25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dizque el voto es secreto

6 de octubre de 2019
Por María Fernanda Restrepo Torres
Por María Fernanda Restrepo Torres
6 de octubre de 2019

No tengo el reconocimiento, ni el poder de influir, ni mucho menos el liderazgo de opinión de otros colegas. De hecho, nunca he trabajado en un medio de comunicación: lo más cerca de ello que he estado fue la pre y la práctica en dos periódicos universitarios; y ahora este, el espacio que disfruto escribir cada vez que el tiempo me lo permite.

Por eso no considero ni espero que mi pensamiento cambie perspectivas, es sólo un ejercicio de comunicación y diálogo. En parte disfruto eso: no ser reconocida, no tener que estar explicando ni aclarándolo todo, caminar por la calle en el más profundo anonimato y que solamente mi familia, mis verdaderos amigos y dos o tres más conozcan mis más profundas razones, desazones y sueños.

Hace un año leí una serie de columnas donde periodistas y otras personas que gozan de reconocimiento entre la ciudadanía anunciaban su intención de voto para las elecciones a Senado y Cámara de Representantes. También considero que es necesario leer, releer, preguntar y analizar ante la avalancha de noticias falsas y propaganda negra propia de esta época. La mayoría conocemos las inclinaciones políticas de los demás. Sí, el voto es libre y secreto; pero esa lógica descansa en paz en estos días de multi-presencia virtual, así que aquí voy yo.

A la Gobernación de Caldas votaré por Luis Carlos Velásquez. Estoy plenamente convencida de la gran gestión del actual gobernador y discrepo de esas declaraciones venenosas señalando que acá no se ha hecho nada bueno. Quien lo afirma me hace pensar que está desconectado del antes y el ahora, que no conoce bien este departamento que quiere liderar y sobre todo me llena de incertidumbre pensar que llegará a deshacerlo todo. Mi voto es por la garantía de continuar el buen camino en el que nos deja Guido Echeverri Piedrahíta.

A la Asamblea Departamental votaré por Juan Sebastián Gómez. Creo que la política con espacio para la diferencia es buena para todos, máxime cuando no se es (como yo) una persona amante ni inmersa hasta el pelo en el tema. Siento que con él la cultura, el deporte, la conciencia del cuidado animal y los movimientos juveniles tienen una representación en esos lugares donde solo se mueve el clientelismo y los cuantiosos ceros a la derecha. Y de lejos, su valla es la mejor que he visto en años.

Mi voto al Concejo nunca es secreto, el que me conozca de verdad lo adivinaría de inmediato, como hace 4 años: Jhon Hemayr Yepes. No pienso cambiarlo, por más conocidos que haya en las listas y me generen simpatía, deseo de apoyar o interés de renovación en esa corporación. La defensa y el respeto animal no son moda, no pueden retroceder y acá se han logrado cosas. Que más quisiera yo que un Alcalde con la voluntad del de Medellín, capaz de atravesársele a los festejos taurinos.

Me identifico plenamente con las palabras del actual Concejal cuando lo atacan por defender y luchar por los animales, mientras las necesidades humanas son apremiantes: “A mi me eligieron para defender la causa animal. Para lo otro hay 18 concejales más”. Como electora me satisface y en él veo la posibilidad de seguir avanzando hacia una ciudad que respete los seres sintientes y rechace cualquier acto de maltrato contra criaturas inocentes y en ocasiones más inteligentes que todos nosotros juntos.

Dejé de último el voto a la Alcaldía de Manizales porque es el que me parece más complicado. Cuatro candidatos (una interesante quinta opción echada a perder); pero las opciones reducidas a sólo dos, justo los dos que están empeñados en difundir mentiras uno del otro a través de sus equipos asesores, creyendo que todos somos torpes para no reconocer los perfiles, noticias y páginas falsas. Cadenas van, memes vienen, y en ese trance ninguno de los dos me convence.

Mientras tanto dos excelentes opciones hacen fila. Andrés Felipe Betancourth, docente, conocedor de la academia, respetuoso de sus aliados y con el apoyo del mejor Senador del país (por quien también voté el año anterior). Lamentable que haya debido enfrascarse en discusiones por la rebeldía de quien se llamó alternativo y se haya desperdiciado la opción de unidad en torno a una loable candidatura. Ese tiempo hoy cobra factura, pero veo en él -por su formación y trayectoria- una oportunidad de trascender en educación, convivencia y medio ambiente (menos cemento, por favor).

Y finalmente diré que me inclino por la candidatura de Jorge Hernán Yepes. ¡Qué horror! podrán decir algunos, por lo que el apellido Yepes representa en Caldas. Sin embargo Arturo, su hermano, enconado contradictor de nuestro actual Alcalde, hoy apoya a Jorge Hernán Mesa (sí, el del mismo Alcalde). En todo caso acá no estoy hablando de ellos sino del candidato médico: me gusta su seriedad, su trato respetuoso, la tranquilidad, claridad y conocimiento que le he visto en los debates, entrevistas y foros.

Cosas que no se filtran ampliamente a la opinión pública, como la gran humanidad con cada paciente durante su paso por Santa Sofía, me generan confianza y empatía. A diferencia de otros, no se desencaja cuando le enrostran los escándalos familiares: el que nada debe, nada teme. Es conocedor de la realidad manizaleña, tiene el recorrido y la capacidad gerencial. Me agrada que tanto él como Betancourth hacen oídos sordos a la campaña negra, no tienen bodegas, quien los defiende lo hace genuinamente.

Todavía tengo 20 días para decidir pero no creo que cambie de parecer, más bien se afianzarán mis posturas. No seamos mezquinos deseando que a una ciudad le vaya mal sólo porque no ganó el que yo quería, no es oponerse por oponerse. En cuatro años muchas cosas cambian (las alianzas de esta contienda lo demuestran), pero si a nuestros dirigentes les va bien, estaremos bien todos. Espero que quedemos en buenas manos.