9 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hierve la política Centralismo cachaco, decide en Risaralda

9 de junio de 2019
9 de junio de 2019
Víctor Manuel Tamayo Vargas, también “emboscado”. Hoy, en medio de la trifulca, tiene “empapelado” al directorio departamental del partido conservador.

Textos y fotos: Álvaro Rodríguez Hernández

La política en Risaralda pasa, ala, por el centralismo cachaco que tanto irrita. Ala mi chino, ahora pior!!!

O, como lo certifica un animado comentarista paisa con asiento en esta capital: la política está de catre. Caída.

Se está viviendo, pasando por encima, de directorios municipales, comités departamentales, jefes con y sin corona. Incluso, ahora con la nostalgia de los Verdes que les dio por crear “un colegio electoral” que no gradúa a nadie. Antes por el contrario – como en el viejo conservatismo y en el nuevo Centro Democrático – sirve para enredar. Y, en eso están – nuestros queridos, chino- dirigentes de parroquia. De la capilla. De esta bien amada provincia. Por eso, no dejamos de serlo.

VEAMOS

Los directorios políticos se hicieron para tomar decisiones, entregar avales pero  la “calentura”  ha hecho que esto “se vuelve negocio” en muchos directorios y de allí, que por reflejo,  la política tenga un nuevo ingrediente: los avales no se le niegan a nadie. Ala mi chino, igual que una firmita, de esas que piden en barrios, comunas, municipios, veredas, billares y que se tropieza uno con jartera.

Las pelas están a la orden del día. En Pereira, como en varios municipios.

POLITICA TIPO EL DESTRIPADOR

La política tiene “ descuartizada” a sus directivas.

El partido conservador: pese a tener candidato después de una penosa trifulca en la que “se brincaron” una encuesta y una convención, lograron, de paso, el “milagro” de desaparecer 3 precandidatos.

Uno tiró la toalla y dice que recoge firmas. Dice llamarse el Pacho Valencia y  que entró al sainete aupado por Samy Merheg. Poco le duró la condición de conservador. De señalado por uno de los Merheg que después “ lo dejó a la vera del camino donde ya no vive nadie”. Montó rancho aparte y con vallas “señala que no obedece a jefes”. Considera el elector que no es bobo a quienes le “obedecía” con feroz gracia.

Senador Samy Merheg, tibio en las decisiones azules.

El otro es el ex gobernador, Víctor Manuel Tamayo Vargas, también “emboscado”. Hoy, en medio de la trifulca, tiene “empapelado” al directorio departamental del partido conservador. Le metió queja con escrito de por medio. Nada le responden y lo dejaron “tirando piedras“ sólo.

Álvaro Arias, el socio del carnaval, desapareció. No modula. Pero tampoco se va. Está ahí.

En el partido conservador, faltan otras jugadas. Puede partirse más.

Hoy, pese a que la DNC  ya tomó la decisión, el “misterioso” aval se quedó en el anuncio. No llega, no lo muestran. Le aprendieron al diconservador del Risaralda, que primero lo filtró y después dio a conocer su decisión a los parciales.

Pero hoy aval no se ha entregado públicamente. Falta que Bogotá refrende. El presidente Rivera Juan Carlos, tan parco para unas cosas, “madrugó” a decir que ya estaba pero no dijo por donde venía. Por avión llega de pronto o por megacable.

EL CENTRO DEMOCRÀTICO

Tuvo 4 aspirantes.

“Sobrevive”, Eduardo Cardona Mora, un joven y entusiasta abogado, que vivió la “persecutoria”. Casi  no lo dejan arrancar.

Con el mando en Cambio Radical’. Actúa en la entrega de avales el empresario Cesar Castillo. Con todo su peso.

Tres precandidato más lo “asfixiaron” y hasta última hora, pese a ganar la votación interna dentro de su partido, en Bogotá, “le llevaron” dos candidatos más: encimaron el de la alcaldía de Pereira y al Mono Álvarez para la gobernación. Sobra decir, que “chupó” también del mismo remedio, César Gómez que se “quedó esperando el bus, esperando el bus” que cogió el timonel, Adriana López.

Hoy, el centralismo cachaco “tumbó” la decisión del Comité Seccional con el vozarrón de Álvaro Uribe Vélez: mijitos, invito a votar por Eduardo y Adriana”. Paz y salvo. Última palabra. Habló el jefe y nadie modula.

Lo cierto, como en el conservatismo, es que el aval no llega. Cero y van dos: Partido conservador y Centro Democrático. Todo se espera de Bogotá.

Hoy, tratan de arreglar varios fajardos arrojados al piso. Enderezan el rumbo pero esperan la “oficialidad” así haya hablado el senador y ex presidente.

