27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Operación apriete.

6 de noviembre de 2019

Esteban Jaramillo

Confirmado el entrenador Bodhert, comienza la operación apriete. El Once Caldas ya no es su tienda, ni la parcela que dominaban sus caprichos, porqué su fracaso ha reducido su maniobra. Los resultados hablan por si solos y los señalan como responsable. Lejos se ve, en el tiempo, su auge breve, antes de que emprendiera el camino equivocado.

El ejercicio reciente, lo concluyó sin balas: Eliminado y aporreado, así maquille con el respaldo de sus jefes la pésima campaña.

Poder, con liderazgo e influencia, se necesitan para emprender su tercer proyecto, lo que parece no tener. Obligado se ve Tulio Mario Castrillón a hacerse sentir como punta de lanza de lo planeado, como el que realmente manda, para evitar el barco a la deriva. Es la típica conducta de otros clubes y lo fue en el Once Caldas, cuando con Quintero y el profe Montoya se ganó la copa Libertadores. El presidente en el mando, con severo filtro en las decisiones técnicas y administrativas.

Mucho por corregir, mucho por cambiar, mucho por innovar. El auge narcisista en el interior del club debe ser reemplazado por trabajo tenaz y persistente, para la mejoría e innovación en el juego.

La pelota como bandera. Eso es lo nuestro. Sin paseos autodestructivos desde la defensa hacia el ataque como única alternativa en la organización y ejecución de las jugadas, que ahoga nerviosos a los aficionados, porque no hay lucidez en los interpretes.

No es hora de castigos ejemplares, como se pide, desde la locuacidad del hincha o el descontrol apasionado de los medios. Es la del rediseño, con futbolistas implicados con el club, con la camiseta, y no solo con el sueldo.