13 de diciembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales - Cierre 2019

Las repúblicas más duraderas están en América

21 de noviembre de 2019
21 de noviembre de 2019

“América nace en una ley de gigantes y esa ley sigue estando presente, pero olvidamos que haber imaginado la República fue un ejercicio profundamente innovador que partió la historia contemporánea, porque las repúblicas más duraderas no están en Europa, sino en América”.

Esta fue una de las reflexiones que acompañó el panel de cierre del Seminario internacional “Imaginando repúblicas en tiempos de Independencia”, un espacio que reunió a historiadores en torno al ejercicio de superación que hace 200 años permitió imaginar la creación de repúblicas y que sigue guiando nuestro presente.

En el marco de la reflexión del Bicentenario, más de 200 asistentes aceptaron el reto de hablar de la creación de las repúblicas en el continente americano. El Seminario se desarrolló en ocho mesas de trabajo, en las que importantes historiadores exploraron reflexiones propias de la Independencia alrededor de temas como: las formas de la comunidad política; el concepto de soberanía y reconocimiento; la explosión de un nuevo espacio público; los regímenes emocionales y morales de lo político; los nexos entre el saber y el poder; y la ciudadanía como campo de disputa, que surgieron de una lenta ruptura del poder colonial.

Los procesos de emancipación en América fragmentaron las cuatro grandes demarcaciones virreinales de la época. En ese sentido, la Gran Colombia, establecida en los límites del antiguo virreinato de la Nueva Granada, dio lugar al nacimiento de las repúblicas de Colombia, Ecuador, Venezuela, y posteriormente de Panamá, en 1903. Del antiguo virreinato del Río de la Plata surgieron las repúblicas de Bolivia, Argentina, Paraguay, y luego Uruguay, en 1828.

La República de Colombia, por su parte, se estableció en la ciudad de Santo Tomás de Angostura, que hoy se conoce como Ciudad Bolívar en Venezuela. El territorio estuvo dividido en tres departamentos: Venezuela, Cundinamarca y Quito, que a su vez tenían tres capitales: Caracas, Bogotá y Quito.

Experiencia política contemporánea

Para el profesor Francisco Ortega, del Departamento de Historia de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), “las investigaciones presentadas durante el Seminario son frescas e invitan a seguir discutiendo en torno a procesos importantes de la creación de nación para comprender ese pasado, situarnos en el presente e imaginarnos lo que viene. Desde esta lectura, el Bicentenario constituye una ocasión propicia para reflexionar sobre los fundamentos de nuestra experiencia política contemporánea”.

Con el fin de resaltar, de manera incluyente, la complejidad y la diversidad del proceso de Independencia en el territorio nacional, la UNAL, el Banco de la República, la Universidad del Rosario, el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) y el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), invitaron a reflexionar sobre los campos interdisciplinarios que han sufrido trasformaciones en los últimos 20 años, como el área de relaciones internacionales, el derecho de lo público y de lo político, y la historia económica del continente.

Al respecto, el historiador Franz Hensel, politólogo y autor del libro Vicios, virtudes y educación moral en la construcción de la República, 1821-1852, afirma que “hace diez años este Seminario no se hubiera podido hacer, pero hoy la extraordinaria materialidad de las imaginaciones que se presentaron permite explorar temas actuales y no quedarse con la historia que nos han contado como un único referente”.

Para el académico, “es importante guiar una próxima versión del Seminario en las historias de las instituciones que permitieron los procesos de Independencia y en la exploración plural de ese nacimiento de repúblicas, entendiendo ese concepto en la vida local, provincial y territorial del continente y su influencia sobre los ciudadanos que las habitaron”.

Y agrega que “nos cuesta pensar en lo difícil que fue para los artesanos de las primeras construcciones republicanas imaginar lo inimaginable. Más allá de imaginar las independencias, llevarlas a cabo para construir nuevos Estados fue un ejercicio superador que se llevó a la realidad y por eso reflexionar sobre estos temas, a pesar de que la Independencia es un tema repetitivo, resulta importante para entender un país en evolución”.

Con información de la Agencia de Noticias UN – Unimedios