EL VERDE NO MADURA

Cuando todo estaba listo, expiden una carta hoy: donde se advierte que el “escogido”, el abogado Alejandro García, debe esperar el “protocolo” cachaco ala mi chino. Pior es mejor.

Alejandro García

Como en todas partes, en el ejercicio académico, el fajardismo, minoría tres a uno, le ganó a los Verdes que presentó en escena para el reality, a 3 rivales.

El cruce de palabras, unas van y otros vienen, dejó mal parado ese mecanismo que todos se habían encargado “de respaldarlo”. Falso. Mentiras.

Pise al exceso de “piropos” y “amores” que se jugaron en la contienda verbal en la Fundación del Área Andina. Todos eran los mejores. Hoy buscan, muchos de ellos, salidas por muchos orificios. Se espera, pues, el aval, la última decisión, instancia, del centralismo cachaco. Ala mi chino, nos jodimos.

El documento de una página expedido por el secretario general  de Alianza Verde,  que suscribe  Jorge Mario Cardona  Soto,  tiene cinco párrafos, para decir que la “actuación estelar “del día anterior, esa película no tiene todavía fin.

ESPERANDO EL BUS, ESPERANDO EL BUS

Hasta el 13. Como en casi todos los partidos de la región, vuelve Bogotá a «tomar decisiones» ante la inoperancia de directivas locales. Como en los Verdes habrá que esperar una semanita mas si el frío Bogotano no los refría.

“Será sólo hasta el 13 de junio donde sólo se oficializará”, esta semana donde de manera supuesta, deben aparecer  “avales del CD, PC y Verdes – Compromiso Ciudadano. La gente “sigue esperando el bus, esperando el bus”.

Enredados, en las espuelas.

Todos dicen que “esperan decisiones de Bogotá” que tapo que remacho y tiro las llaves al mar.

En todas estas, Dosquebradas, sigue siendo el patio trasero de la política en Risaralda. Conservadores no tiene candidatos y eso que hoy tienen rey.

En esa trifulca estuvo a punto de entrar la ASI, con el emblemático sombrero del popular Manguito, hoy más uribista que Uribe. Ahí vamos.

NI HABLAR DE LA U

Las directivas anunciaron que dejaron sin vigencia a los directorios municipales, departamentales e incluso que “escogían “ los Representantes con mayor votación o incluso, los senadores. Mentiras. De Bogotá, enviaron con carta para los “abajo firmantes” para que escucharan al Mesías exministro del Transporte para “que se ventrílocuo” de decisiones en que están enfrentados. El “revuelto” de la U, que no se arregla con palmaditas sino la “leche” que riegan desde Bogotá: juego de tronos. Después, ala mi chino, se quejan.

No definen si “bajan” o autorizan al ex congresista y hoy diputado Juan Carlos Valencia para la alcaldía de Pereira. De su aspiración.

EL SEÑALADOR EN CAMBIO RADICAL

Alexander García

Del diputado Alexander García, quien supuestamente tenía la potestad de entregar avales y es el aspirante por Cambio Radical a la alcaldía de Dosquebradas, de “la noche a la mañana” tuvo que frenar en seco: la decisión se le “entregó en bandeja de oro” al empresario César Castillo. Amo y dueño de la pelota en ese partido.

Ahora vendrá la lluvia de confetis (de avales) Lógico, en consulta con Bogotá, que es donde manejan todo en este partido que peligra listas para la Asamblea. Como en la U.

Desde esta semana, también en Cambio, esperan decisiones en el reparto estelar de avales puesta en escena. De Bogotá vino la orden.

La política de parroquia, como en los buenos tiempos de la Patria Boba, “señales de humo” desde la nevera y todos tan campantes.

La política, por el momento, se trasladará al Hernán Ramírez, donde muy seguro, estarán nuestros “famosos” candidatos sin avales, esperando la “boleta” real para entrar al partido de la final con Cortuluá.

El estadio, será el “hervidero humano” que llaman los deportivos de siempre y la pasarela política donde todos querrán ganar audiencia. Micrófonos para sus campañas. Será que esperan señal desde Bogotá, mi chino. ¡¡Pior es nada!!

Volvió, pues, la política en Risaralda, a esperar el “dedazo” cachaco. En esto, en estas elecciones, Risaralda ya perdió con ese “estira y afloje”. En esa pelota de caucho que rebota e intranquiliza en muchos directorios.

Lo grave es que nadie modula para no quedar “ bajo fuego amigo”. Es decir, para que –como el gobierno gringo- no pierdan las visas”. El aval, para ser más claros y menos transparentes. El que lo entendió lo entendió. Ala, mi chino. Dedazo, ¡Bogotano!