20 de agosto de 2019
Aguas de Manizales. Banner mes de agosto.

Ciclismo y pesas, principales responsables del séptimo lugar de Colombia

19 de julio de 2019
19 de julio de 2019
Imagen lima2019.pe

Jorge Gil Ángel

Bogotá, 19 jul (EFE).- La delegación colombiana llega a los Juegos Panamericanos de Lima con el objetivo de superar su mejor actuación, que fue en Toronto 2015, donde obtuvo 27 oros, 14 platas y 31 bronces y terminó en el quinto lugar del medallero general por detrás de Estados Unidos, Canadá, Brasil y Cuba.

El país andino se ubica en el séptimo lugar del medallero histórico con 108 medallas de oro, a 112 de México que es sexto con 220 preseas doradas, principalmente por sus buenas actuaciones en el ciclismo, deporte en el que ha ganado 24 títulos, y en el levantamiento de pesas.

El primer campeón colombiano en las justas fue el atleta Jaime Aparicio al ganar los 400 metros vallas y obtener la única medalla del país en los Juegos Panamericanos de Buenos Aires 1951.

Cuatro años después, en México 1955, la delegación cafetera dobló su cosecha de oros y se colgó dos, uno ganado por el recordado ciclista Ramón Hoyos Vallejo en la prueba individual de ruta y el otro en la competencia por equipos, un conjunto conformado por el propio Hoyos, Efraín Forero, Justo Londoño y Benjamín Jiménez.

Colombia no asistió a los Juegos de Chicago 1959 y Sao Paulo 1963, pero volvió a competir en las justas de Winnipeg (Canadá) en 1967 donde el ciclismo le permitió al país colgarse de nuevo un oro: el de los 4.000 metros persecución que ganó Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez.

En 1971 Colombia acogió por primera vez los Panamericanos, que se celebraron en Cali, y allí obtuvo la que fue su mejor actuación hasta el momento: cuatro oros, dos de ellos ganados por el pesista Juan Romero en el envión y total de la categoría mosca.

‘Cochise’ repitió oro en Cali y también se llevó los 4.000 metros persecución por equipos, en donde estuvo acompañado José Ramón Garcés, Luis Díaz, y Jorge Barman Hernández.

La delegación andina no pudo mejorar su mejor actuación y cuatro años después, en México 1975, solo se llevó dos oros, uno en los 5.000 metros planos con Domingo Tibaduiza y el otro con Balbino Jaramillo en los 4.000 metros persecución individual.

Después de esos Juegos, Colombia tuvo actuaciones discretas en San Juan 1979, donde no ganó ninguna competencia; Caracas 1983, ciudad en la que Helmut Bellingrodt se colgó el único oro en el tiro al jabalí, e Indianápolis 1987, justas en las que obtuvo tres preseas doradas, dos de ellas ganadas por el tirador Bernardo Tobar tras imponerse en las pruebas de arma rápida y equipo.

En La Habana 1991, la delegación andina mejoró lo hecho en Cali 1971 y se llevó cinco oros, dos de ellos ganados por el patinador Guillermo León Botero en los 1.500 metros individual y en los 10.000 por equipos.

Colombia mantuvo su crecimiento en Mar del Plata 1995, con cinco oros, mientras que en Winnipeg 1999 se colgó siete.

Sin embargo, fue en los Juegos de Santo Domingo 2003 en los que el país se consolidó como potencia regional del levantamiento de pesas, pues siete de los diez oros que consiguió en las justas los ganó en esa modalidad.

Allí también sobresalió por primera vez María Luisa Calle, quien se impuso en los 3.000 metros de persecución individual femenina y revalidó su título cuatro años después en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro.

En Brasil, Colombia volvió a dominar la halterofilia y de las catorce medallas de oro que se colgó, cinco las consiguió en esta disciplina donde destacaron deportistas como Ubaldina Valoyes (75 kg), Leidy Solís (63 kg) y Diego Salazar (67 kg).

En Guadalajara 2011, Colombia volvió a figurar en el ciclismo y se colgó siete medallas de oro, de las cuales una la obtuvo en el bicicrós Mariana Pajón, a sus 19 años, y otra dos Juan Esteban Arango, en la persecución por equipos y en el ómnium.

La gran apuesta de Colombia en Toronto 2015 volvió a ser la halterofilia, en la que los deportistas cafeteros se colgaron ocho oros, tres platas y dos bronces, aunque la gran figura fue el gimnasta Jossimar Calvo que se convirtió en el primer deportista del país en colgarse tres preseas doradas en una misma edición al ganar las pruebas de barra fija, paredes y arzones.

No obstante por una lesión de cadera Calvo se perderá los Juegos de Lima, donde tenía la oportunidad de ratificar su buen momento tras los títulos obtenidos en los Bolivarianos de Santa Marta 2017, los Sudamericanos de Cochabamba 2018 y los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla el año pasado.

Pese a ello, Colombia tendrá como grandes apuestas para mejorar su actuación anterior a diez medallistas olímpicos, entre los que están Pajón, campeona de BMX en Londres 2012 y Río 2016, y a Caterine Ibargüen, ganadora del triple salto en los anteriores olímpicos.

Otra de las apuestas fuertes de Colombia estará en el levantamiento de pesas, donde el equipo estará conformado, entre otros, por Óscar Figueroa, de 36 años y quien ganó el oro en los 62 kilogramos de Río; Leidy Solís, plata en los 69 kilogramos de Pekín 2008, y Luis Javier Mosquera, que en los 69 kilogramos de los Juegos Olímpicos de 2016 se llevó el bronce. EFE