12 de noviembre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Acuerdos por cerca de un billón de pesos logró la Supersalud entre EPS y hospitales

31 de agosto de 2019
31 de agosto de 2019

Cerca de un billón de pesos han acordado pagar las EPS y varias secretarías municipales y departamentales a los hospitales e IPS del país, a través de las mesas de flujo de recursos y las jornadas de conciliación organizadas por la Superintendencia Nacional de Salud, desde agosto de 2018 hasta julio de 2019.

“Las mesas de flujo de recursos son el principal producto que tiene la Supersalud”, asegura Fabio Aristizábal Ángel, Superintendente Nacional de Salud, quien adelanta una cruzada por el fortalecimiento de los hospitales públicos y porque las EPS garanticen la calidad de los servicios a sus afiliados.

Oxigenando los hospitales

En las mesas de flujo de recursos, la Supersalud convoca a las EPS y a los hospitales de uno o varios departamentos, para que se pongan de acuerdo en cuánto es la deuda de las aseguradoras y se hagan pactos para su pago, con lo que se oxigena la red hospitalaria del país.

Desde agosto de 2018 hasta julio de 2019, se hicieron 33 mesas de flujo de recursos en Bogotá, que favorecieron a 251 hospitales e IPS privadas de 25 departamentos, conacuerdos por $587.000 millones.

Otros $355.000 millones se acordaron en 12 jornadas de conciliación realizadas por la Superintendencia en las regiones y 587 audiencias de conciliación, entre agosto de 2018 y julio de 2019, en Bogotá. En total se hicieron 881 pactos o acuerdos de pago.

Por la calidad de las EPS

Una de las instrucciones que dio el presidente de la República, Iván Duque, es que se queden en el Sistema de Salud solo las EPS que les cumplan a los colombianos y demuestren la calidad de sus servicios.

La Supersalud tiene así a 19 EPS en medida de vigilancia especial, revocó la autorización para prestar servicios de salud al programa de salud de Comfacor e inició larevocatoria total a otra EPS.

De la misma manera, ordenó tres revocatorias parciales: Coomeva (Meta, Cauca y Cundinamarca), Medimás (Chocó, Sucre y Cesar) y Comparta (Cundinamarca, Huila y Bolívar). E inició una revocatoria parcial a Ambuq (en Valle, Magdalena y Córdoba).

“Como lo dice el presidente Duque, ahora se buscará que la UPC (Unidad por Capitación) no se entregue a las EPS solo en razón del número de afiliados, sino también de la calidad de sus servicios”, aseguró el Superintendente Aristizábal.

Recuperación de hospitales

La Superintendencia también trabaja para salvar hospitales públicos. Por ello, tiene en intervención forzosa para administrar a nueve de estos: el Universitario del Caribe, de Cartagena; Departamental de Villavicencio; San José de Maicao; San Andrés ESE de Tumaco; Río Grande de la Magdalena, de Magangué; San Jerónimo, de Montería; Universitario de Sincelejo; San Andrés ESE, de Chiriguaná (Cesar) y Alejandro Próspero Reverend, de Santa Marta.

El Hospital Departamental San Francisco de Asís, de Quibdó, fue intervenido para liquidar y el Hospital Departamental Federico Lleras Acosta ya fue recuperado y entregado al departamento del Tolima.

Medidas cautelares

Para asegurar aún más los ingresos para la red pública y evitar que las EPS concentren sus pagos en pocos prestadores de salud, la Superintendencia decidió actuar de formapreventiva y, a través de una medida cautelar inédita en el sector, comenzó a restringir de forma provisional el pago que se hace por giro directo.

A través de esta medida, que se estrenó en enero de 2019, la Supersalud suspendió de forma provisional pagos a las EPS del régimen contributivo Comfacor, Emdisalud, Saludvida y Medimás, por concentrar giros en entidades propias o vinculadas.

También solicitó ajuste (que es distinto a la suspensión) de los giros programados en el Régimen Contributivo por Coomeva, Cruz Blanca, SOS, Saludvida, Famisanar y Medimás.

 

En el régimen Subsidiado solicitó ajuste a los giros de 30 EPS.

Otras 14 EPS fueron multadas por la Superintendencia con más de $10.000 millones por incumplir con el giro directo entre agosto de 2018 y junio de 2019: Capresoca, Comfacor, Capital Salud, Comfamiliar Cartagena, Convida, Emssanar, AIC-EPSI, Dusakawi, Comfacundi, Asmet Salud, Nueva EPS, Coosalud, Emdisalud y Ambuq.

Otras acciones

Desde agosto de 2018 a julio de 2019 han sido sancionadas en primera instancia 267 entidades y personas naturales, por un total de $57.644 millones, por las presuntas deficiencias en la prestación de los servicios de salud, en los reportes de información, en el flujo de recursos y sostenibilidad financiera del Sistema General de Seguridad Social en Salud.

Entre agosto de 2018 y julio de 2019 se abrieron 348 procesos administrativos y se han confirmado en segunda instancia 232 sanciones por $14.682 millones.

A la fecha, el juez de la Supersalud ha tramitado 1.298 demandas interpuestas por los usuarios y ha fallado en el término de 20 días, ordenando la intervención quirúrgica de usuarios, la instalación de marcapasos, la entrega de medicamentos, entre otros, de forma inmediata.

La Superintendencia ha sido fortalecida a través de instrumentos jurídicos como la Ley 1949 de 2019 que le dio ‘dientes’ a la entidad, permitiéndole imponer multas hasta8.000 SMLMV y sancionar a gerentes de entidades de salud; el Plan Nacional de Desarrollo, que le permite aprobar o desaprobar la compra de acciones en las EPS; y la Ley 1966 de 2019, que garantiza que las revocatorias que ordene sean de ejecución inmediata y crea el Sistema Integrado de Control, Inspección y Vigilancia, que dirigirá la Supersalud, y del que también harán parte las superintendencias Financiera, de Sociedades y de Industria y Comercio.