16 de septiembre de 2019
Aguas de Manizales. Banner septiembre de 2019.

Se apagó para siempre la voz prodigiosa de Ricardo Fuentes

31 de agosto de 2019
31 de agosto de 2019

Texto e imagen cedidos por El Diario a EJE 21

A los 75 años de edad, de los cuales vivió varios en Pereira, dejó de existir en Pereira el cantante popular Ricardo Fuentes, cuyo verdadero nombre era Ricardo Mogollón Salguero, nacido en Cundinamarca.

Su vida artística comenzó en 1970 cantando boleros y logrando éxitos muy grandes, que han perdurado en el tiempo y que siempre son reclamados por sus múltiples admiradores, entre ellos  “Cuanto te debo”, “Por Amor”, “Se acabó”, “De qué Presumes”, “Que seas feliz” y “Para que no me olvides».

Su medida, su afinación, su experiencia y su profesionalismo lo llevaron a cantar además baladas, mambo rock y música bailable. Por la venta de sus discos ganó tres Discos de Oro y centenares de reconocimientos gracias a su brillante carrera artística que lo llevó por los mejores escenarios del mundo.

Su última presentación fue en octubre de 2009 para la celebración de los ocho años del Restaurante La Bodeguita, ubicado en Elephant and Castle, en Londres. Al año siguiente se enfermó, debiendo suspender las presentaciones en público que tenía proyectadas.

Los últimos días de su vida, los pasó Ricardo Fuentes en Pereira, en donde estaba radicado, sometido a una silla de ruedas debido a las consecuencias de una operación de columna. Además en los últimos años ya no podía interpretar sus conocidas canciones debido a un problema de garganta.

Su único hijo, de nombre Ricardo como su padre, reside en Estados Unidos.  Su deceso llenó de dolor y de pesar los círculos artísticos y culturales de Pereira en donde gozaba de especial aprecio.

RECUADRO

El cancionero de Fuentes

Cuánto te debo

De qué presumes

Un regalo

Gotitas de dolor

Tu amor con él o conmigo

Muchas gracias corazón

Con eso me pagas

Con cositas a mi

Un cigarrillo y un café

Te agradezco el consejo

Mi consentida

Se acabó el juguetico

Para que no me olvides

Necesito un corazón

Zapatos rotos