20 de febrero de 2019
Aguas de Manizales - Febrero 2019

Templar, cavilar, preposiciones, previo-a

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
12 de febrero de 2019
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
12 de febrero de 2019

Quisquillas de alguna importancia

Extrañamente, el programa de Word no rechaza las inflexiones estudiadas, que, de todas maneras, no admite el lenguaje culto. 

Por influencia quizás del verbo irregular ‘temblar’ (‘tiemblo, tiemblas, tiembla, tiemble…’), es frecuente entre nosotros el empleo de las inflexiones verbales ‘tiempla, tiemplan, tiemple’, etc. Por esto, el gramático don Manuel Seco anota: “En algunos países americanos, como Venezuela y Colombia, existe como vulgarismo la conjugación según el modelo cerrar: tiempla, tiemple” (Diccionario de dudas). La señora Marleny Lince Díaz se pregunta si son castizas dichas inflexiones. La respuesta es negativa, puesto que ‘templar’ (‘temperar, atemperar; moderar, suavizar; tesar, atirantar; afinar’) es un verbo regular, cuya raíz se conserva intacta en todas sus inflexiones: ‘templo, templan;  temple, templen; templa tú; templando…’. Extrañamente, el programa de Word no rechaza las inflexiones estudiadas, que, de todas maneras, no admite el lenguaje culto. Acerca de esto anota don Rufino: “Plega a Dios no vuelva nadie a decir «tiemple la guitarra», ni a quejarse, si le sobreviene dentera, de que se le ‘destiemplan’ los dientes” (Apuntaciones, 277). ***

‘Cavilar’ (“Pensar detenidamente y con cierta preocupación en un asunto; fijar la atención en algo”) es un verbo intransitivo, es decir, que no admite complemento directo. Viene del verbo intransitivo latino ‘cavillari’ (‘bromear, emplear sofismas y palabras engañosas’). El doctor Jorge Raad Aljure lo empleó como transitivo en la siguiente oración: “De la transcripción, se tomaron varias ideas que deben ser caviladas por las sociedades, directivos, docentes…” (LA PATRIA, 5/2/2019). Por ser intransitivo (cf. Moliner), su complemento tiene que ser introducido por la preposición ‘sobre’. Según esto, la frase del columnista debió ser redactada de este modo: “…se tomaron varias ideas sobre las cuales deben cavilar las sociedades…”, aunque este verbo no me parece el más apropiado en la información. Nota: El diccionario de la Real Academia de la Lengua lo asienta como ‘transitivo’, con lo que no estoy de acuerdo, no solamente por su origen –lo repito, del verbo intransitivo latino ‘cavillari’–, sino también por la definición que da la misma fuente, a saber, “pensar con intención o profundidad en algo”. Añade la venerable institución que se usa también como ‘intransitivo’. Al revés, habría quedado mejor. Pero, ¿quién soy yo para llevarle la contraria? ***

En la oración gramatical, las preposiciones sirven para introducir los complementos del verbo (genitivos, directos –en algunos casos–, indirectos y circunstanciales de tiempo, lugar y modo), y no pueden, por tanto, emplearse indistintamente. En las noticias de Caracol (2/1/2019), en un aviso de pantalla, se leía lo siguiente: “Victoria local al asbesto”. Es evidente en este titular la escogencia equivocada de la preposición ‘a’, puesto que, cuando se habla de una victoria, la más apropiada es ‘sobre’ o, en otros casos, ‘contra’. “Victoria local sobre el asbesto”, castizamente. Y en la sección de LA PATRIA, en la que recuerdan noticias de hace 50 años, aparece ésta: “1969. También levantan los rieles a Cartago” (7/2/2019). Como se trata del lugar en donde cometieron el atropello, la preposición apropiada es ‘en’, así: “…levantaron los rieles en Cartago”. Los siguientes ejemplos ilustran mejor lo que quiero demostrar: “Levantaron los rieles de los FF.NN.” (complemento genitivo o de posesión) y “le levantaron los rieles al ferrocarril de Caldas” (complemento indirecto). ***

De acuerdo con su definición –“anticipado, que va delante o que sucede primero”–, el adjetivo ‘previo-a’ sólo se usa para referirse a hechos o cosas, no a personas, como lo hizo en su columna de LA PATRIA el señor Eduardo Lindarte Middleton: “…se suceden diez presidentes previos a la llegada  de Hugo Chávez al poder…” (5/2/2019), construcción inaceptable desde cualquier punto de vista. “…se suceden diez presidentes antes de la llegada…”. Así redactábamos cuando lo hacíamos bien. ***

Nota: Muy pocos ejemplares quedan de mi libro Viejos, añosos y añejos dichos y refranes del castellano. Puede adquirirlo en Leo Libros (entrega a domicilio), en la librería Libélula y en AD Impresos: 880 6654.

[email protected]