1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Piden renuncia de director de Centro de Memoria Histórica

6 de noviembre de 2019
6 de noviembre de 2019

 

Bogotá, 06 de noviembre_ RAM_Durante el debate de control político que se adelanta en la Comisión Segunda del Senado de la República, los integrantes de la oposición arremetieron contra el director del Centro de Memoria Histórica, Rubén Darío Acevedo, por sus posiciones sobre temas como el de los falsos positivos.

Para los senadores Iván Cepeda y Antonio Sanguino y la representante María José Pizarro, el funcionario quiere esconder la verdad sobre el conflicto armado en Colombia y por eso debe renunciar a su cargo.

Pero no solo eso, Cepeda confirmó que será instaurada una queja disciplinaria en su contra por violar la ley y la Constitución al, supuestamente, desconocer los derechos de las víctimas.

“Su conducción del Centro Nacional de Memoria es una grave amenaza para la memoria de las víctimas y la construcción de la memoria histórica y de la propia historia contemporánea del país, por lo tanto, le pedimos su renuncia”, señaló.

«Le anunciamos que vamos a interponer una queja disciplinaria en su contra por varios asuntos, uno de ellos por la reiterada evasión de respondernos los cuestionarios de un debate de control político. Usted ha violado artículos de la ley de víctimas, como el 143 y el 144 en el que dice que se prohíbe censurar la memoria. Vemos que puede haber un conflicto de interés y hay un ataque al acuerdo de paz violando el acto legislativo 02 del 2017”, dijo.

Además, el senador Sanguino dijo que, con sus acciones, Acevedo podría estar escondiendo la verdad sobre el conflicto que se vivió con los paramilitares, luego de que se hicieran algunos cambios en la dirección encargada de recopilar información sobre este fenómeno.

“La memoria sobre el paramilitarismo está en riesgo en el Gobierno del presidente Duque y bajo la dirección de Rubén Darío Acevedo como funcionario al frente del Centro de Memoria Histórica. Al Centro de Memoria le corresponde un papel fundamental en la construcción de un relato del fenómeno paramilitar, sobre su origen, su actuación y su impacto”, manifestó.

Los congresistas también se quejaron de que el director del Centro de Memoria Historia no hubiera atendido el llamado del Senado a este debate de control político.

El director del Centro de Memoria Histórica, Rubén Darío Acevedo, compareció en este debate de control político por la gestión que ha hecho en esa entidad y luego de que la oposición pidiera su renuncia.

Acevedo se defendió de las acusaciones en su contra y advirtió que su pensamiento político jamás ha influido en las decisiones tomadas al frente de la entidad.

“Me han acusado del delito de opinión, el problema es que pienso diferente a ustedes, ¿cuál es el problema?, el problema sería que yo ponga mi punto de vista en la institución, demuestren que yo cambio la ley, pero están diciendo mentiras, la ley solo la puede cambiar el Congreso”, señaló.

“Yo no tengo el derecho de condenarlos a ustedes porque piensan que este conflicto armado tuvo unas causas objetivas, que este conflicto armado se basó en la exclusión, surgió de las injusticias sociales, yo no tengo derecho a descalificarlos por eso”, indicó.

Acevedo dijo además que las posiciones expresadas sobre algunos temas, no le impiden desempeñarse en un cargo público.

“Ustedes no quedan excluidos de ocupar cualquier cargo en la democracia y las instituciones de este país. Yo soy un hombre de principios liberales y soy un demócrata y creo que el pensamiento de una persona es respetable, incluso para discutir con ella”, manifestó.

Dijo además que su deber y el de todos los colombianos es defender y cumplir la Ley de Víctimas, independiente de si se está o no de acuerdo con ella.

“Uno puede tener objeciones con leyes, pero hay que acatarlas, aunque no nos gusten, eso he hecho con la ley 1448 o Ley de Víctimas. Yo juré ante el presidente cumplirla y ella tiene diversos componentes, no solo reconoce la existencia de un conflicto, yo lo que he dicho es que no puede ser un dogma, pero reconocer el conflicto puede ser parte de una estrategia política y con un interés jurídico, no es un dogma no es una profesión de fe no es algo que le toque los hilos íntimos de sus creencias como cuando preguntan por Dios”, añadió.

El debate de control político aún no ha terminado y continuará en una próxima sesión de la Comisión Segunda del Senado de la República.