22 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La crisis de desarrollo en Manizales

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
19 de noviembre de 2019
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
19 de noviembre de 2019

El desarrollo fue un concepto creado después de la segunda guerra mundial, con él también nació el concepto de subdesarrollo. Y a propósito de la visita del profesor Arturo Escobar y de la conferencia que orientó en la Universidad de Caldas, sale esta columna para hablar de la crisis de desarrollo en el mundo y en Manizales, además de los retos de los nuevos gobernantes y de la ciudadanía para cambiarlos.

El maestro Escobar escribió el libro La Invención del Tercer mundo, un libro fundamental para entender los estándares de desarrollo que impusieron los países que ganaron la segunda guerra mundial, donde aquellos que no tenían estos prototipos por supuesto eran subdesarrollados. Esa visión del mundo sigue hoy en día, los territorios quieren imitar a otros que creen que son ‘superiores’ o más ‘exitosos’, ya sea porque tienen más edificios,  grandes avenidas o mayor cantidad de bancos, entre otros. A esto se le suma el papel del neoliberalismo como modelo cultural, un modelo por supuesto también en crisis, que se conjuga perfectamente con todo lo que adolecemos y que nos pone en la obligación de cambiar la visión y los comportamientos que venimos asumiendo con el medio ambiente y con los demás seres vivos.

En este sentido y con la crisis de valores que tenemos, donde el éxito y el progreso se miden por lo material y por lo que se tiene, en Manizales tenemos una seria crisis de desarrollo que se evidencia en la movilidad que estamos padeciendo, esto solo para abordar uno de los temas. Una ciudad de 400 mil habitantes aproximadamente, que tiene 181 mil vehículos registrados, donde hay un carro o una moto por cada dos personas y donde su parque automotor ha crecido un 132% en los últimos 10 años, según datos del Informe de Calidad de Vida, 2019, de Manizales Cómovamos; es una ciudad caótica, donde es casi imposible movilizarse y donde hay una crisis de desarrollo. Y muchos saldrán a decir que “existen municipios con peores indicadores”, y seguro tienen razón, pero si seguimos con este “consuelo de tontos” y negando nuestra realidad, seguramente no encontraremos soluciones reales y viables a nuestras necesidades.

Con lo anterior se puede determinar que la mayoría de personas quieren tener su propio vehículo, en unos casos por necesidad, pero también porque así se mide su nivel de “éxito”. Es decir, si una persona llega a una edad donde ya recibe ingresos por sus actividades laborales y no tiene carro o como mínimo moto, la misma sociedad, los medios de comunicación, la publicidad y modelo neoliberal de consumo le hace sentir que ha fracasado. Así, Manizales con ese alto porcentaje de crecimiento de su parque automotor, con obras simultaneas en casi todas sus avenidas principales, porque están mal planificadas en términos de tiempo, y sumado a las lluvias que generan desastres ambientales y congestión; se convierte en un municipio estresante y colapsado que se termina pareciendo a esas ciudades “desarrolladas” que tanto han querido imitar algunos de nuestros gobernantes. Así perdemos uno de los grandes atractivos históricos que hemos tenido y es el de un territorio pequeño, acogedor y tranquilo para turistas esporádicos o de largo plazo (estudiantes universitarios) que quieren visitarnos o vivir acá.

Entonces, si no cambiamos nuestra visión de progreso, si nuestros valores culturales no dan un giro de 180 grados y si no pensamos en un modelo de desarrollo adecuado a nuestras necesidades, estos problemas no solo se agudizarán, sino que nos llevarán a convertirnos en un territorio inviable, poco atractivo para los foráneos y homogéneo a lo que el “desarrollo” a postulado y a lo que el neoliberalismo nos quiere exigir.

La tarea es ardua y no todo se solucionará en un periodo de gobierno, pero si existe voluntad política y una visión distinta desde los mandatarios municipales, empezando por la construcción y puesta en marcha de un Sistema Estratégico de Transporte novedoso, amigable y bien planificado, seguro avanzaremos y daremos grandes pasos.

#21N: el próximo jueves todos a marchar, ese es un derecho constitucional que debemos ejercer y lo tenemos que hacer en paz y con la cabeza fría que el momento histórico nos exige, pero de la misma manera debe ser enérgico y decidido para que el gobierno nacional entienda que las cosas deben cambiar y que la crisis de desarrollo también está en todo el país.

 

@julianelpolit

[email protected]