27 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

Camilo, el cura guerrillero

13 de febrero de 2019
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
13 de febrero de 2019

Garapullo

El 15 de febrero de 1966, a la edad de 37 años recién cumplidos (3 de febrero), en Patio Cemento, Corregimiento de El Carmen, municipio de San Vicente de Chucurí – Santander, fue dado de baja en combate con tropas de la V División del Ejército de Colombia, comandada por el Teniente Coronel Álvaro Valencia Tovar, el padre Camilo Torres Restrepo, más conocido como el “cura guerrillero”. Pero tildar a Camilo Torre Restrepo solo de guerrillero es no conocer su corta vida,  pues la misma se complementa con facetas,  tales como la de sacerdote, sociólogo, político y guerrillero.

La inexperiencia y el deseo casi místico por tomar un fusil del Ejército para el ELN, lo llevaron a exponerse imprudentemente para que dos impactos de balas, uno a la altura del hombro izquierdo y, otro en el costado del mismo lado, cegaran su vida para siempre.

Camilo Torres Restrepo ingresó, primero a la Facultad de Derecho de Universidad Nacional donde cursa sólo un semestre y, luego, al Seminario Mayor de Bogotá donde se ordena sacerdote el 29 de agosto de 1954. En septiembre de ese mismo año viaja a Bélgica y se matricula en la Escuela de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Católica de Lovaina. Por ese entonces, surgía la idea en Bélgica que la tragedia más grande para la Iglesia Católica en el siglo XIX era la pérdida del clase obrera y que si esa pérdida ya había ocurrido en Europa, no podía repetirse en América Latina. Por lo tanto, Bélgica era el fortín de la democracia cristiana y había sido el escenario de las primeras luchas del Movimiento Obrero Cristiano en los años treinta.

De ahí es de donde Camilo Torres empieza a ponerse en contacto con un cristianismo de corte progresista, fundamento ideológico de la teología de la liberación; “movimiento que se caracteriza por considerar que el evangelio exige la opción preferencial por los pobres y por recurrir a las ciencias sociales y humanas para definir las formas en que debe realizarse dicha opción”. Surge, entonces, así en el Padre Camilo, un espíritu político, social y revolucionario que afianza su deseo de lucha y que más adelante lo lleva a hacer parte de la guerrilla del ELN, por estar convencido, erróneamente, de llegar al poder a través de la combinación de las formas de lucha.

Aunado a lo anterior, lo que definitivamente influye en Camilo para formar su carácter revolucionario, fue la Revolución cubana de Fidel Castro y el Ché Guevara con sus muchachos de la Sierra Maestra el 1 de enero de 1959, pues fue precisamente en ese año cuando Camilo regresa a Colombia y es nombrado capellán auxiliar de la Universidad Nacional, cargo en el cual se fue ganando la simpatía de los estudiantes hasta convertirse en su ídolo.

En 1960, junto con Orlando Fals Borda y otros, contribuye con la fundación de la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional, que luego habría de convertirse en uno de los fantasmas más preocupantes para el sistema estatal. Por aquel entonces, también fue nombrado miembro del Comité Técnico de Reforma Agraria fundado por el Incora.

La estancia de Camilo en la Universidad Nacional lo lleva al centro de agitadas luchas sociales que lo hacen entrar en directa contradicción con el gobierno del presidente Alberto Lleras Camrago y con la alta jerarquía eclesiástica, pues los estudiantes lo candidatozaron como rector de ese centro universitario, razón por la cual, el cardenal Luis Concha Córdoba en carta fechada el 18 de junio de 1962, le ordena renunciar a todos los cargos en la Universidad Nacional.

El 14 de febrero de 1965, Camilo Torres empieza a redactar su plataforma política cuyo objetivo principal era la estructura de un aparato político pluralista capaz de tomar el poder el cual denominó “Frente Unido de Movimientos Populares” que pretendía la unidad y la acción, respetando la ideología y los programas específicos de cada grupo y partido. Esta plataforma ideológica de Camilo, es declarada por los jerarcas de la Iglesia como contraria a la doctrina de la Iglesia y la ven como un ataque directo al corazón de la misma. Camilo, entonces, entiende que sus superiores le han quitado todo su respaldo y desilusionado, el 24 de junio de 1965, pidió al Cardenal Concha su reducción al estado laical, la cual es aceptada dos días después.

Luego de varios intentos por persuadirlo para que dejara la lucha política y su espíritu revolucionario por parte de algunas figuras políticas más distinguidas del país y luego de enterarse de que las autoridades militares tienen abierto un expediente contra él por los delitos de subversión, atentado contra la seguridad del país y asociación para delinquir, el 18 de octubre de 1965 Camilo abandona definitivamente Bogotá en una noche lluviosa y fría para unirse a Fabio Vásquez Castaño, máximo dirigente del ELN en las montañas de Santander, donde encontró lo muerte el 15 de febrero de 1966.

 

[email protected]