19 de enero de 2019

Un perdón

13 de diciembre de 2018

Sí. Lo reconocemos sin ambages. Cometimos una ligereza imperdonable, cuando publicamos en Eje 21, en esta misma sección de Política con Pimienta, una descalificadora hipótesis, sobre las condiciones que deben ostentar las mujeres en general, para calificar exitosamente en el proceloso escenario de la política. Mejor, de la politiquería electoral. Lo escribimos tratando de ser sarcásticos, críticos de los expedientes políticos en boga desde hace décadas, pero no nos salió. Y con toda razón, hemos recibido mandobles y zurriagazos de muchísimas mujeres, verbales y escritos, que nos duelen y abochornan. Lejos de nosotros, creer que no hay mujeres capacitadas, en igualdad de condiciones, para obtener altos cargos en la administración pública, en la rama judicial, en las cámaras, asambleas y concejos. De hecho, hemos alabado la responsabilidad, la entrega, la honradez de quienes pertenecen al sexo femenino y que han dado lecciones a los hombres, sobre todo en el manejo pulquérrimo de lo que se les ha encargado. Una vez mas entonces, ratificamos nuestra complacencia porque en las reformas que cursan en el Congreso, se haga obligatoria la inclusión equilibrada de mujeres a optar a los cargos que la democracia ofrece a los ciiudadanos. Tal vez fuimos irreverentes y hasta irrespetuosos con la mujer caldense, al considerar que por lo crispante, desleal y crudo que es la política activa, no estaría de acuerdo con el temperamento femenino, de por sí convivente, conciliador, respetuoso de las creencias y de las opiniones de los demás. En Caldas muchísimas coterráneas han desempeñado con lujo de competencia y obtenidodos en franca lid cargos políticos de la ,as alta representatividad. Y en el sector privado. Y en la Academia. Y siempre han recibido nuestro aplauso y reconocimiento. La agresión velada a sus relevantes condiciones para desempeñarse en la política y en la vida pública, con acotaciones disfrazadas de gracejos, no pueden empañar nuestro respeto por la mujer caldense, que tan justamente ha reaccionado a ellos. Que sirva estas palabras para recoger los chascarrillos de mal gusto y para decirles que además del perdón que les pedimos, nos sigan otorgamdo su confianza y lealtad con Eje 21, que las ha tenido como sus más apreciadas seguidoras. Y cuyas páginas ofrecemos una vez ,mas para que expresen sus idearios y pensamientos.

La Dirección.