23 de enero de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Más políticas públicas, necesarias para que Colombia adopte nuevas tecnologías

14 de enero de 2020
14 de enero de 2020

Una de las mayores preocupaciones para los países en vías de desarrollo en relación con las nuevas tecnologías es que en ellos no se produce ni se innova, sino que se adoptan cada vez más, y las empresas que no lo hacen quedan por fuera del mercado y deben asumir el impacto financiero que genera no estar en la línea de los avances tecnológicos.

Esta situación se refleja en el trabajo del profesor Francesco Bogliacino, director del Centro de Investigación y Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), incluido dentro del reporte que estudia a fondo la aparición de las tecnologías avanzadas enmarcadas en la Cuarta Revolución Industrial.

El reporte –titulado Industrializing in the digital age (Industrialización en la era digital)– se refiere a la manera en que la industrialización sigue siendo la principal vía para el desarrollo exitoso de los países, y analiza cómo se deben aprovechar las características sobresalientes de las tecnología emergentes en beneficio de los países en desarrollo y cómo enfrentar las amenazas asociadas.

El trabajo, desarrollado por el profesor Bogliacino y el investigador Cristiani Codagnone, de la Universidad de Milán, se centra en la adopción de las tecnologías por parte de las empresas en países en vías de desarrollo.

Uno de sus hallazgos es que estos países se centran en la adopción de nuevas tecnologías, las cuales necesariamente requieren de la creación de políticas que no solo permitan que las empresas y los trabajadores entiendan sobre qué bases están trabajando, sino que también regulen y enfoquen las actividades que se desarrollan a partir de ellas.

Para desarrollar esta investigación, el profesor Bogliacino fue contactado por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), con el fin de que trabajara más a fondo un tema que él había tratado en 2012 en un paper y que está relacionado con la construcción de capacidades tecnológicas en países en vías de desarrollo y que fue publicado en la Latin American Business Review. A este contacto le siguieron reuniones con los demás expertos del mundo para analizar los avances y discutir si estaba alineado con lo que buscaba la Onudi.

La publicación de la Onudi, que se realiza cada dos años, se centra en hacer en 2020 un análisis profundo sobre la Cuarta Revolución Industrial, entendida como “un conjunto de tecnología en particular que tiene implicaciones económicas. Está relacionada con manufactura avanzada como impresión en 3D, internet de las cosas, Big Data, cloud computing e inteligencia artificial, robótica avanzada e incluso blockchain”, explicó el director del CID.

“Colombia ha mantenido cierto interés y la UNAL ha liderado iniciativas 4.0, además de su participación en la pasada edición de Digitech. Con este informe sale a flote uno de los mayores miedos de las personas frente a la Cuarta Revolución Industrial: ser reemplazados por las máquinas”, comentó el docente.

“Aunque estos miedos son justificados en parte, son discusiones que se han dado en todas las revoluciones de este tipo”, explica el investigador, quien alude a la importancia que tiene la creación de políticas públicas en cada país según sus intereses y necesidades.

La urgencia de crear planes para regular se ha hecho evidente en países desarrollados como China, Tailandia, Italia y Estados Unidos, entre otros, que han puesto fecha y objetivo a su posición frente a la Cuarta Revolución Industrial.

El debate que se ha planteado en Colombia es la apertura y necesidad de adoptar tecnología, para lo cual, “hablar de la Industria 4.0 en el país permite definir cuáles son las políticas que se necesitan para impulsarla”, concluye el investigador.