20 de septiembre de 2019
Aguas de Manizales. Banner septiembre de 2019.

Abucheado Uribe en La Calera

13 de septiembre de 2019
13 de septiembre de 2019

Bogotá, 13 de septiembre_ RAM_El senador del Centro Democrático Uribe Vélez, sigue en la promoción de campaña para candidatos de su partido. Sin embargo, el político no es bien recibido en todas las zonas a las que asiste.

El más reciente episodio, difundido por redes sociales, deja ver al exmandatario de los colombianos ofuscado por los gritos de rechazo con los que fue recibido en La Calera.

Con pancartas de rechazo y gritos de «fuera Uribe», el exmandatario fue recibido por un grupo de personas en el municipio cundinamarqués. «Les contaron mal la historia», dijo después en su discurso.

Un agrio recibimiento tuvo hoy el expresidente y senador del Centro Democrático Álvaro Uribe, en su visita al municipio de La Calera, en Cundinamarca, a donde llegó para expresar su respaldo a los candidatos de su partido, el Centro Democrático, a la Alcaldía y el Concejo.

“Fuera Uribe, fuera Uribe” fueron los gritos de algunos ciudadanos, quienes además llevaron pancartas con mensajes como: «Uribe no es bienvenido en La Calera», los cuales molestaron visiblemente al exmandatario, quien llegó a responder: “Cállense” al final les pidió a quienes lo acompañaban: “Sáquenme”.

Sin embargo, en un breve discurso y visiblemente exaltado, el exmandatario se refirió a los logros de su gobierno y en un momento, ante los abucheos que se seguían escuchando por una parte de una parte del público, dijo: «Hacen silencio o los callamos».

Sus palabras quedaron registradas en videos grabados en celulares y difundidas en la red social de Twitter por personas que incluso las califican como una «amenaza»: En las imágenes se ve a Uribe Vélez alegando y manoteando en repetidas ocasiones. Inmediatamente, los guardaespaldas del senador lo rodearon.

Más adelante, el senador, ya en tarima, aprovechó el micrófono para tildar de gritones a sus detractores y manifestó que por esa zona la guerrilla le hacía «ojitos» a Bogotá. También, insinúo que quienes lo reprochan no tienen conocimientos suficientes en la historia del país.