15 de octubre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Ansiedad y poca atención afectarían desempeño deportivo en los niños

8 de octubre de 2019
8 de octubre de 2019

La toma de decisiones, la atención, y en especial la ansiedad, llegarían a afectar funciones físicas y cognitivas de los deportistas infantiles que practican tenis.

La ansiedad extrema en atletas puede ser nociva para el desempeño competitivo, ya que esta viene acompañada de síntomas corporales causados por la activación del sistema nervioso autónomo, como el aumento de la frecuencia cardíaca y la sudoración, entre otros, lo cual induce cambios que dificultan atender la información relevante para coordinar eficientemente el movimiento, afectando la técnica deportiva.

Para analizar la relación que existiría entre estos factores y la efectividad del gesto técnico deportivo “golpe de derecha”, es decir la suma de movimientos coordinados que realizan los niños para ejecutar esta acción dentro del tenis, Aura Catalina Zea Robles, magíster en Fisioterapia del Deporte y la Actividad Física de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), realizó un estudio en el que participaron jugadores con edades entre 7 y 12 años.

La magíster destaca que este deporte requiere un elevado grado de formación y habilidad en cuatro áreas principales: táctica, técnica, física y psicológica, y exige un grado máximo de perfección en diversos movimientos, los cuales se ejecutan con un alto nivel de precisión.

Es por estas condiciones que el entrenamiento de la atención juega un papel importante en los logros, entendiéndola como la capacidad de focalizar selectivamente la conciencia, filtrando y desechando la información no deseada, importante si se tiene en cuenta que el tenis es un deporte individual, en el que usualmente el jugador no solo compite contra el adversario, sino que está rodeado de público.

Para evaluar la relación existente entre este factor, junto con la ansiedad y la toma decisiones, así como la capacidad de ejecutar con éxito el gesto técnico “golpe de derecha”, la investigadora trabajó con 24 niños organizados en dos grupos etarios, uno de 7 a 9 años (8 niños) y otro de 10 a 12 años (16 niños).

Con ellos se aplicaron como instrumentos de evaluación el Test de Percepción de Diferencias (CARAS) para la variable atención, la Escala de Ansiedad Manifiesta (SAS-2) para la variable ansiedad, y se realizó un video gráfico en situación de juego para evaluar la efectividad del gesto técnico y la eficacia en la toma de decisiones de los niños.

Nivel de concentración

La prueba de concentración, en la que los niños debían buscar diferencias entre tres rostros en un tiempo determinado, le permitía a la investigadora obtener el nivel de concentración antes de que ingresaran a la cancha, mientras que la prueba de ansiedad se aplicó después de que los niños hicieran un ejercicio específico en competencia en la cancha, donde fueron grabados para monitorear su comportamiento durante el juego.

También se evaluó la calidad de patrones motores como variable que igualmente puede intervenir en la efectividad del “gesto técnico”; esto se hizo por medio de la prueba Bruininks-Oseretsky Test of Motor BOT-2, para descartar si esta variable intervenía o no en el desempeño deportivo de los niños.

La información recolectada se analizó con la ayuda de un especialista en estadística, para identificar qué variable afectaba más la ejecución del “gesto técnico”. Entre los resultados se observaron mayores puntajes para las mujeres comparado con los hombres en todos los parámetros.

“Cuando un niño sufre algún proceso de ansiedad, este va a afectar todas sus funciones cognitivas, es como una cadena de eventos, si se afecta una se afecta el resto y también el gesto técnico”, detalla la magíster.