12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dudo que, apellidos, cooptación, confusión

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
21 de enero de 2020
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
21 de enero de 2020

Quisquillas de alguna importancia 

Si en esa construcción interviene la conjunción ‘que’, antepóngale la preposición, y no se equivocará. 

El corresponsal Rodrigo H. Ibarbo S. se pregunta si la construcción ‘dudo que’ es castiza. Según mi análisis, no, porque, en este caso, el verbo es intransitivo, aunque decimos ‘dudo de esto’ o ‘dudo esto’, razón por la cual la construcción gramatical debería ser ‘dudo de que’. No obstante, hay ejemplos en los clásicos que suprimen la preposición ‘de’, como éste: “……y viendo los paisajes / que ya se acercan más, dudan que sean / de la sagrada tierra que desean” (Félix Lope de Vega, Jerusalén conquistada, Libro VII). Y hay gramáticos que la aceptan, por ejemplo, don Manuel Seco dice: “En este último caso, en que el complemento es una proposición con ‘que’, el uso normal admite la construcción con preposición ‘de’ o sin ella” (Diccionario de dudas). El ‘Diccionario panhispánico de dudas’ enseña con más palabras lo mismo: si el complemento es un sustantivo, tiene que ser introducido por la preposición, verbigracia, ‘dudo de sus capacidades’ (también, le agrego, si es un pronombre personal, por ejemplo, ‘ya estoy dudando de mí mismo’); pero “si el complemento es una oración subordinada introducida por la conjunción ‘que’, es correcto el empleo conjunto de la preposición y la conjunción: Dudo de que sea honesto”. Si el complemento es verbal, se admiten las dos construcciones: ‘Dudo que haya dicho la verdad’ o ‘dudo de que haya dicho la verdad’. Pero si con ‘dudar’ se expresa la sospecha de que algo no es verdad, es necesaria la preposición, por ejemplo, ‘ya estoy dudando de mi teoría’. Finalmente, cuando expresa indecisión, admite construcciones con la preposición ‘entre’ y el condicional ‘si’: ‘Duda entre ir por tierra o en avión’; ‘dudaba si llegaría a la hora precisa’. ¿Conclusión?: Si en esa construcción interviene la conjunción ‘que’, antepóngale la preposición, y no se equivocará.* 

Los apellidos tienen plural, no importa que la tendencia actual sea a negárselo, como en la siguiente frase: “…el hijo del mayordomo de la hacienda Guacharacas, que perteneció a los Uribe” (El Tiempo, Colombia, 7/1/2020). A propósito de esto, encontré en el poema citado de Félix Lope de Vega la siguiente octava real*: “Cerdas, Mendozas, Laras, Pimenteles, / Henriques, Rojas, Ponces, Silvas, Castros, / Toledos, Vegas, Córdobas, Manueles, / Estúñigas, Girones y Alencastros, / Guzmanes, Sandovales, Coroneles, / dignos que en jaspe, bronces y alabastros / la fama los escriba, y que sus hechos / no los sepulten envidiosos pechos” (Libro IV). Y en el índice de las obras de Marco Fidel Suárez se lee: “Apellidos. Tienen plural como todos los nombres: los Carvajales, los Gracos, los Udsinos. No es preciso que el apellido vaya en  plural después de varios nombres propios: Juan, Luis y León Ayala”. *Octava real: Literatura. Estrofa de ocho versos endecasílabos (once sílabas) que riman así: primero con tercero y quinto, segundo con cuarto y sexto, y séptimo con octavo. Pero, ¿a quién le interesa hoy la métrica? ***

La siguiente, una declaración del señor Leyner Palacios –el líder social amenazado– para El Tiempo: “El cooptamiento del territorio por el ELN se ha ampliado…” (9/1/2020). Ni ‘cooptamiento’, ni ‘cooptar’. “La acción y el efecto de cooptar” es ‘cooptación’; y ‘cooptar’ es “llenar las vacantes que se producen en el seno de una corporación mediante el voto de los integrantes de ella”. Y no es esto lo que está sucediendo en los terrenos que desocuparon los miembros de la agrupación terrorista de las FARC. Esos espacios geográficos están siendo ‘ocupados’ por Gabino y sus muchachos mediante las armas, la intimidación, el reclutamiento de menores,  la destrucción de oleoductos, la extorsión y la minería ilegal. Y esto no es ‘cooptación’. ***

Mauricio Pombo, en su columna de El Tiempo (14/1/2020) cita esta frase del libro ‘Lo que fue presente’ de Héctor Abad Faciolince: “Me cuentan la echada de los benedictinos del candidato Uribe”. ¿Quién expulsó a quién? Me pregunté, pregunta que se pueden hacer muchos no familiarizados con ese medio. Para evitar esta confusión, estos dos giros: “…la echada del candidato Uribe por los benedictinos” y “…la echada del colegio de los benedictinos del candidato Uribe”. Es mi opinión.

[email protected]