21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Álvaro Molina: el maestro

8 de febrero de 2019
Por Armando Rodríguez Jaramillo
Por Armando Rodríguez Jaramillo
8 de febrero de 2019

Empezando febrero la vida eclipsó para Álvaro Molina, profesor entrañable, filósofo de formación, teólogo y humanista consumado. La noticia, que me llegó tres días tarde, me embargó de nostalgias y evocaciones de tiempos idos que siempre y por siempre anidarán en el recuerdo.

Álvaro no era el clásico docente que, con tiza en mano, a la usanza de los años setenta, escribía frases de memoria mientras impartía recitales que a fuerza de repetir una y otra vez, año tras año, se convertían en libretos prefabricados.  No, para él no había formatos, pues sus clases impredecibles seducían y cuestionaban.

 

En 1974 llegó al colegio de los Hermanos Maristas en Armenia como director de quinto de bachillerato, hoy grado décimo, curso conformado por cerca de cuarenta adolescentes inquietos e indisciplinados que nos queríamos tragar el mundo antes que ese mundo de desencuentros nos engullera a todos. Éramos unos mozalbetes irreverentes, contestatarios e iconoclastas.

 

Recuerdo que por esas calendas los de entonces chocamos con la rigidez del sistema y las ortodoxias de la sociedad y la familia en medio las contradicciones de la época. Fueron los años del hipismo con su nuevo estilo de vida a ritmo de rock, de la liberación femenina, de los adelantos tecnológicos que llevaron al hombre a la Luna, del rechazo a guerras inútiles como la de Vietnam, de la llamada Guerra Fría, del ascenso de Fidel Castro en Cuba, de las luchas revolucionarias del Che Guevara, de las dictaduras militares en el Cono Sur, del derrocamiento del presidente Salvador Allende en Chile y de figuras como Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sossa, Violeta Parra, Facundo Cabral y Piero.  Y como si esto fuera poco, el país estaba sacudido por los coletazos del Frente Nacional, el robo de las elecciones a Rojas Pinilla y el nacimiento del M19, la existencia de Camilo Torres el “cura guerrillero”, las violencias absurdas del ELN y las FARC, la represión del establecimiento y los movimientos estudiantiles.

Este era el teatro de los acontecimientos cuando el profesor Álvaro Antonio Molina Camejo llegó al San José, un colegio que, a pesar de ser confesional, nunca nos limitó ni puso cortapisas a pensamiento político alguno. En ese ambiente Álvaro se enfrascó con sus discípulos en innumerables debates, argumentados unos, emocionales otros, pero sin pretender adueñarse de nuestra forma de ver el mundo, pues siempre se esforzó por incentivar la reflexión y el razonamiento en busca de la verdad, en ocasiones formulando preguntas con arreglo al método socrático para aportar luz a la controversia. De lo que sus alumnos nunca tuvimos conciencia era que estábamos frente a un mozalbete ligeramente mayor que acusaba tantos conflictos como los de sus educandos. Por aquellos días Álvaro frisaba los 22 años.

Hoy, décadas después, reconozco haber aprendido que el debate se hacía con ideas y argumentos, que debíamos asentir cuando nuestro interlocutor esgrimía opiniones más contundentes que las nuestras y que era necesario practicar la solidaridad, la justicia social y el respeto por la diferencia. Él me introdujo en la comprensión transformadora de la teología de la liberación y en los caminos del pensamiento crítico. Un agradecimiento eterno al profesor Álvaro Molina.

@arj_opina