10 de diciembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales - Cierre 2019

Entrevista El control preventivo, una nueva y eficaz herramienta anti-corrupción

28 de noviembre de 2019
28 de noviembre de 2019

Desde el 15 de este mes asumió funciones como gerente seccional de la Auditoría General de la República con sede en Armenia y jurisdicción en Caldas, Quindío y Risaralda, el profesional caldense Jorge Iván Orozco Hoyos, quien tiene la misión de ejercer vigilancia y control sobre las contralorías territoriales de los tres departamentos. En diálogo con EL DIARIO, Orozco Hoyos indicó que una de las principales novedades de la gestión de la Auditoría General es la implementación del control preventivo, concomitante, posterior y selectivo que estableció el acto legislativo 04 de este año. El nuevo Auditor Regional fue  presidente de la junta directiva del Centro de Contadores Públicos de Manizales, gerente general de la Industria licorera de Caldas, presidente de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Empresas Licoreras, tesorero general de Manizales, gerente encargado del Instituto de Valorización de Manizales, INVAMA, y del Hospital de Caldas y docente catedrático de varias universidades.

¿Cuáles son sus responsabilidades como Auditor Regional?

Acorde con los lineamientos y la propuesta de la Auditora General de la República, Alma Carmenza Erazo, la responsabilidad primordial de la Auditoría Regional es hacer un seguimiento, vigilancia y control a la implementación del acto legislativo No. 4 de 2019 el cual incorpora el control fiscal preventivo, no previo, concomitante, posterior y selectivo. Igualmente la implementación del Sistema Nacional de Control Fiscal, SINACOF, para que las contralorías territoriales maximicen la vigilancia de los recursos públicos.

¿Cuántas contralorías territoriales están bajo su competencia?

En Caldas tenemos dos: las Contralorías Departamental y la Municipal de Manizales; en Risaralda tres: la Departamental y las Municipales de Pereira y Dosquebradas y en el Quindío dos: la departamental y la Municipal de Armenia. Y por delegación de la Delegada de Control Fiscal apoyamos también los trabajos que hacen en las Delegaturas Departamentales de la Contraloría General en Caldas, Risaralda y Quindío. Todas las Contralorías, tanto departamentales como municipales, están bajo nuestra vigilancia.

¿Estos despachos qué tanta cantidad de recursos públicos están vigilando?

En este momento todavía no tengo la cifra exacta, pero lo que sí es que el presupuesto de las Contralorías Departamentales y Municipales están muy ajustados a las funciones que ejercen. Nuestra vigilancia no es solamente sobre la rendición de cuentas, que es el manejo y la aplicación de los recursos, sino que va hasta la participación ciudadana y al ejercicio del control fiscal que ellos le están ejerciendo a sus auditados.

¿Qué implicaciones tiene el nuevo control preventivo, no previo?

Implica una mayor responsabilidad y cuando salga la regulación es realmente cuando las Contralorías puedan advertir, previo al acontecimiento de los hechos que pueden dar la posibilidad de materializarse los riesgos de detrimento patrimonial. Esto conlleva a que jamás vuelva a haber un control previo, pero que sí haya un control preventivo y que los daños al patrimonio público puedan tratar de hacerse hasta lo posible para que éstos no se causen. Las Contralorías estaban llegando posterior a que se materializarán los hechos del detrimento y esto estaba causando un enorme daño, por ello fueron los problemas de corrupción que teníamos y tenemos en muchas partes del país. Lo que busca el control preventivo es que efectivamente las Contralorías puedan tener una acción en el acto y que lleguen a prevenir a las administraciones de hechos que pueden causar detrimento patrimonial.

¿Qué fuerza, legal o jurídica, tendrán estos controles de advertencia?

Nosotros estamos de acuerdo con el acto legislativo No. 04 de 2019 y la Auditora General de la República está trabajando a nivel central, inclusive con la Contraloría General de la Nación, para tener todas las resoluciones y los ajustes a los aplicativos para que efectivamente cuando el Contralor General ejerza estos controles de advertencia y preventivos realmente deban ser acatados por los diferentes organismos. Así que la fuerza de estos controles es vinculante y su desacato puede llegar a tener implicaciones de control fiscal. Es decir puede llegarse, incluso, a ir a juicios de control fiscal.

¿Cree usted, como proponen algunos, que las contralorías territoriales deban desaparecer?

Este asunto me parece que ya fue tratado por el Congreso de la República, donde no fue aprobado, y la Contraloría General de la República, de acuerdo con lo que planteó por su propia iniciativa, lo que determinó es que se debía dar un seguimiento y control y que se debían dar instrumentos mayores a las contralorías territoriales para que éstas cumplan su función. De no hacerlo, de acuerdo con los evaluaciones, ahí entraría la Auditoría General de la República a considerar y hacerle seguimiento al impacto del control fiscal que ejercen estos despachos y a la rendición de la cuenta y le dará herramientas para que la Contraloría General determine en qué casos, y en aplicación de ese acto legislativo, podrá llegar inclusive a retomar el control o a ejercer el control fiscal de las entidades de las cuales las Contralorias territoriales no estén haciendo el trabajo como debe ser.

¿El actuar de las contralorías de la región ha estado ajustado a la normatividad vigente?

Sí, la verdad es que lo que hemos encontrado hasta el momento y terminando el proceso auditor que encontré en marcha, las Contralorías han venido rindiendo adecuadamente la cuenta y vienen haciendo juiciosamente un trabajo que ha permitido que la Auditoría General de la República simplemente esté haciendo un seguimiento, pero sin sanciones y en un ejercicio fiscal adecuado. Logicamente habrá unos hallazgos que en su momento tendremos que revelar de acuerdo con el proceso auditor que estamos realizando este año, los cuales son de orden administrativo y de planes de mejoramiento de la Contralorías territoriales.

¿Ya se reunió con todas las contralorías que debe auditar?

Ya me reuní con el Contralor Departamental del Quindío y con el Municipal de Armenia, proximamente solicitaré una entrevista con el Contralor General de Caldas y con la Contralora Municipal de Manizales, así mismo con el Contralor Departamental de Risaralda y con los Municipales de Pereira y Dosquebradas. Además hacemos parte de las Comisiones de Seguimiento y Moralidad Pública de cada uno de ellos acorde con las denuncias y los casos que se tratan allí a través de audiencias públicas.

DESTACADO

«El nuevo control preventivo busca prevenir a las administraciones de hechos que pueden causar detrimento patrimonial»

Cortesía El Diario, Pereira