28 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Suicidios y Feminicidios Prevenir-Prevenir-Prevenir

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
25 de junio de 2019
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
25 de junio de 2019

Hace apenas algunas semanas se celebraba en Manizales los más de 50 días sin muertes violentas, seguro un gran logro para cualquier territorio. Ojalá la administración tenga claridad frente a lo que se hizo bien para que esto se produjera y cuáles fueron las estrategias que se implementaron para volverlas a poner en marcha y lograr que esto se repita. Si solo fue “suerte”, como sociedad nos debemos interrogar por qué logramos este hecho tan importante, pero a la vez tan particular, y cómo logramos que desde el compromiso de todos y con conciencia esto pueda ser la regla y no la excepción.

Pero nuestros problemas como sociedad, en este tipo de casos, son más graves de lo que creemos y aunque salgan grandes titulares que “Somos el mejor vividero de Colombia”, con los mejores indicadores de vida de los cuales nos debemos sentir satisfechos, también deberíamos tener la capacidad de autocrítica, de dejar de lado la euforia y el orgullo por estos datos y centrarnos en problemáticas que vienen generando dolores a muchas familias.

Lo que ha pasado en la última semana tiene que prender las alarmas, para hacernos reflexionar como sociedad y asumir posiciones desde todas las instituciones para prevenir situaciones de este tipo y lograr que esto no vuelva a pasar. Hay dos temas que son fundamentales abordar y exigir el compromiso y la #VoluntadPolítica para poder superarlos.

El primero es el feminicidio y la violencia contra la mujer. Tal como lo había escrito en columnas pasadas del mes de marzo: «según datos de la policía de Manizales entre mayo del 2017 a octubre del 2018 se recibieron 6.139 denuncias, donde el 98.22% fueron hechas por mujeres agredidas; en su gran mayoría por los hombres que se suponen son sus compañeros, esposos y padres de sus hijos.» (http://cort.as/-KAts). Estoy seguro de que estos datos no han mejorado y que la muerte de Saida Londoño, es la muestra de lo que está pasando en este territorio.

Tiene que ser nuestro compromiso como sociedad contribuir para que las acciones que legitime el patriarcado como sistema y el machismo como elección, se transformen en relaciones de respeto y reconocimiento como un principio ético. No podemos permitir que los hombres tengan la potestad de decidir sobre el cuerpo y la vida de ninguna mujer.

Pero el segundo tema que también es dramático y muy preocupante es lo que tiene que ver con el suicidio, un problema de salud pública, que con una política pública acertada que tenga como principio la prevención oportuna y el desarrollo de estrategias dirigidas a todas las instituciones de salud, educativas y que repercutan en la familia, los indicadores negativos que tenemos en Manizales y Caldas podrían cambiar. El primer paso para evitar el suicidio es empezar a hablar de él en todos los lugares, así se empiezan a crear redes de apoyo que permitan educar a las personas, saber cuáles son los mecanismos para atender a alguien que se quiere suicidar y en el mejor de los casos prevenirlo.

Pero esto no lo pueden estar haciendo solo los particulares, no se le puede dejar solamente a organizaciones como Guardines de la vida, que tienen toda la voluntad para ayudar, pero que no tienen ni el presupuesto ni la capacidad para asumir todos los casos que se presentan. El papel de la prevención lo tiene que liderar el Estado en cabeza de la Alcaldía, al lado del sistema de salud y con la colaboración del resto de organizaciones educativas, culturales, sociales que tienen que hacer parte de la estrategia. Es fundamental que todos los candidatos a cargos unipersonales que se harán elegir el próximo 27 de octubre, den un espacio destacado y en primera línea a estos dos temas que nos está arrebatando tantas vidas en el municipio.

Estos son temas que nunca quedan en punto final, siempre estarán en puntos suspensivos… Pero lo que sí está claro, es que necesitamos una sociedad más solidaria, menos indiferente, que denuncie la violencia contra la mujer y que asuma el suicidio como una realidad y no como un simple drama de familia. Es necesario que seamos capaces de consolidar grandes y fuertes redes de apoyo en que respetar y acompañar a las mujeres no sea un acto benevolente sino un compromiso permanente, y donde acudir al psicólogo o al siquiatra, no se convierta en un estigma sino en un acto de responsabilidad frente a la salud mental de cada individuo.

 

@julianelpolit

[email protected]