18 de marzo de 2019
Aguas de Manizales - Marzo 2019

Mil XX: la primera emisora juvenil de Colombia

9 de marzo de 2019
9 de marzo de 2019
Carlos Pinzón Moncaleano, Foto You Tube

Por Édgard Hozzman

En los años sesenta pasó de todo. Fue el decenio de la rebeldía, de la llegada del hombre a la Luna, del Concilio Vaticano II, de la guerra de Vietnam, del “amor libre”, de la llamada “Guerra fría”, del espionaje y del contraespionaje, de las luchas estudiantiles en Francia y en Colombia, nacía la guerrilla y los partidos políticos crearon el llamado Frente Nacional, que no fue otra cosa que repartir el botín burocrático.

La violencia en los campos no mermaba. Los medios –radio, televisión y prensa– entregaban informes sobre los asesinatos y masacres entre liberales y conservadores, se hablaba del crecimiento de bandoleros, del contrabando, robo de tierra y surgimiento de los distintos grupos insurgentes.

El mundo también cambiaba en la música. En Inglaterra The Beatles maravillaba al mundo y en Estados Unidos el sonido high school enloquecía a los teen agers, Elvis Presley regresaba de prestar el servicio militar.

Fue un decenio maravilloso, romántico, idealista e inolvidable en el que los adolescentes comenzaron a ser los héroes de sus historias, gracias a la nueva ola, West side Story, la invasión británica con The Beatles a la cabeza y el mayo de París.

Solo existía en radio el sistema de Amplitud Modulada y la programación de las escasas emisoras era muy rígida. Comenzaban a las 6 de la mañana y apagaban a las 12 de la noche.

En la calle 13 entre carreras 8 y 9 en Bogotá estaban los estudios de Emisoras Mil XX, llamadas así porque 1.020 era dial del AM y Carlos Pinzón Moncaleano, el mecenas del rock nacional, creó allí la primera frecuencia juvenil y disjokey de Colombia.

Fue la sensación. De inmediato, millares de jóvenes se sintieron identificados y comenzaron a seguir las noticias y a escuchar los grandes éxitos mundiales la original programación juvenil, rock y baladas.

A través de las ondas hertzianas escuchamos y conocimos a nuestros primeros ídolos: Los Ten Tops, Los Hooligans, Los Locos del Ritmo, Los Pick Up, Antonio Prieto, Violeta Rivas, Angélica María, Rocky Pontoni, Raúl Lavie, Rubén Zepeda Novelo y a los nacionales, Guillermo “Pipo” Valderrama, Humberto Plazas, “Los Angers” y “Los Dinámicos”.

Gracias a sus lanza-éxitos Carlos Pinzón, Jaime Martínez, Luis Eduardo Sánchez y James Raisbeck conocimos y aprendimos a bailar el Twist y otros ritmos.

En el centro de la ciudad finalizando un concierto en el Teatro Colombia un grupo de los llamados “rebeldes” le dio por asaltar a un camión de Coca-Cola y por eso a estos muchachos se les catalogó de vándalos en El Tiempo y a los que usaban chaquetas de cuero, pelo engominado y pantalones ajustados, mocasines, botas de tacón cubano y blue jeans se les conocía como “los cocacolos”.

La idea de Carlos Pinzón rompió los paradigmas. Una emisora juvenil que copaba las necesidades rítmicas y románticas de una generación que no aceptaba lo establecido.  Con canciones en español e inglés que eran una novedad para la clase media. Rock en español, interpretado por mexicanos y argentinos, para todos los gustos.

Mil XX marcó en los años sesenta el primer gran récord de audiencia en Bogotá, su slogan Los dos pegaditos –porque se ponían dos canciones sin interrupciones– y sus inolvidables promociones grabadas en México y producidas por su director Carlos Pinzón, eran un eco en un alto porcentaje del millón y medio de habitantes de la capital colombiana.

Gracias a Julio Sánchez Cristo volvimos a escuchar en La W, el inolvidable: “señor locutor diga usted por favor que hora es”. El presentador de turno indicaba el tiempo y de inmediato seguía la canción: “gracias, muchas gracias, muchas gracias, señor locutor”.  Esta cortina fue la sensación aquellos años.

