablar con él, lo fiché. Supe que iba a tener proyección», desvela.

Egan Bernal inició su primera temporada de ciclismo en ruta en 2016, en el equipo Androni, y debutó en el Tour del Mediterráneo. Finalizó entre los diez primeros. «Con 19 años estaba luchando contra ciclistas experimentados y me acuerdo que dije a los periodistas que estaban allí que tomaran nota de su nombre porque iba a salir en el podio de una gran carrera», señala.

Para Gianni Savio, Egan Bernal es un «ciclista completo, no solo un buen escalador. Es fuerte en la contrarreloj y a los 19 años ya tenia un equilibrio psicológico de una persona de 30. Sabía lo que quería».

Con 23 años Egan Bernal ya ha ganado un Tour de Francia, pero también carreras como la París-Niza, el Giro del Piamonte, la Vuelta a Suiza, el Tour de California o el Tour de Saboya. Un palmarés extenso para un ciclista tan joven.

«Mi sensación que es va a empezar una era Bernal. Es un atleta fuerte, pero igualmente una gran persona. No solo tiene talento físico, sino que tiene una inteligencia y una gran sensibilidad. Es el mejor ciclista que ha pasado por el equipo», comenta Savio, que recuerda cuando el ciclista colombiano le pidió salir del Androni para irse al Ineos.

«Me acordaré siempre el día que me dijo que se encontraba bien conmigo, muy agradecido, pero que quería ir al equipo más fuerte para ganar. Yo le dije que sí», subraya.

Eso fue a finales de 2017 y en 2018 Egan Bernal inició una nueva aventura en el equipo británico. «Pienso que podría haber sacado más dinero por Bernal, pero no hago esto por dinero. Yo podía haberle conservado un año más, pero si lo conservaba no hubiera podido ganar el Tour».

«Se fue al Sky (ahora Ineos) y el primer año fue inteligente. Se puso a disposición de Chris Froome y Geraint Thomas para trabajar para ellos. Cuando el año siguiente se encontró con la suerte de caer antes del Giro e ir al Tour, se encontró el problema de Froome, que no pudo ir. Ahí ya tuvo la credibilidad de todo el equipo para ser el líder y ganar. Con nuestro equipo hubiera hecho podio en el Giro, pero no en el Tour», destaca.

Una de las primeras llamadas de Egan tras ganar en París fue a Gianni. «Ese detalle fue una gran satisfacción que reconoce esta maldita pasión que tengo y que cuido para que no se convierta en enfermedad».

La cantera colombiana es inagotable. Gianni lo sabe, pues fue seleccionador de ciclismo del país cafetero entre 2002 y 2005 y pudo celebrar el campeonato mundial de contrarreloj de Santiago Botero.

En la actualidad los dos ciclistas colombianos más populares son Nairo Quintana y Egan Bernal, a los que conoce bien.

«Nairo ha brindado alegrías a la afición durante varios años, pero Egan ha salido ahora y con la mentalidad que tiene puede llegar a ser el ciclista colombiano más grande de todos los tiempos. Creo que ha empezado la era Bernal, aunque Remco Evenepoel también es buen corredor», señala.

Gianni Savio dirige el Androni Giocattoli-Sider, un equipo con un presupuesto entre 2,5 y 3 millones de euros que planta cara a los mejores del mundo, que en ocasiones triplican y cuadruplican su presupuesto.

Su olfato para descubrir nuevos talentos ciclistas le hace estar ilusionado con el venezolano Jefferson Cepeda, al que fichó el año pasado al Caja Rural Seguros, y con el costarricense Kevin Rivera, ganador de tres etapas en la Vuelta a Táchira.

En la última Vuelta a San Juan ha destacado otro de los chicos de su factoría, el joven colombiano Miguel Flórez, de 23 años, que sorprendió con su victoria en la etapa reina, la del Alto Colorado, en la que venció tras un potente arranque en los últimos metros. EFE