15 de junio de 2019
Aguas de Manizales. Banner junio de 2019

You are not longer mi vicepresident

22 de mayo de 2019
Por Jaime Jurado
Por Jaime Jurado
22 de mayo de 2019
Hasta la semana pasada, Marta Lucía Ramírez, Vicepresidenta de la República era una funcionaria más de un gobierno caracterizado por su arrodillamiento ante los Estados Unidos de América y por ser la encarnación de los sectores más reaccionarios de la política colombiana, empeñados en sabotear los limitados avances del accidentado proceso de paz.

Sin embargo, por respeto a la decisión de las mayorías electorales que la eligieron junto con su compañero de fórmula, no podía negarle la condición de segunda al mando en el ejecutivo colombiano y de eventual reemplazo en caso de ausencia del jefe nominal del estado.

Pero con las manifestaciones del propio Iván Duque en el sentido de que otro personaje de cuyo nombre no quiero acordarme, es «el presidente eterno de los colombianos» y con las declaraciones en las que Marta Lucía, por dos ocasiones en la misma entrevista en el país del norte se refirió a Donald Trump como «mi presidente» estos dos altos funcionarios han reconocido su papel de marionetas de otros.

Por ello declaro públicamente que la señora en mención no es mi vicepresidenta pues me niego a reconocer como tal a quien a su vez proclama «urbi et orbe» que «su» presidente es el mandatario gringo. Si continuase dando el tratamiento de «vice» a «Miss»Ramírez, estaría admitiendo a Trump como presidente. Como diría mi profesor de filosofía del bachillerato en el Instituto Manizales,  el silogismo es sencillo. Premisa mayor: Marta Lucía es vicepresidenta de Colombia. Premisa menor: Donald es el presidente de Marta Lucía. Conclusión: Donald es el presidente de Colombia. Desde el punto de vista de la lógica formal es verdadero, pero no así para la dignidad de un pueblo ni para un país que presuma de independiente

Continuando con la lógica: Como no quiero al pelucón Trump como «mi presidente», la forma de negarle esa calidad es afirmar que Ramírez (llamada por Vlado la Dama del Yerro por sus afirmaciones sobre el glifosato y los quinientos vaso de agua, la exculpación a las delirantes declaraciones de Ordóñez sobre los migrantes como producto de exportación de Maduro y del socialismo del Siglo XXI más otras sandeces) no es «mi» vicepresidenta.

Además, dado que con esa confesión ella misma reconoce que su corazón está más en el norte que en el sur de América, se lo digo en inglés porque sospecho que entiende más ese idioma que el nuestro:

¡Miss Marta Lucía : you are not longer my vicepresident!