1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Análisis Entre la orquesta del Titanic y la hoguera de las vanidades

29 de octubre de 2019
29 de octubre de 2019

“La realidad de la izquierda y los sectores alternativos en Pereira, a la luz de los resultados electorales”

Los resultados electorales para la alcaldía de Pereira, muestran a los grupos políticos que componen el sector de centro izquierda alternativa en la región, que divididos son menos, el caso de Pereira es el ejemplo perfecto para realizar este diagnóstico.

Pero primero veamos cómo se comportaron los partidos de esta franja de opinión en sus apuestas electorales del domingo 27 de octubre.

ALCALDIA DE PEREIRA

PARTIDO
CANDIDATO
VOTOS OBTENIDOS
PORCENTAJE

ALIANZA VERDE
ALEJANDRO GARCIA
27.063
12.89%

POLO DEMOCRATICO
CARLOS A. CROSTHWAITE
8.501
4.05%

TOTAL

35.564
16.94%

CONCEJO DE PEREIRA
PARTIDO
CURULES AL CONCEJO
VOTOS OBTENIDOS
PORCENTAJE

ALIANZA VERDE
DOS (02)
15.702
7.69%

POLO DEMOCRATICO
CER0 (0)
5.544
2.71%

COLOMBIA HUMANA UP
CERO (0)
1.575
0.77%

MAIS
CERO (0)
2.495
1.22%

TOTAL

25.316
12.39%

Los resultados obtenidos el 27 de octubre explican el fracaso de los proyectos disruptivos en materia electoral, al provocar una dispersión en la participación de los partidos alternativos en la ciudad.

Es lamentable que la familia Arango (Luis Enrique y Gonzalo) siga definiendo los destinos, de los partidos de centro izquierda en Pereira. Desde hace varios años la acción toxica del clan Arango, incide pérfidamente en la intención de construir una confluencia democrática de nuevo tipo para hacer política local. Gonzalo Arango desde el Moir, mueve los hilos para que esa facción repita el leitmotiv de cero alianzas con la izquierda del partido comunista, la UP, el Petrismo y por supuesto el partido Farc. Esa acción a todas luces incoherente e inexplicable ha llevado a los militantes de base del Moir al paroxismo de cortar todo tipo de relación y dialogo político con personas que manifiesten su militancia o simpatía con el movimiento que lidera el senador Gustavo Petro y la coalición de los decentes; las respuestas de los amigos del Moir, suelen ser parcas y con monosílabas, incluso guardan silencio y evitan saludar para evitar la incomodidad de iniciar un dialogo con alguien que piense distinto, desvían la mirada del interlocutor que los interpela y continúan ensimismados en sus pensamientos, total ese vacío comunicacional lo llenan con los grupos de WhatsApp de su partido y de militantes que piensan igual, por lo que en vez de diversificar las opiniones, las cierran alrededor de las matrices dogmáticas que rotan repetitivamente por sus redes.

En esa postura de apegos sectarios, que avanza a contracorriente de la realidad de la ciudad y de los tiempos tumultuosos que estamos viviendo, ha caído la profesora universitaria y concejala de Pereira, Adriana González; esta mujer que en el pasado hizo parte de los colectivos de defensa de los DD. HH y ha abanderado luchas en defensa de la educación y el patrimonio público, hoy es una sombra de sí misma. Lejos quedo su asertividad y buen juicio, que en otros tiempos le permitió contribuir en la construcción de acuerdos en la diversidad para defender intereses ciudadanos, así como su capacidad para tender puentes entre combos divergentes del movimiento social y el activismo político de izquierda; hoy lamentablemente los sustituyo por la adhesión al discurso cerrado y exclusivo del Moir y su mentor Gonzalo Arango.

