27 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

El origen de 4-72

13 de febrero de 2019
Por Óscar Alarcón
Por Óscar Alarcón
13 de febrero de 2019

MACROLINGOTES

Cualquiera se podría imaginar que 4-72 es la dirección del Ministerio de las Tic, antiguo Ministerio de Comunicaciones. Pero no, este se encuentra ubicado en la carrera séptima entre calles 12 y 12B, en donde funcionó en el siglo XIX el Convento de Santo Domingo, tan vinculado a nuestra historia porque allí fue la controvertida elección del presidente José Hilario López, el 7 de marzo de 1849. El Murillo Toro no tiene nomenclatura, porque no la necesita. Ahí debe funcionar 4-72.

Pues desaparecida Adpostal, y con el ánimo de mejorar la empresa de correos del Estado y que no quedara recuerdo de ese nombre tan desprestigiado, la bautizaron como de 4-72. Pero ¿de donde sacaron esa denominación que más parece la dirección de una casa o de un edificio ubicado al este de Bogotá, por lo cerros? En alguna oportunidad me imaginé que era la dirección de la casa o de la oficina de Chucho Guerrero, el fundador de Servientrega, quien hace un año largo se lanzó a la Presidencia, sin éxito, con el eslogan: “Con Chucho no hay serrucho”. Pero no, me puse a averiguar y me informaron que 4-72 es la ubicación de Colombia en el mundo: latitud 4 grados norte, longitud 72 grados al oeste. ¿A quién se le ocurrió ponerle ese nombre direccional a una empresa de correos?

Tal parece que la ubicación de Colombia es tan precisa que las cartas que van por ese conducto se quedan ahí, en ese mismo sitio, y nunca llegan, como ocurrió con la tan mencionada de Jesús Santrich que, según el embajador Kevin Whitaker, no ha llegado y de acuerdo a la ministra Gloria María Borrero, ya se encuentra en el Departamento de Estado.

Ahora solo falta que la carta haya solicitado las pruebas contra Santrich y no contra Zeuxis Pausias Hernández Solarte, que es su verdadero nombre. Que vuelvan a enviar otra carta con la aclaración, pero que sea por 4-72. De todas maneras las pruebas no las podrá ver el inculpado, porque no ve.