15 de octubre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Desde plataformas digitales se prevendrán muertes por rayos

14 de septiembre de 2019
14 de septiembre de 2019

Por medio de canales como YouTube y nuevas tecnologías, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales busca capacitar a los ciudadanos sobre las medidas de precaución que se deben tomar durante las tormentas eléctricas, con el fin de reducir las más de 150 muertes por descargas de rayos que se presentan anualmente en el país.

A pesar de que, en promedio, el 90 % de las personas que son impactadas por rayos sobreviven, las consecuencias son muy serias e incluyen: pérdida de memoria, déficit de atención, problemas para dormir, entumecimiento de miembros, mareos, debilidad, cuadros depresivos y funcionamiento irregular de órganos temporal o permanente, entre otros.

Para prevenir estos sucesos, el Grupo de Investigación Environmental Energy and Education Policy e3p, de la UNAL Sede Manizales, trabaja en diferentes programas de responsabilidad social con los que busca brindar pedagogía de una manera dinámica a los ciudadanos del común, quienes no ven en los rayos una amenaza presente.

La plataforma YouTube, conocida por la mayoría de los usuarios de internet, será la principal herramienta que utilizarán los investigadores del Grupo e3p para capacitar a los internautas sobre las precauciones que se deben tomar cuando se vean en mitad de una tormenta, ya sea en la casa o al aire libre.

“Abriremos un canal de YouTube en el que los expertos e investigadores haremos videos cortos –de segundos– para contarle a la comunidad en general cuáles son los indicios a los que deben estar atentos y cómo actuar ante la presencia de tormentas eléctricas. Además utilizaremos el espacio para dar a conocer los avances del grupo de investigación en la caracterización de este fenómeno natural. Lo que buscamos con esto es llegar a una población más diversa con información que de otra forma no tendrían cómo conocer”, añadió el investigador.

App preventiva

Así mismo se está trabajando en el diseño de una aplicación que se quiere incluir en los planes de Gestión de Riesgo de la ciudad, con la cual los usuarios puedan recibir alertas en el momento en el que se produce una tormenta y les ofrezca diferentes recomendaciones, como por ejemplo por cuánto tiempo no deben salir al aire libre o qué tipo de aparatos mantener sin electricidad.

“Se debe tener presente que cuando un rayo afecta a una persona no se produce por un caso fortuito. Generalmente los accidentes ocurren por descuido. En este sentido queremos capacitar y enseñarles a las personas las precauciones que deben tener”, puntualizó el profesor Camilo Younes Velosa, vicerrector de la UNAL Sede Manizales y líder del Grupo de Investigación e3p.

Agregó que, “por ejemplo durante una tormenta no se debe permanecer en sitios abiertos, nunca sentarse en el suelo, evitar refugios elevados o situarse debajo de un árbol aislado. Tampoco se debe estar cerca de líneas de transmisión eléctrica, cables aéreos, vías de ferrocarril, tendederos de ropa, cercas ganaderas o torres metálicas de comunicaciones. Estos son algunos de los datos que el ciudadano común desconoce y eso es lo importante de esta iniciativa”.

Problema de peso

Según explica el directivo, cada 12 meses caen en el territorio colombiano un promedio de 8 millones de rayos, especialmente entre abril y mayo, y entre octubre y noviembre, épocas que coinciden con las dos temporadas de más lluvias.

“Para tener idea de las dimensiones de la fuerte actividad eléctrica en la atmósfera colombiana, en el “corredor de rayos” de Florida, zona de Estados Unidos que tiene una de las más intensas ocurrencias de estos fenómenos en el continente, la densidad es de 16 rayos/km2 al año. En Colombia hay sitios en los cuales se registran entre 60 y 80 rayos/km2 al año”, manifestó el investigador.

También son muchos los rayos que caen sin afectar a humanos, pero hay miles que, aunque se perciben lejanos, dañan infraestructuras. Al año 15.000 transformadores de distribución de energía son destruidos por rayos, más o menos 1.000 por departamento en el centro del país.