21 de marzo de 2019
Aguas de Manizales - Marzo 2019

Sube todo lo quieras que te esperaré al bajar

13 de febrero de 2019
Por Ricardo Tribín Acosta
Por Ricardo Tribín Acosta
13 de febrero de 2019

La arrogancia del poder a veces no tiene límites. Las gentes con características de soberbia se convencen así mismas que todo lo que logran en la vida se debe únicamente a su gran inteligencia y capacidad de hacer las cosas, lo cual oscurece la posibilidad de ascender con humildad en los diferentes pasos que contiene la gran escalera de la vida.

Al comienzo todo va bien y la aparición de unos egos endiosados los hace creer equivocadamente este aserto y siguen por consecuencia lógica sin descanso en su carrera hacia el “éxito”. Muchas veces olvidan de donde vienen y por ello no resulta raro que hasta su propia familia, incluidos sus padres, ignoren en su enloquecido crecer.

Todo lo anterior funciona a la perfección hasta que, como algo de común ocurrencia, les acontece una situación que no saben manejar y entonces es cuando “caen como cocos después de haber subido como palmas”. Allí es donde solo recogerán su propia siembra de abandono y rechazo pues son tantas las heridas que han dejado en su camino que prácticamente nadie quiere relacionarse con ellos en el asfalto.

Por lo anterior es importante procurar ser amable con las personas que se encuentren en el ascenso al éxito, porque se volverán a encontrar precisamente en el descenso al fracaso, y allí será el lamento y el crujir de dientes, o la satisfacción de la solidaridad, si aquellas reconocen que fuimos amables y humildes en la parte de arriba de nuestras carreras.