27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Capturan a su hija en Barranquilla Gobierno colombiano, en guardia para que excongresista Merlano no salga del país

4 de octubre de 2019
4 de octubre de 2019

Bogotá, 4 oct (EFE).- La fuga de película que protagonizó la excongresista colombiana Aída Merlano, condenada a 15 años de cárcel por corrupción electoral, llevó este jueves al Gobierno nacional, que comparó el caso con un espectáculo de telerrealidad, a reforzar los controles migratorios para evitar que la prófuga salga del país.

«La señora Aída Merlano tiene dos anotaciones, primero por la pena que está cumpliendo y hoy se sumó otra por fuga de presos», dijo a periodistas el canciller, Carlos Holmes Trujillo.

Adicionalmente, Trujillo aclaró que «Migración Colombia ha enviado a todos los puntos migratorios la fotografía y la tarjeta decadactilar para extremar los controles» y que así la excongresista no escape hacia el exterior.

El caso de Merlano, de 43 años, tomó tintes de película de acción en la mañana del pasado 1 de octubre cuando, después de pedir permiso tres meses antes, obtuvo una autorización para ir a una cita médica fuera de la cárcel El Buen Pastor de Bogotá.

La intención de la mujer era asistir a un odontólogo en el Centro Médico de la Sabana, donde le iban a realizar un tratamiento estético.

Para el traslado de la política, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que hoy está en el ojo del huracán por la fuga y la suma de errores que la facilitaron, designó un vehículo y dos guardianas.

Al consultorio, ubicado en un tercer piso del centro médico, Merlano llegó acompañada por una de sus escoltas, que la espero fuera.

Pasadas tres horas, el odontólogo que la atendió, identificado como Javier Cely Barajas, salió del consultorio y le dijo a la guardiana que la paciente había quedado dentro.

Sin embargo, cuando la guardiana entró a buscarla la excongresista no estaba.

El centro médico indicó en un comunicado que hacia las 15:00 hora local (20:00 GMT) «la administradora fue notificada de que la señora Merlano se había fugado por una de las ventanas del consultorio donde estaba siendo atendida».

El Inpec dio a conocer un video tomado de una cámara de seguridad ubicada en una entrada del establecimiento de salud en el que se observa una soga que toca el piso y de fondo transeúntes y vehículos en movimiento.

Merlano se descuelga abruptamente y cae acostada ante la sorpresa de quienes pasan por el lugar.

Los sorprendidos transeúntes tratan de auxiliarla sin imaginarse el caso pero la política se pone en pie y camina hacia una motocicleta que la espera. Se sube y recibe un casco que le pasa el conductor, se lo pone y juntos emprenden la huida.

En otro vídeo tomado de una cámara instalada en el consultorio se ve que la exsenadora se quita la ropa con la que entró y se deja un pantalón y una blusa blancos que lleva debajo.

Además, de su bolso saca la soga, la amarra a una de las bases de una mesa y se desliza hasta el primer piso.

Durante las tres horas que duró la cita entran y salen varias personas, entre ellas el odontólogo y una enfermera.

El dragoneante (guardián) Óscar Robayo, del sindicato del Inpec, manifestó que dentro del consultorio había también «dos familiares» de Merlano, a quienes describió como «una señora de 25 años y un joven de 19 años».

La ministra de Justicia, Margarita Cabello, sostuvo hoy que «una situación de estas, que parecía más un reality que la vida de una persona privada de la libertad, indica que hubo una ruptura y un incumplimiento de los protocolos del Inpec».

Cabello señaló que «hay que tomar medidas inmediatas» pues no se puede «permitir una burla de estas en una señora privada de la libertad que fue condenada por delitos electorales y que en plena campaña electoral haga el show que está haciendo».

De hecho, por los errores que hicieron posible la fuga de Merlano ya rodaron las primeras cabezas.

La Procuraduría (ministerio público) ordenó el martes la suspensión por tres meses de ocho funcionarios de El Buen Pastor, entre ellos la directora, la subdirectora y el comandante de custodia y vigilancia.

También, Cabello pidió ayer la renuncia del director general del Inpec, general William Ruiz Garzón.

Aída Merlano nació en el seno de una familia humilde del barrio Buenos Aires, de Barranquilla.

Su primer contacto con la política lo hizo a los 14 años de la mano de su padre, Domingo Merlano, quien era uno de los líderes barriales al servicio de la familia Gerlein, una de las más poderosas de la costa Atlántica colombiana.

Egresada de la facultad de Derecho de la Universidad Libre, desde muy joven se destacó por el trabajo de logística electoral en su ciudad natal.

Durante años se abrió paso en el «gerleinismo» y para muchos de no haber sido condenada por delitos contra el sufragio se hubiera consolidado como la heredera del poder político de ese clan barranquillero que tuvo a Roberto Gerlein como congresista durante más de 50 años.

Merlano fue representante a la Cámara entre 2014 y 2018 y su investidura como senadora para el periodo 2018-2022 fue anulada en septiembre del año pasado por el Consejo de Estado por superar los gastos máximos establecidos por la ley para la financiación de las campañas electorales.

