28 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

De qué me hablas joven

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
12 de noviembre de 2019
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
12 de noviembre de 2019

Ser joven en política no es garantía para hacer bien las cosas, es más, puede ser contraproducente porque ya hay un discurso instaurado que muchos repiten como loros y que se trata sobre la experiencia que no tiene esa persona joven para ocupar un cargo público en cualquier administración nacional o local. Ser joven es una condición biológica por la que todos hemos pasado y que ya está reglamentada legalmente, así que ya no es la medicina o la ciencia la que determina qué es ser joven, sino una ley que intenta –con muchos fallos-, velar por los derechos y garantías de esa población.

Hace poco más de un año cuando estábamos en la campaña por la presidencia, muchos argumentaban que votarían por Iván Duque por su juventud, que eso garantizaba nuevas ideas y ganas de transformar este país. Hoy después de lo que él ha hecho con Colombia sabemos que esa característica no es garantía si no va acompañada de responsabilidad, rigurosidad, disciplina y respeto por quienes votaron, pero además de contar con un equipo capacitado y unos asesores de primera categoría que piensen más en los beneficios generales que en intereses particulares.

En Manizales y en Caldas tenemos un gran reto, demostrar que los jóvenes que ganamos en las pasadas elecciones del 27 de octubre, podemos hacer las cosas de manera distinta, con argumentos y con trabajo arduo. Para ello es necesario escuchar a la ciudadanía y rodearnos de las mejores personas para que ayuden a cuidar los recursos públicos, y recibir asesoría con el único interés de que los proyectos de ciudad sean para el beneficio de los ciudadanos. De esta manera demostraremos que ser joven no es un obstáculo, sino una fortaleza.

En términos de cultural política, los resultados de las elecciones regionales son un revolcón a lo que históricamente había pasado en el país. Ahora la tarea y el balón están en nuestra cancha, demostrar que estas nuevas generaciones tienen el talento y las capacidades para hacer las cosas diferentes y para defender los recursos públicos, es la tarea más importante y con la que se expondrá la verdadera revolución de la política en Colombia.

El dicho “hay que cambiar todo para que nada cambie” nos toca refutarlo y transformarlo. Vamos cambiando poco a poco y es el tiempo de las nuevas ideas y de dejar atrás una cantidad de vicios y pensamientos errados que todavía nos mantienen en el machismo político y social recalcitrante que debemos derrotar. Ahora tenemos que hacer que el papel de la mujer, de los jóvenes y de los que quieran transformar la política sea más relevante y tenga mayor importancia para trabajar unidos para darle una alternativa a la ciudad y un respiro a la nueva política.

Pese a las críticas sobre los jóvenes y la falta en muchos casos de experiencia para los temas públicos, también hay que mencionar que aquellos que tienen la experiencia necesaria y ya han pasado su proceso de joven, no lo han hecho bien, sus resultados en la mayoría de los casos han sido nefastos y la corrupción ya tiene cansado a todo el mundo, pero sobre todo a los jóvenes. En definitiva los jóvenes queremos darle la oportunidad a la renovación de la política y pasar de la apatía a ser protagonistas del cambio.

@julianelpolit

[email protected]