20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los imperfectos

10 de enero de 2020
Por Jaime Lopera
Por Jaime Lopera
10 de enero de 2020

Hay una afirmación de la actual canciller alemana Angela Merkel que revela una verdad de la política a veces minimizada. Dice así: “Los presidentes no heredan problemas. Se supone que los conocen de antemano y por eso se hacen elegir para gobernar con el propósito de corregir dichos problemas. Culpar a los predecesores es una salida fácil y mediocre”.

Hemos leído esta versión hace poco y se nos ocurre que podemos explicarla con otra perspectiva de esta epoca: empecemos por señalar que no todos los gobernantes son perfectos. Desde el momento de tal afirmación se puede  pensar que si existen gobiernos debe existir alguna manera de solucionar el problema de los gobernantes imperfectos. Lo complicado es cuando alguno de ellos, candidato o gobernante, ha prometido hacer el diseño de una sociedad ideal. Es decir, cuando uno escucha esa promesa de un candidato, lo mejor que puede hacer es salir corriendo y votar en su contra: un ser imperfecto que cree tener el secreto de una sociedad ideal, es aún más imperfecto que el resto de nosotros. Darle poder sería una disparate.

En consecuencia, y dentro este mismo razonamiento, si la democracia nos obliga a elegir parecería correcto decir que uno no puede convertirse en fanático incondicional de un candidato o gobernante al que supone como una persona excepcional y sin defectos. Ofrecer o respaldar el otorgamiento de mucho poder en seres imperfectos, es como ponerse a sabiendas en manos de personas que, por ello mismo, cometerán errores y caerán en conductas indebidas. Y algo aún más obvio: los gobernantes son seres imperfectos que no pueden producir gobiernos perfectos. No obstante, es inevitable que, para evitar la anarquía o el desgobierno, los pueblos caen repetidamente en esa equivocación que la gente adivina de antemano.

La razón por la que gobernantes imperfectos se autodenominan a sí mismos salvadores nacionales y redentores sociales, por lo general como parte de la campaña, es precisamente por una característica muy propia de los gobernantes imperfectos: salvo muy escasas excepciones, los gobernantes que proponen grandes redenciones tienen una visión muy simplificada y engañosa del mundo. Para muchos, el mundo está formado usualmente de buenos y malos, y desde ese momento las cosas comienzan a ir por un camino incierto.

En resumen, si alguien en verdad tiene una genuina vocación de servicio a la sociedad debería pensarlo dos veces antes de entrar a una oficina del gobierno. Vería realizados sus sueños de servicio con mayor plenitud en las acciones que realizan los misioneros, los enfermeros y una serie de personas que con escasos ingresos se consagran a la atención de los demás. Vale decir que tiene que estar preparado para ello porque la vocación de servicio se va agotando, en especial entre nosotros, entre los vericuetos de la burocracia y las acechanzas de los corruptos.

Piénsenlo bien los candidatos a cargos públicos a partir del año entrante: las artimañas son muchas y la ética a menudo es incapaz para hacerles frente. A menos que la vocación de servicio sea tan fuerte que ahogue todos lo demás intereses y propósitos. En ese caso, lo que queda es consagrarse totalmente al bien y vivir esa realidad intensamente.

Enero de 2020