El Consejo de Estado detalló que el Consejo Nacional Electoral estableció en poco más de 884 millones de pesos (unos 252.800 dólares) el máximo permitido para campañas.

Sin embargo, Merlano gastó más de 1.730 millones de pesos (unos 494.900 dólares) en su candidatura, según las pruebas recogidas por la Fiscalía General.

La investigación de esa entidad también señaló que Merlano pagó más de 6.000 millones de pesos (unos 1,7 millones de dólares) en votos en la costa Caribe colombiana para las elecciones legislativas de marzo, hecho por el que fue enviada a la cárcel, al igual que el empresario Julio Gerlein, hermano del exsenador Roberto Gerlein.

Bajo la tutela de Julio Gerlein y ante el retiro de Roberto de la vida pública debido a sus problemas de salud, Aída Merlano intentó llegar al Senado pero las autoridades descubrieron en su sede de campaña una estructura criminal de compra y venta de votos por lo que terminó presa hasta el pasado martes cuando escapó de forma cinematográfica. EFE

Capturan en Barranquilla a hija de Aída Merlano por delito de fuga de presos

Bogotá, 4 oct (EFE).- La hija de la excongresista colombiana Aída Merlano Rebolledo, quien huyó de prisión este martes cuando estaba en una cita odontológica en Bogotá, hecho que quedó registrado en video, fue capturada hoy en la ciudad de Barranquilla por el delito de fuga de presos, informaron fuentes oficiales.

«Ella se movilizaba en un vehículo en compañía de un amigo y en ese momento es abordada por las unidades de Policía Judicial donde se le da a conocer la orden de captura», dijo a periodistas el general Ricardo Alarcón, comandante de la Policía de Barranquilla.

La mujer, de 20 años, cambió en febrero pasado ante la Registraduría Nacional su nombre, Karolyne Manzaneda Merlano, por el de Aida Victoria Manzaneda Merlano.

La orden de captura contra la joven fue emitida por el juzgado 153 municipal de Bogotá por su presunta participación en la fuga de su madre y en las próximas horas será trasladada a la capital colombiana.

Según las autoridades, la hija de la excongresista aparece en uno de los videos del día de la fuga en el consultorio en el que la prófuga era atendida por un odontólogo y desde el que escapó de la custodia del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

Merlano Rebolledo, que fue elegida como senadora para el periodo 2018-2022 pero no asumió el cargo, se fugó del Centro Médico de la Sabana en la capital colombiana, donde le iban a realizar un tratamiento estético odontológico.

Para el traslado de la política, el Inpec designó un vehículo y dos guardianas.

Al consultorio, ubicado en un tercer piso del edificio, Merlano llegó acompañada por una de sus escoltas, que la espero fuera.

Pasadas tres horas, el odontólogo que la atendió, identificado como Javier Cely Barajas y sobre quien también pesa una orden de captura, salió del consultorio y le dijo a la guardiana que la paciente había quedado dentro.

Sin embargo, cuando la guardiana entró a buscarla la excongresista no estaba.

El centro médico indicó en un comunicado que hacia las 15:00 hora local (20:00 GMT) «la administradora fue notificada de que la señora Merlano se había fugado por una de las ventanas del consultorio donde estaba siendo atendida».

El Inpec dio a conocer un video tomado de una cámara de seguridad ubicada en una entrada del establecimiento de salud en el que se observa una soga que toca el piso y de fondo transeúntes y vehículos en movimiento.

Merlano se descuelga abruptamente y cae acostada ante la sorpresa de quienes pasan por el lugar.

Los sorprendidos transeúntes tratan de auxiliarla sin imaginarse el caso pero la política se pone en pie y camina hacia una motocicleta que la espera. Se sube y recibe un casco que le pasa el conductor, se lo pone y juntos emprenden la huida.

En otro vídeo tomado de una cámara instalada en el consultorio se ve que la exsenadora se quita la ropa con la que entró y se deja un pantalón y una blusa blancos que lleva debajo.

Además, de su bolso saca la soga, la amarra a una de las bases de una mesa y se desliza hasta el primer piso.

Durante las tres horas que duró la cita entran y salen varias personas, entre ellas el odontólogo, una enfermera, la hija de la política y un joven que al parecer también es su hijo.

Merlano fue representante a la Cámara entre 2014 y 2018 y su investidura como senadora para el periodo 2018-2022 fue anulada en septiembre del año pasado por el Consejo de Estado por superar los gastos máximos establecidos por la ley para la financiación de las campañas electorales.

La investigación determinó que la mujer también pagó más de 6.000 millones de pesos (unos 1,7 millones de dólares) en votos en la costa Caribe colombiana para las elecciones legislativas de marzo, hecho por el que fue capturada y condenada a 15 años de cárcel.

Este viernes la Policía colombiana publicó un volante en el que ofrece 50 millones de pesos (unos 14.569 dólares) por información que permita la captura de Merlano Rebolledo. EFE