18 de marzo de 2019
Aguas de Manizales - Marzo 2019

El toro por los cuernos.

11 de marzo de 2019
Por Esteban Jaramillo
Por Esteban Jaramillo
11 de marzo de 2019

No hay incendio, ni se juega tiempo de descuento. Pero llegó la hora de reinventar el proyecto, lleno de contradicciones en el Once Caldas, con presencia en la zona gris de la tabla y fuera de los ocho.

Momento critico para Bodhert, acostumbrado al aplauso y al elogio, obligado ahora a  gestionar las emociones negativas, con inteligencia. A Enderezar el rumbo, porque la empatía con los hinchas, cuando las cosas no marchan, deja de ser infinita. Con ella sola no se gana.

Bodhert ha sido fiel a los directivos, a si mismo, a los futbolistas, pero no al juego y a su público. Regeneró el equipo con rapidez, en su primer año, pero se le nublan los ojos hoy para ratificar sus conocimientos y para apuntalar sus decisiones.

El crecimiento de antes, se relevó por el retroceso presente sin valores-soporte en el campo, sin rendimiento, sin memoria, aporreados todos por la desconfianza y los miedos, evidentes en todos los errores.

El toro por los cuernos.

El Once en zona comprometida, así muchos piensen que tres derrotas no son drama, pero si lo son laeliminación de copa, el descenso escandaloso, la impureza del tejido de juego, la vacilaciones defensivas, y una delantera inofensiva que a nadie asusta.

Para demostrar que no hay un saboteo interior a los planes, el entrenador debe sacudir su inventiva, discernir sobre soluciones y, con autocrítica, aceptar errores y culpas.

La desgracia es temporal. Hay recursos para una remontada en la tabla, si se reencuentran la producción de antes, con  los niveles individuales de rendimiento, de aquel equipo compacto y exitoso.

Los boxeadores ganan golpeando, los equipos de futbol goleando. En las caídas se conocen los verdaderos líderes.