13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Misioneros Claretianos se despiden de Manizales

15 de enero de 2020
15 de enero de 2020


En una comunicación dirigida al sacerdote Efraín Castaño, Administrador Arquidiocesano de la Arquidiócesis de Manizales ante la renuncia de Monseñor Gonzalo Restrepo Restrepo, la congregación de los sacerdotes claretianos informó que se van de Manizales “después de setenta y ocho años de presencia en esta noble Ciudad”.
En la carta entregada el día anterior, el provincial de esta congregación religiosa expresa que “después de un proceso de discernimiento y respondiendo a una exigencia del Capítulo Provincial celebrado en el año 2017, el cual nos pidió al actual Gobierno provincial que adelantáramos un proceso de revisión de posiciones, los Misioneros Claretianos nos despedimos de esta ciudad de profunda significación y memoria para nosotros como misioneros”.
Entre las razones que los Misioneros Claretianos aducen para irse de Manizales señalan la crisis vocacional que afecta a todo el cuerpo de la iglesia, el envejecimiento de un grupo significativo de sus miembros y la deserción de algunos misioneros “que diezma muchas veces nuestra presencia en algunos lugares donde nuestra misión ha sido significativa, como es el caso de Manizales”.
Los misioneros Claretianos llegaron a la capital caldense el 13 de mayo de 1941, en el Gobierno eclesiástico de Monseñor Luis Concha Córdoba. Ese año fundaron una casa para su misión itinerante, y luego fundaron un santuario “dedicado al Inmaculado Corazón de María”, lo que valíó que más tarde la población de Manizales los reconociera con el nombre de Padres Corazonistas. Trajeron desde Portugal la primera imagen de la Virgen de Fátima, y desde Manizales se extendió la devoción a la misma por todos los rincones de la geografía nacional.
En la misma carta dicen que una experiencia invaluable para ellos fue la apertura en Manizales, el 30 de enero de 1951, del Teologado internacional donde se formó un grupo de misioneros que luego salieron a ofrecer su servicio en muchos lugares del país y algunos países del mundo. Recuerdan también el prestigio que adquirió el seminario de los Claretianos en la Ciudad por la calidad de la formación teológica, literaria y artística; impartida por el cuerpo de profesores claretianos especializados y reconocidos por su espiritualidad y por su saber en diferentes ramas de las ciencias humanas.
Los misioneros claretianos publicaron en su tiempo las revista Virtud y Letras, y crearon el coro reconocido como Orfeón Claretiano, que adquirió fama nacional. Igualmente, en la década del 50 fundación en la ciudad la Emisora Mariana, que luego vendieron la Universidad Autónoma de Manizales, donde opera con el nombre de Radio Cóndor.
Desde el año 1951, esta congregación religiosa asumió la orientación de los destinos espirituales de la Parroquia San Antonio María Claret, en el barrio Palermo, conocida como iglesia de los claretianos, que atiende a las comunidades de los barrios Persia, Colombia, Belén, La Arboleda, El Campin y Versalles. Esta iglesia fue reconstruida hace poco, y puesta de nuevo al servicio de la comunidad después de estar cerrada durante el tiempo que demoró su reconstrucción.