16 de septiembre de 2019
Aguas de Manizales. Banner septiembre de 2019.

La filarmónica de Berlín

11 de septiembre de 2019
Por Óscar Alarcón
Por Óscar Alarcón
11 de septiembre de 2019

MACROLINGOTES

Se fueron las canas de la orquesta Filarmónica de Berlín. Sí, las canas de Simon Rattle, a quien recientemente vimos en el Julio Mario Santo Domingo dirigiendo la orquesta de Londres. Se fue porque se le acabó su período. Llegó a reemplazarlo Kiril Petrenko, ruso, de 47 años. Esa escogencia es resultado de una especie de cónclave para elegir papa. Sus 123 músicos se reúnen en un lugar aislado y secreto en donde silencian no solo sus instrumentos sino los teléfonos fijos y celulares. Se apartan del mundo para votar tantas veces cuantas sean necesarias para escoger a quien ha de llevar la batuta del director que antes la tuvieron Herbert von Karajan, Claudio Abbado y más recientemente Rattle. La votación la hacen con suficiente anticipación para que el elegido logre compenetrarse con quienes serán “sus” músicos.

A principios del 2015, por primera vez desde 1882, esos “obispos” no lograban ponerse de acuerdo para encontrar el reemplazo de Rattle porque la votación se polarizó en dos bloques  y solo después de un sinnúmero de intentos se vio el humo blanco: eligieron a un tercero en discordia, poco conocido, al ruso Kiril Petrenko, pero formado en Viena, quien no se parece a su antecesor: joven, con menos de cincuenta años, no es alto, con barba, el primer judío que dirige la famosa agrupación y, contrario a quien reemplaza, no tiene una sola cana. El debut fue el pasado 23 de agosto con un teatro lleno y al día siguiente repitió el concierto en la puerta de Brandemburgo ante un pueblo agolpado. Dirigió la novena sinfonía de Beethoven, muy distinta a la que tantas veces se le oyó a Karajan y al mismo Rattle, cuando se celebraron los veinticinco años de la caída del muro de Berlín.

Buen debut del nuevo director de la Filarmónica, interpretando la novena de Beethoven (himno de la Unión Europea) con la oda a la alegría de Schiller, en donde no se sabía si era más bello el coro o la soprano Marlis Petersen.