15 de octubre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

ABC de la nutrición para niños

20 de septiembre de 2019
20 de septiembre de 2019
Imagen LABFARVE

DR. MIGUEL ÁNGEL GUAGNELLI
Endocrinólogo Pediatra

Es normal que a los padres les preocupe el crecimiento y desarrollo de sus hijos, y por ello buscan tomar las mejores decisiones. Uno de los aspectos en los que suelen poner más atención es la alimentación, que relacionan con una mejor salud. En efecto, una nutrición adecuada es fundamental para que los niños logren un potencial adecuado en crecimiento, en el desarrollo de su cerebro, adquisición de capacidades y para muchas otras funciones. En este texto hacemos un breve recuento de los datos más importantes acerca de la nutrición en la infancia:

1.       La alimentación debe ser balanceada

Esto significa que los niños deben consumir cantidades adecuadas de macronutrientes, esto es, combinar adecuadamente las cantidades de:

• Carbohidratos: Almidones y azúcares, prefiriendo siempre frutas y vegetales, además de granos integrales

• Grasas: Preferentemente “buenas” como aceites vegetales y pescados

• Proteínas: Tanto de origen animal (res, pollo, pescado, lácteos, huevo) como vegetal (frijoles, lentejas, soya)

Este balance se logra teniendo una variedad amplia de alimentos y combinándolos adecuadamente. Dicho balance también incluye limitar el número de alimentos ricos en calorías, azúcares y grasas, habitualmente conocidos como “comida chatarra”.

2.       La alimentación debe ser rica en micronutrientes

Los micronutrientes, habitualmente englobados dentro del término “vitaminas y minerales” incluye una serie de elementos indispensables para el funcionamiento adecuado del organismo. Vitaminas como la A y la D, y elementos como el Hierro, el Yodo y el Zinc son fundamentales. Esto es particularmente importante en Colombia, ya que los resultados de la Encuesta Nacional de la Situación Nuricional (ENSIN 2015) mostró que la prevalencia de anemia en niños de 0 a 4 años es de 24,7% en promedio, aunque disminuye a 8% en la edad escolar de 5 a 12 años. En este mismo grupo de edad la prevalencia de algunas deficiencias es alta, por ejemplo: Vitamina D 21%, Yodo 8%, Zinc 36%. De ahí que se considere prioritario que dichos nutrimentos se encuentren en los alimentos que los niños consumen de forma regular.

3.       Vigilar el tamaño de las porciones

La cantidad de alimento que consumen los niños suele ser objeto de errores de percepción y de subjetividad. Esto quiere decir que frecuentemente a sus padres o cuidadores les parece que no comen lo suficiente debido a que les parece que sus porciones son pequeñas. En realidad, la mayor parte de los niños tiene una gran capacidad de autorregulación que les permite comer lo que necesitan tomando en cuenta su nivel de actividad física y sus necesidades de energía. Por ello es fundamental respetar el apetito de los niños y no forzarlos a comer más allá de lo que les apetece.

4.       La hidratación es fundamental

Un complemento de la alimentación es el agua, que los niños deben tener disponible cuando la necesiten de forma segura y limpia. Tanto la Organización Mundial de la Salud como otras entidades relacionadas con el cuidado de los niños recomiendan evitar el consumo de bebidas azucaradas, así como limitar el consumo de jugos, aun cuando sean de origen natural. Las únicas bebidas recomendadas además del agua natural son la leche y los lácteos debido a su contenido de proteínas y de calcio, que frecuentemente se encuentran fortificadas con algunas vitaminas.