11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ética y estética

6 de febrero de 2019
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
6 de febrero de 2019

Garapullo

La semana pasada murió en Bogotá Fernando Gaitán, libretista colombiano, creador de libretos de telenovelas como: “Café con aroma de mujer”, “Hasta que la plata nos separe” y “Yo soy Betty la fea”. Telenovelas muy diferentes a las que vemos hoy como “Sin senos no hay paraíso”, “El patrón del mal”, “El Bronx, etc, que son apología a antivalores, tales como la vida fácil, la prostitución, el placer, el tener sin el mayor esfuerzo.

En “Yo soy Betty la fea”, Fernando Gaitán nos enseñó que la ética y la estética, desde el punto vista de la belleza interior, pueden confluir perfectamente en una misma persona. Pero, entonces ¿qué entendemos por ética y estética?

La ética es la rama de la filosofía que estudia lo correcto o equivocado del comportamiento humano, es decir, sobre la manera del individuo de actuar y comportarse dentro de la sociedad.

La estética es la rama de la filosofía que, entre otros aspectos (arte y percepción), estudia la esencia y la percepción de la belleza, es decir, aquellos rasgos que hacen que una persona sea bella perceptiblemente. La belleza es una noción abstracta y subjetiva ligada a numerosos aspectos de la vida humana. Por eso, no necesariamente lo que es bello para unos, lo es para otros. Para algunos, lo bello es lo agradable a los ojos desde el punto de vista de los rasgos físicos de la persona, es decir, lo superficial, lo exterior. Para otros, la belleza tiene que ver con los factores interiores de las personas, tales como la inteligencia, la forma de ser, la integridad, es decir, la belleza interior.

Betty, era una persona que obraba con principios éticos, que no se prestaba para maquillar los informes de Ecomoda y que manejaba la empresa bajo estrictos criterios éticos, aunque para muchos, no tuviera una belleza exterior agradable. Pero, lo que Fernando Gaitán, a través de la creación de sus libretos, nos dejó como legado, fue que los valores éticos y la estética, desde el punto de vista de la belleza interior, son los que hacen a una persona verdaderamente valiosa, porque una persona sin principios, sin ética y sin valores, no es apta para vivir en sociedad, pues sencillamente es una antisocial que no puede interrelacionarse dentro de la sociedad.

La dignidad humana es el valor inherente del ser humano por el solo hecho de serlo, es decir, en cuanto ser racional dotado de libertad y autonomía para comportarse dentro de la sociedad; es decir, que la ética está estrechamente ligada con la dignidad humana en el entendido que para ser digno, se debe obrar con principios éticos.

Lo esencial en el ser humano es obrar con valores y principios éticos que lo hagan digno de su condición y que la estética o belleza de su ser esté compuesta virtudes interiores que lo hagan un ser humano bello, interiormente hablando, pues como dice Antoine de Saint-Exupéry en el “Principito”, “Lo esencial es invisible a los ojos”. Y, lo esencial en el ser humano, es la ética y la estética interior.

 

[email protected]