28 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Costo de la Democracia

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
30 de julio de 2019
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
30 de julio de 2019

Hace un par de semanas estuvo Ariel Ávila en Manizales, un interesante politólogo y gran conocedor del conflicto armado colombiano y de sus consecuencias en la política nacional. Entre todos los interesantes datos que mencionó y que están expresados en su último libro “Detrás de la Guerra”, habló sobre el alto costo de la democracia y de estar en la política electoral de Colombia.

Participar en la democracia colombiana es un derecho establecido en la constitución del 91, eso fue uno de los grandes logros de ese nuevo contrato social, donde no solo la democracia sería representativa, sino también participativa, y le daba la oportunidad a cualquier ciudadano a hacerse elegir en los diferentes cargos de elección popular que periódicamente se realizan en el país.

El Artículo 40 de la constitución dice lo siguiente: “Todo ciudadano tiene derecho a participar en la conformación, ejercicio y control del poder político. Para hacer efectivo este derecho puede: 1. Elegir y ser elegido”.

Pero la verdad es que participar es muy costoso, y parece que solo lo pudieran hacer quienes tienen la capacidad económica de gastar mucho dinero en una campaña o quien de forma ilícita pueda financiar su llegada a alguna corporación o a un cargo unipersonal. Esta última es una de las formas que usan muchas personas y donde el paramilitarismo, el narcotráfico u otras economías ilegales han podido acceder al poder electoral y tener representación en la democracia local, regional o nacional.

No solo con recursos ilegales se financian las campañas, también hay representantes en la vida pública colombiana que llegan endeudados, “empeñados” y sin libertad de acción, porque su cargo se lo deben a alguna empresa privada o multinacional que financia su campaña y deben hacer y defender las ideas que ella demande, así el electo no esté de acuerdo.

En el libro Democracia Feroz, de Gustavo Duncan, el autor muestra cómo muchos “mercenarios de la política” ponen recursos a candidatos, pero después esperan que ellos paguen esos recursos invertidos con contratos para hacer obras de infraestructura o para dedicarse a operar la alimentación de los niños o la salud de toda una comunidad ; lamentablemente se convierte en dineros perdidos, robados por esos contratistas, que obtienen grandes beneficios y réditos económicos que después volverán a “invertir” con otros candidatos, convirtiendo esto en un círculo vicioso que nos perjudica a todos.

Ser independiente, económicamente hablando en la política de Colombia o del mundo, es casi imposible, pero muchos creemos firmemente en este proceso y seguiremos apostando para lograr los que Antanas Mockus o Sergio Fajardo hicieron, donde llegaron al poder sin “venderle el alma al diablo”, o como el caso de varios congresistas como Jorge Enrique Robledo, Angélica Lozano o Iván Marulanda, entre otros, que llegaron al Congreso sin tener que recibir dineros oscuros o empeñar su libertad.

Estos son solo algunos ejemplos que se deben seguir y que impulsan nuestro empeño para llegar al poder y gobernar libres rodeados de los ciudadanos, sin deberle nada a los corruptos y demostrando que sí es posible hacer una política distinta, limpia y sin ataduras, porque esos que ven la política como un negocio y tienen intereses de poder, están dispuestos a ganar como sea, es decir, pasando por encima de sus principios y dejando para el discurso mentiras bonitas, poder tener una importante votación y ser convertirse en el gamonal electoral.

Mi punto es que se puede hacer campaña independiente, que por supuesto es más complejo y largo en el tiempo para llegar al poder, pero se puede. Por esta razón para las próximas elecciones identifique quién respalda y financia a los candidatos y sabrá de qué forma actuaran en su gobirno, no nos dejemos engañar.

 

@julianelpolit

[email protected]