En los sesenta se produjo una excelente radio, seria, objetiva, ética, dinámica, respetuosa del idioma y del oyente. Todo iba con libretos.

Carlos Pinzón fue el primero en creer en el talento juvenil, fue quien organizó los primeros conciertos de rock criollo en su templo: el Teatro Colombia, hoy Jorge Eliécer Gaitán. Allí actuó el ídolo y pionero de este género: Bill Haley, quien fue el segundo rockero que nos visitó. El primero fue Dyno, cantante y guitarrista mexicano quien actuó en el radio teatro de Emisora Nueva Granada en 1960.

En estos matinales sabatinos nacieron “Los Dangers”, “Los Dinámicos” y el primer ídolo juvenil bogotano: Guillermo “Pipo” Valderrama.

LOS LANZA-ÉXITOS

Escuchar a Jaime Martínez era una delicia, dueño de una bella voz y un encanto muy personal como Disjokey. Hablaba con propiedad de Elvis Presley, Ricky Nelson, Brenda Lee, Paul Anka y del Twist. Fue un maestro a distancia enseñando a bailar este contagioso y novedoso ritmo.

Luis Eduardo Sánchez, con su espacio matinal, 10 am 11am Discos, discos discos, nos reseñaba los éxitos y novedades de México y Argentina.,

James Raisbeck, con un estilo muy informal hablaba de boleros y el movimiento musical en Los Estados Unidos.

Carlos Pinzón fue el gran promotor de La Nueva Ola en Colombia. Por él tuvimos noticia de lo que pasaba en México y Argentina, cuna de este movimiento musical que marcó a la generación hispanoamericana de comienzos del decenio de los sesenta, con canciones, voces y compositores que proyectaran y popularizaron la balada el gran acierto de los productores y directores discográficos, quienes eran músicos estructurados.

Los 15 éxitos de Mil XX

1-Cuando Calienta el sol.                        Hermanos Rigual. Cuba

2- Eso.                                                         Los TNT. Argentina

3-Muchacho solitario.                             Rocky Pontoni. Argentina

4- Adiós Silvia.                                           Rubén Zepeda Novelo. México

5- La novia.                                                 Antonio Prieto. Chile

6- Adán y Eva.                                            Raúl Lavie. Argentina

7- Qué suerte.                                            Violeta Rivas. Argentina

8- Quiéreme siempre.                              Los 5 latinos. Argentina

9- Llorando me dormí.                             Bobby Capo. Puerto Rico

10- Popo tipos.                                          Los Teen Tops. México

11- Edy Edy.                                                Angélica María. México

12- Despeinada.                                         Palito Ortega. Argentina

13- Agujetas de color de rosa.                Los Hoolligans. México

14-Tú significas todo para mí.                 Alberto Vázquez. México

15- Pólvora.                                                Los Locos del ritmo. México.

Carlos Pinzón implantó la modalidad de trabajar la programación de esta emisora con 100 temas, los que rotaban de acuerdo con las solicitudes. Semanalmente descartaba los que no tenían muchas peticiones, para darle cabida a cinco novedades que previamente presentaban la lanza éxitos.

En esta frecuencia comenzaron sus vidas profesionales como locutores Gonzalo Ayala, Juan Monroy, Vicente Cortez Almeida y Marino Recio.

Los locutores deportivos fueron Alberto “Patico” Ríos, Mario Leyva y Pastor Londoño. Director de Estudios de grabación, Isaías Cuervo; grabador, José del Carmen Vergara, “Vergarita”.

LA ZONA ALEGRE

Una noche de viernes Carlos Pinzón, chequeando la emisora, no la encontró en el dial, revisó una y otra vez y sólo oía el ruido de los transmisores, es lo que se denomina como un gran “bache”. Llamó a los estudios para enterarse de la anomalía, sin encontrar respuesta. Por lo que se fue a la emisora, donde encontró al elenco en una animada tertulia al calor de extensos placeres etílicos. Antes de cualquier pregunta o regaño, Enrique Pérez Nieto el popular perezñeque, le sorprendió: “Carlitos esta es la zona alegre de la radio”. Como respuesta el director le respondió: “grábeme ya esa promoción”.