Los resultados electorales de ayer domingo 27 de octubre son una dura lección para Adriana González, esos escasos 1.845 votos obtenidos por su candidatura y 5.544 alcanzados por la lista del Polo Democrático, son la sanción del votante critico a la ausencia de un proyecto amplio por parte del polo democrático en Pereira. Esta dirigente desconoció la inteligente invitación a construir una lista de convergencia al concejo de Pereira por parte de los sectores de izquierda (Colombia humana-UP, Mais, el partido Farc) a fin de conjurar el riesgo evidente de no superar el umbral requerido en los comicios de 2019, era claro que la postulación de Carlos Alfredo Crosthwaite a la alcaldía de Pereira y su obligada renuncia como concejal, le restaría votos a la lista al concejo con respecto a las elecciones del 2015; donde crosthwaite obtuvo casi 4.000 votos, lo que permitió la obtención de la curul para el polo en esa ocasión. Sin embargo, en esta oportunidad primaron mas los dispositivos de exclusión y ruptura expuestos por los dirigentes del Moir al interior del polo democrático, que la responsabilidad con la ciudadanía y el clamor de los sectores progresistas de tener un mayor número de cabildantes honestos y progresistas en el cabildo de la capital de Risaralda.

De otro lado, igualmente de perturbadora y desafortunada es la influencia del exrector de la Universidad Tecnológica de Pereira Luis Enrique Arango en el Partido Alianza Verde- Compromiso Ciudadano, pues la tesis de segregarse radicalmente de la izquierda petrista, esgrimida por este dirigente en coro con otros voceros de la franja que respalda al exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo en Risaralda, frustro la posibilidad de alcanzar un acuerdo de convergencia alternativa que le plantara cara a las maquinarias políticas en la ciudad.

La petición reiterada de participar en una consulta interpartidista para definir un (una ) candidato (a) de coalición a la alcaldía de Pereira, de los movimientos alternativos de la alianza verde, polo democrático, Colombia humana UP y Mais, se estrelló en los oídos sordos y la negativa del Fajardismo de conformar una alianza sin ambigüedades, que se erigiera en una opción real de disputarle el triunfo a las redes políticas y cacicazgos dominantes Pereira: Hablamos de la red (Gallo-Duque-Gaviria-Char-Maya- Samy Merheg). Y la red. (Noreña-Tamayo-Salazar-Soto- Patiño-Habib Merheg-Sigifredo Salazar).

Queda en el aire la pregunta ¿de verdad le interesa a un dirigente político como Luis Enrique Arango, construir una verdadera alternativa para Pereira o lo que busca es fortalecer su posición de negociación con el statu quo para mantener su participación burocrática en la administración municipal, tal como lo hizo hace cuatro años en la alcaldía de Juan Pablo Gallo?

Lo que si esta claro es que la ciudadanía de Pereira, esta hastiada de la politiquería y castigo duramente a las candidaturas de las maquinarias, pues el electo alcalde de Pereira Carlos Maya, llega a su cargo con un respaldo exiguo del 28% de los votos depositados y su seguidor mas cercano Mauricio Salazar apenas conquisto el 26% de los sufragios, lo que es peor, sumados sus guarismos: 60.000 votos Maya, 55.000 votos Salazar; no alcanzan la votación lograda por el actual alcalde Juan Pablo Gallo de 126.000. en las elecciones del año 2015.

Referencio estos datos para insistir que el voto de opinión premia las acertadas decisiones que tomen los movimientos alternativos, el candidato Alejandro García de la alianza verde obtuvo una histórica votación de 27.000 sufragios en estas elecciones, mientras que por Carlos Alfredo Crosthwaite del polo democrático votaron 8.500 personas, entre ambas candidaturas obtuvieron el 17% de los votos para la alcaldía de la ciudad, lo que refuerza el hecho cumplido, que una alianza entre los sectores alternativos (verdes, compromiso, polo, Colombia Humana-UP) podría haberle dado el triunfo a un candidato de centro izquierda en Pereira, tal como ocurrió en ciudades como Bogotá, Cali, Manizales, Santa Martha y Villavicencio.

Ojala estas lesiones le abran las entenderás a todos los actores políticos alternativos de la ciudad, para que desde ya inicie un ejercicio de “diálogos improbables” entre los que componen el espectro de centro izquierda, que permita construir acuerdos ciudadanos para defender los intereses vitales de los que habitamos la capital y de su territorio.

Julio Arenas
Defensor de DD.HH e investigador social y político