7 de diciembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales - Cierre 2019

Campeones privados de la gloria suprema

12 de agosto de 2019
12 de agosto de 2019
Sara López

Natalia Arriaga

Lima, 11 ago (EFE).- Tienen dos cosas en común, una buena y una mala. La buena, que son los mejores del mundo en su deporte. La mala, que no podrán demostrarlo en unos Juegos Olímpicos.

Alex Cujavante. Imagen http://www.coc.org.co

Porque la arquera Sara López y el patinador Alex Cujavante, ambos colombianos, y la racquetbolista Paola Longoria y el pelotari Arturo Rodríguez, mexicanos, han triunfado en los Panamericanos de Lima conscientes de que aquí termina su ciclo. El siguiente paso natural, Tokio 2020, no está en su horizonte. Los Juegos Olímpicos les niegan el reconocimiento.

Los cuatro se han proclamado campeones panamericanos en Lima. Sus compañeros de otros deportes que han tenido el mismo éxito se refieren sin excepción a la siguiente meta, Tokio. Ellos no tienen ese referente.

‘Turi’ Rodríguez revalidó el pasado año en Barcelona su título mundial de paleta de goma y en Lima ganó este sábado la medalla de oro, al imponerse en la final al argentino Facundo Andreasen.

La paleta de goma en frontón de 30 metros, su especialidad, es una de las modalidades de pelota vasca, un deporte que fue olímpico en los Juegos de París 1900 (con solo dos competidores, España y Francia) y como deporte de exhibición en París 1924 (con los mismos dos participantes), México 1968 y Barcelona 1992.

Aunque el presidente de la Federación Internacional es un francés, Dominique Boutineau, no hubo manera de que los organizadores de los Juegos de París 2024 incluyesen este deporte entre sus propuestas para esa edición. El ‘breakdance’ le ganó la partida.

«El año pasado fuimos al campeonato mundial, ganamos cuatro o cinco oros y nadie lo supo. Ahora que venimos aquí sí nos escuchan», comentó ‘Turi’ Rodríguez sobre el escaso reconocimiento de los éxitos de la pelota en su propio país.

Para que la pelota esté en los Olímpicos, opinó, «falta mucho trabajo desde instituciones y federaciones».

«En el caso de México se mencionó que llegó a haber 5.000 canchas, ahora desgraciadamente las están derribando. Para mí es una tristeza cada vez que me entero. Si hay que hace algo, dar exhibiciones, estaré ahí», prometió.

Sara López domina con autoridad la clasificación mundial de arco compuesto desde hace años. Reconocida en 2018 por su federación internacional como la mejor del mundo, la arquera de Pereira es el fruto más visible del boom experimentado por el tiro con arco colombiano en los últimos seis años, de la mano del entrenador venezolano Heber Mantilla.

En Lima ganó la medalla de oro individual y el bronce por equipos mixtos, en la primera incursión de esta disciplina en los Panamericanos. La federación internacional espera precisamente que Lima sea un argumento a favor de la inclusión del arco compuesto en el programa olímpico.

Curiosamente, esta prueba sí forma parte de los Juegos Paralímpicos.

Entre los deportes de raqueta que pugnan por entrar en los Juegos Olímpicos, el squash ha estado a las puertas en un par de ocasiones, pero el ráquetbol lo ha tenido más complicado.

Sin embargo, se vislumbra una esperanza cuando se aproximen los Juegos de Los Ángeles 2028 porque el ráquetbol sí es un deporte bastante popular en Estados Unidos, que organizó los tres primeros mundiales y ha ganado 16 de los 19 disputados hasta ahora.

Paola Longoria, con tres títulos mundiales individuales y otros tantos en dobles, además de tricampeona panamericana de la disciplina, considera que la ausencia es «un tema de dinero entre el Comité Olímpico Internacional y la Federación Internacional y la Europea, que tienen conflictos».

Lamentaría que el sueño se hiciese realidad cuando ella, que tiene 30 años, ya haya colgado la raqueta, pero en todo caso se sentiría «feliz» de saber que aportó algo «a la evolución del deporte» y a su popularidad.

Otra de las raquetbolistas en Lima, la argentina María José Vargas, apuntó que a la hora de entrar en los Juegos Olímpicos es clave que sea un «deporte televisable».

El ráquetbol, opinó, «es difícil de televisar, se pierde mucho por lo rápido del juego, a diferencia del tenis, que tiene un estadio gigante y todo un campo que mostrar».

También será necesario, añadió, que el ráquetbol repita las conquistas logradas en Asia y vaya ahora por Europa.

Cuando pasea por su ciudad natal, Barranquilla, Álex Cujavante puede presumir de tener allí un patinódromo que lleva su nombre. Es el homenaje de sus vecinos al múltiple campeón mundial en pruebas de velocidad.

Aunque solo tiene 24 años, tampoco es probable que Cujavante llegue a participar en unos Juegos Olímpicos. La única modalidad del patinaje que se ha ganado ese premio es el monopatín, que está en el programa de Tokio 2020 y París 2024. No hay noticias de que esté en puertas de incorporarse en próximas ediciones.

Sería una buena noticia para Colombia, que en Lima ha ganado cinco medallas de oro y una de plata en patinaje de velocidad. «Somos los mejores del mundo y hay que demostrarlo», dijo Cujavante tras ganar en Lima el oro en los 10.000 metros. Pero por el momento tendrán que buscar sus medallas olímpicas en otras disciplinas. EFE