18 de marzo de 2019
Aguas de Manizales - Marzo 2019

Le fascinaron los indios al presidente Iván Duque

12 de marzo de 2019
12 de marzo de 2019
Anfitriones de Sotaquirá. Foto José Miguel Palencia Montaña.

Por Guillermo Romero Salamanca

Los anfitriones boyacenses del taller “Construyendo país” quisieron sorprender al presidente Iván Duque y a su comitiva con un buen plato de “indios”. Pensaron, tal vez, que sería la primera vez que los probaría. Pero de pronto olvidaron que la suegra del mandatario, doña Gloria Sandoval es de Sotaquirá, la tierra que contribuyó de manera generosa en la campaña libertadora y donde nació el milenario “manjar de dioses”, como lo llaman algunos.

Sotaquirá es un municipio boyacense ubicado en la Provincia del Centro a unos 40 kilómetros al noroccidente de Tunja, con unos 8 mil habitantes y donde la papa, las habas, los cubios, los hibios y las chuguas se dan de manera silvestre.

“Los indios” es quizá uno de los platos más antiguos de Colombia.

Cuenta la leyenda que cuando llegaron los españoles a la región, como don Pedro Áñez en 1542, los indígenas Sotaires le ofrecieron un plato que él mismo denominó como “la segunda riqueza de América después del oro”.

La afición fue tal que cuando llegaban los paisanos de Áñez o visitas ilustres, simplemente les decían: “Queremos comida de los indios” y ese plato que contenía mute, rubas, habas, papas, calabaza y masas de maíz envueltas en hojas de tallo, con un buen trozo de carne de res o de cerdo o una presa de gallina les apasionaba.

“Los indios” se han convertido en una verdadera tradición a tal punto que el propio concejo mediante Acuerdo No.002 de fecha 25 de febrero de 2014, declaró al plato gastronómico: LOS INDIOS SOTAQUIREÑOS, como patrimonio cultural y Plato Típico del Municipio de Sotaquirá– Boyacá-Colombia.

Foto Alfonso Acosta

“Los españoles –dice la exposición de razones del Acuerdo– le dieron el nombre de INDIOS a esta especie de comida, debido a que los indígenas SOTAIRES tenían el proceso de la preparación y a su singular parecido a la indumentaria de los indígenas; los Hombres se vestían con una pieza de la cintura a la rodilla en apariencia de un tamal. También se le llama INDIAS cuando las hojas son pequeñas y es necesario colocar una a cada lado de la porción de masa de maíz, por su apariencia a una indígena que vestía con una tela blanca y dos telas negras una anterior y otra posterior dejando ver la blanca por los costados; esto especialmente en los días de fiesta, aun hoy es común ver esta clase de vestimenta entre los indígenas de Colombia y el Ecuador.”

En cada una de las veredas de Sotaquirá existe una familia que se distingue por la preparación de “Los indios” y cada quien da su fórmula para que su receta sea la ideal. Unas dicen que los tallos que se deben usar deben ser los pequeños y no los grandes porque pueden amargar el caldo. Otros, que la gallina se debe preparar con demasiada anterioridad y unos más, sostienen que lo fundamental está en la harina de maíz.

El 4 de marzo, el alcalde de Sotaquirá, Salomón Buitrago Fonseca acompañó al presidente a deleitarse con un suculento plato de indios. “Es una manera de guardar nuestra tradición gastronómica y ojalá este plato sea tenido en cuenta en los diversos actos nacionales que se hagan”, dijo.

El hecho es que decenas de familias sotaquireñas viajan hasta ese municipio, de un momento a otro, con el único objetivo de saborear un buen plato del manjar de los dioses.