27 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

Primero la vida

12 de febrero de 2019
Por Augusto León Restrepo
Por Augusto León Restrepo
12 de febrero de 2019

Ni más faltaba para que no fijara mi atención en uno de los temas que vuela de boca en boca. El que tiene relación con una de las obras de más significado para el desarrollo del sector eléctrico en el país, que contribuiría como el que más a su desarrollo industrial y por consiguiente a su economía. Una oferta abundante y barata del recurso hidroeléctrico se supone que estimula la creación de nuevas empresas y aminora los costos productivos, para recordar una noción elemental que  enseñan en la cátedra de economía de las facultades de Derecho. Nos referimos, como no es difícil de adivinar, a la Sociedad Promotora Pescadero Ituango S.A, Hidroituango S.A, creada por Ordenanza de la Asamblea Departamental de Antioquia en 1997, entiendo que con dineros oficiales en un ciento por ciento, y que está en crisis, grave crisis, por razones de toda índole, que somos los menos llamados a identificar o a deducir.

Gilberto Alzate Avendaño, político caldense de los años cuarenta, para los lectores jóvenes, decía que por estas breñas todo el que sabe leer y escribir es Abogado, mientras no se le demuestre lo contrario. Pues bien. Ahora, por lo que veo, oigo y leo, todos somos ituangólogos o vamos camino a serlo. Sin saber ni jota de ingeniería civil, de equilibrios ambientales, manejo de aguas de los ríos, aquitectura de montañas y tantos y tantos tópicos que tienen que ver con obras de esta magnitud, nos lanzamos al agua las mas de las veces para hacer trizas el proyecto y para señalar a quienes lo idearon, antes de pensar y sugerir soluciones o propuestas que logren reorientar una obra que a todas luces es benéfica para Antioquia y para el país. Así sea para que la vendan después al mejor postor, la privaticen, y traten de recuperar algo de lo que con seguridad va a producir grandes pérdidas para una de nuestras emblemáticas empresas : las Empresas Públicas de Medellín.
Lo que a la larga no es malo. No es malo que los ciudadanos expresen lo que sienten, así sea por simple vocación contestataria. Esto quiere decir que hay fiscalización pública y que los funcionarios están sometidos al escrutinio de la opinión ciudadana en especial cuando disponen y gastan dineros que son oficiales. Aun mas. Agregaría, que en este caso se debe hacer efectivo aquello de que el que la hace la ha de pagar. Hay que adelantar juicios contra aquellos que por acción o por omisión incurrieron en acciones culposas o dolosas que hayan conducido a tan gran detrimento del erario público. Pero mientras tanto, se deben evitar señalizaciones a dedo. En especial las que provienen de quienes pretenden politizar esta desgracia manifiesta o hacer el papel de augur fatídico y catastrofista. No es apropiado utilizar el indice acusativo contra personajes de la vida pública que solo fueron eslabones de buena fe en algo que va mal y que puede terminar peor, salvo, repetimos, que haya culpabilidades o dolos comprobados que incidan en los resultados negativos para la iniciativa. Elaborar carteles, mostrándolos como criminales, es de una sevicia inaceptable.
Las obras públicas no tienen color político. Los puentes no son uribistas, santistas, samperistas, castrochavistas. Ni las hidroélectricas, Ni las carreteras. Ni los aeropuertos. Ni los hospitales. Hemos visto que por las redes sociales ya hay guachafitas entre los ituangólogos, porque quieren unos cobrar el fracaso y los otros defender a ultranza, sin aceptar críticas ni responsabilidades la faraónica obra de Hidroituango S. A. Ni lo uno ni lo otro. Este asunto es muy serio para dejarlo en manos de las barras bravas. Lo mejor será que los técnicos, nacionales y extranjeros, las autoridades respectivas con el Presidente a la cabeza, apacigüen los ánimos con soluciones pragmáticas y a la mano. Sin populismos ni demagogias. Esgrimiendo la verdad, por comprometedora que sea. Aplaudo que hayan decidido que por encima de cualquier consideración se debe salvaguardar la vida humana. Un solo muerto por causa de Hidroituango sería un estigma. Primero la vida que los negocios. El progreso no debe cobrar víctimas.
Post Scriptum Uno: La presentación de la Revista Papel de Oficio, será el miércoles 20 de febrero en la noche, en las instalaciones de la Secretaría de la Cultura de Caldas., Calle 26 Nro 20-46 de Manizales. En la columna anterior habíamos indicado otra fecha.
Post Scriptum 2: Hoy martes a las seis de la tarde en la sede la Academia de Historia de Pereira, Centro Cultural Lucy Tejada, se presentará el libro Antología de Tomás Calderón. Invitación.